“Me cuesta ser fiel; mis relaciones fracasan, pero la culpa es de ellas… ¡por creerme!” – GENTE Online
 

“Me cuesta ser fiel; mis relaciones fracasan, pero la culpa es de ellas... ¡por creerme!”

Actualidad
Actualidad

Es el nuevo Isidoro Cañones, el playboy mayor de Buenos Aires, modelo 2.0. Cacho Castaña ya lo declaró como su sucesor, aunque esta semana le escribió un SMS con algunos reproches: “Te dije que te dejaba mi lugar, no que te quedaras con todas las minas”. Es que la lista de conquistas amorosas de Matías Alé (34) incluye a las más deseadas por los argentinos. El hombre hace honor al tango Si soy así, que asegura: “Las viuditas, las casadas y solteras/ para mí son todas peras/ en el árbol del amor”.

Sabemos que la saga comenzó hace 13 años, cuando tenía 21: Graciela Alfano fue su descubridora, pero después de casi nueve años de relación, los nombres siguieron cayendo como fichas de dominó. “Mis únicas novias fueron Graciela, Silvina Escudero y Floppy Tesouro”, explica él. Claro que la lista de mujeres no reconocidas de Matías es mucho más larga que la oficial.

Enumeremos, por orden alfabético: (1) Asnicar, Brenda (“fuimos sólo compañeros”), (2) Bal, Julieta (“es una persona muy querida”), (3) Colmenares, Grecia (“la quiero mucho”), (4)Degenaro, Valeria (“durmió en mi casa”, juró ella); (5)Estévez, Andrea (“es un mentiroso”, lo acusa); (6) Evaristo, Mara (“tuvimos sexo”, aseguró ella); (7) Fernández, Laura (“pasaron cosas”, aceptó la chica); (8) Miranda, Paola (“es una amiga”); (9) Muriega, Celeste (“sí, pasó algo”); (10) Paleo, Ayelén (los dos lo desmienten); (11) Pestaña, Dominique (“vivimos un momento hermoso”, dijeron); (12) Pradón, Alejandra (“yo los vi juntos”, dijo Marcelo Polino); (13) Ramella, Noelia (“con esa loca somos amigos”); (14) Ramírez, Coki (se habrían encontrado en Paraguay); (15) Süller, Silvia (“yo salí con Alé”); (16) Weber, Natalie (fue la tercera en discordia con Escudero).

“Las que aparecen son sólo las que salen a hablar. ¿Sabés las que te faltan...?”, nos dice el hombre cuando terminamos de recitar la lista de conquistas, tratando de desdramatizar la cosa.

–Julio Iglesias jura que se acostó con más de 5.000 mujeres. ¿Vas por su record?
–¡No las conté! Voy por ese sendero... Julio tiene más de sesenta años. Dentro de tres décadas te cuento. Creo que puedo llegar.

–Tus ex te critican mucho, pero vos no contestás.
–Mirá, yo siempre me manejo con lo que me enseñó mi papá: un caballero no tiene memoria. Hoy los códigos cambiaron. Las minas salen a embanderarse con una relación. “Que estuve, que no estuve, que fui segunda, tercera...”. Yo nunca voy a hablar de mi intimidad. Ahora, si persisten en esa actitud, yo también puedo decir dos o tres tips de cada una, y no les serán muy favorables. ¡El día que me enoje las prendo fuego a todas!

–¿Qué te molesta de lo que dicen?
–Una me seguía escribiendo en el verano: “Estoy aburrida en esta relación; llevame de vacaciones otra vez”. Todas especulan con que Matías es el bueno, que nunca responde. Pero me estoy cansando de que me toquen el c...

–Pareciera que hablás de Andrea Estévez. ¿Por qué quedó tan dolida con vos?
–No sé, habría que preguntarle. Tuvimos una relación light. Buscame algún archivo donde yo diga que era mi novia. ¡Ella misma lo negaba! Yo no le puse el revólver en la cabeza a nadie. Después, cada uno se pone el rótulo que quiere.

ACORRALADO, SIN SALIDA. Hasta ahí la parte linda, pero la vida del galán es más dura de lo que parece. Hace unos días, Matías fue sometido al escarnio público de todas sus ex. Todo ocurrió en la pista de Bailando por un sueño, en vivo y en directo para el país. Un par de millones de personas vieron cómo Marcelo Tinelli lo tiraba en la jaula de los leones y sus chicas se complotaban. La historia es bastante conocida: Silvina Escudero le mostró a Florencia Tesouro los mensajes que recibía de su (entonces) novio, Matías Alé. “Lo hice para abrirte los ojos”, dijo Escudero. “Doy por terminada la relación en este momento”, sentenció Floppy al aire. ¿La defensa del acusado? “Debo ser adicto al sexo. Tendré el mismo problema que Michael Douglas...”, se excusó después.

Ahora es sábado y el mar está calmo, en todo sentido. Tres días después del show mediático, Matías pasea por una de las escolleras de Playa Grande, en Mar del Plata. Se escapó de Buenos Aires, de los escándalos y de la convención de ex mujeres que lo acusó a lo largo y ancho de la grilla televisiva.

–¿Tenés una obsesión con Sivina Escudero?
–No estoy obsesionado; sentía que teníamos cosas que cerrar y por eso le mandaba mensajes con buena onda. Para mí no significaban tanto, pero entiendo que a Floppy le haya dolido la situación. De ella no puedo decir más que cosas buenas.

–¿Te ponés muy mentiroso con las chicas?
–Como todo hombre, cuando empiezo una relación te voy a ofrecer un riñón. ¡Pero lo hacemos todos! Eso sí, después me los llevo, porque tengo dos riñones nomás...

–¿Tenés un problema...?
–Es un trauma psicológico. Yo aposté por Floppy, pero me pasa siempre: cuando mi inconsciente percibe que la cosa vuelve a lugares que ya viví, automáticamente me mando una cagada que me lleva a terminar ese vínculo.

–Te remite a la relación que tuviste con Graciela Alfano...
–Sin dar nombres. Es un trauma mío. Todo eso me retrotrae a momentos donde asumí un montón de compromisos, de los que me hago cargo, pero que tal vez no eran acordes a la edad que tenía. Se me agotó la batería. Ahora tengo que tomarme un tiempo para mí.

–Te cargás toda la culpa. ¿Qué dice tu terapeuta? –El me saca la mochila. Me dice: “Fijate que las chicas tampoco son tan inocentes”. Todas las que se meten conmigo quieren modificarme, y mi prontuario es importante: saben con quién se meten y qué están buscando. También tengo infinidad de relaciones que nunca salieron a decir nada y que ahora me están mandando mensajes de apoyo. Fijate que las opinólogas que se sientan en un living siempre son las mismas.

–Tenés 34 años. ¿Creés que en algún momento...?
–(Interrumpe) Yo no respondo a los mandatos sociales. A los 21 tenía tres pibes y estaba casado. Algunos de mis hijos postizos eran más grandes que yo. ¿Te das cuenta? Tengo muchos ahijados e hijos de mis amigos, pero evidentemente sigo siendo un niño que quiere jugar con ellos, no tenerlos.

–¿Las chicas que te reclaman papeles estuvieron con vos en los momentos difíciles?
–¡Ninguna! El año pasado, cuando casi pierdo la pierna, no estuvo ninguna de ellas conmigo. Aparecen ahora, en cinco programas por día y con cinco cambios de ropa. Quieren figurar, porque sólo aparecen en la 107.4 de Temperley. Pero no dramatizo... Haber perdido a mi padre, ¡ése es un problema!

–¿Todas te quieren cambiar? ¿Alguna va a lograrlo?
–En algún momento trataré de ser mejor persona para una mujer. Pero, ¿sabés qué? Me cuesta tener una relación estable y ser fiel. La culpa es de ellas, por creerme y querer cambiarme. Ya saben cómo soy. Es muy difícil que lo consigan. La bronca que tienen es un deseo propio –no mío– no realizado.

Matías y su “retiro espiritual” en La Feliz. Viajó para alejarse del ruido, de las críticas... y de las mujeres. Al menos por un rato...

Matías y su “retiro espiritual” en La Feliz. Viajó para alejarse del ruido, de las críticas... y de las mujeres. Al menos por un rato...

La foto es del 21 de diciembre de 2004, en los inicios de la relación entre Alé y Graciela Alfano.

La foto es del 21 de diciembre de 2004, en los inicios de la relación entre Alé y Graciela Alfano.

“Un día me voy a cansar de las críticas y voy a hablar. Ese día las incendio a todas”, dice Matías. Hace una semana, en el estudio de ShowMatch lo dejó su novia, Floppy Tesouro.

“Un día me voy a cansar de las críticas y voy a hablar. Ese día las incendio a todas”, dice Matías. Hace una semana, en el estudio de ShowMatch lo dejó su novia, Floppy Tesouro.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig