“Me cuesta creer que la gente me vea como un galán y que hasta me digan piropos en la calle” – GENTE Online
 

“Me cuesta creer que la gente me vea como un galán y que hasta me digan piropos en la calle”

Actualidad
Actualidad

Pensaba tomarse un largo descanso, porque este año le tocaba trabajar a Mercedes Funes (28) en televisión, y él (29) tenía que quedarse en su casa para preparar Mutando, el proyecto teatral que planea estrenar en el verano 2007 en Mar del Plata. “Tratamos de no trabajar los dos al mismo tiempo en televisión, porque eso significa vivir continuamente fuera de casa”, dice Nico. Pero un llamado de Cris Morena le hizo tambalear esa decisión, porque “siempre quise trabajar en algún programa de Cris. Entonces hablé con Mercedes, que está haciendo Juanita, la soltera. A ella le pareció bien, y con esa luz verde acepté sumarme a Alma pirata. Entre otras cosas porque me fascinó hacer comedia y trabajar para adolescentes”.

–¿Es complicado entrar a trabajar en una historia ya empezada?

–Es difícil, porque todos se conocen: a esta altura son como una familia. Cuando empecé a grabar me sentí como el hermanito nuevo, el recién nacido de una familia. Pero también tiene su parte positiva, porque Alma pirata es un programa líder.

–¿Qué te gusta de tu personaje?
–Que lucha por la amistad, por no rendirse nunca, y que ama la aventura y la justicia. Son cosas que yo también cultivo. Es más, Andrés, mi personaje, no tiene nada que ver con los demás de la tira. Llega del campo y tiene que adaptarse a las leyes de la ciudad. Lo que más me tentó para aceptar es que no sería sólo un galancito, y que podría hacer gags de comedia…

–Andrés, además, es un tipo recio. El cuerpo te ayuda…
–Sí, es un ex boxeador que trabaja como herrero, y le cuesta adoptar las nuevas costumbres… y el uso de la espada. Para componerlo tuve que practicar esgrima, que es un arte maravilloso.

–El año pasado, en Quién es el jefe, estabas en el prime time. ¿Te preocupa trabajar a la tarde y para otro público?
–No, para nada. Lo que me preocupa es estar sin trabajo. Quién es el jefe era para toda la familia, una comedía rápida y llena de situaciones. En cambio, Alma pirata tiene un formato de novela… pero a mi personaje le agrego toques de comedia.

–¿Después del casamiento la vida sigue siendo una comedia, o la rutina ya empezó a hacer su trabajo?
–No… Para nosotros fue un pretexto para juntarnos y festejar el amor que construimos durante seis años. Después de la ceremonia y de la fiesta el amor creció. Realmente, fue lo más lindo que me pasó en el año… y en la vida.

–¿Para cuándo los hijos?
–Tenemos muchas ganas de ser padres, pero queremos esperar un tiempo, porque Mercedes está pasando por un muy buen momento profesional. Si bien los hijos son del padre y de la madre, un bebé depende más de la madre. Así fue siempre y así será siempre.

–¿Quién lleva los pantalones en la casa?
–Mi casa es una anarquía total, porque con Mercedes nos divertimos todo el tiempo. Somos muy compañeros, y lo único que queremos es pasarla bien. No estamos pendientes de que haya platos sucios o ropa tirada. Nos levantamos, desayunamos, y cuando llegamos a casa después de trabajar, apagamos la tele y nos quedamos hablando… Es la única y la mejor manera de estar juntos.

–En este programa te toca reemplazar a Mariano Martínez y besar a Luisana Lopilato, su novia. ¿Es cierto que Mariano y vos se pelearon después de que aceptaste entrar en la novela?
–No, no estoy peleado con Mariano. Luisana es actriz, él también, y saben cuáles son las reglas del juego. Lo hablamos, le dije que me interesaba la propuesta de Cris Morena, y punto…

–¿Podemos decir que nace un nuevo galán?
–Es muy loco… Me cuesta creer que la gente me vea como un galán o un tipo perfecto. En realidad, seduzco desde la simpatía. Tal vez por eso la gente se enternece y hasta me dicen piropos en la calle. Eso me sensibiliza mucho. Además, soy un privilegiado: trabajo en lo que amo y estoy armando la familia que siempre soñé.

–¿Tan especial es Mercedes?
–¡Sí! Desde que le propuse casamiento, entre nosotros aumentó la pasión. Pero no siempre fuimos la familia Ingalls, eh… Durante los seis años de novios vivimos momentos muy difíciles.

–¿Totalmente superados?
–Sí, te lo aseguro. Hoy por hoy, lo nuestro es el final feliz de una novela, pero real.

Pinta, fuerza, éxito. “<i>Soy un privilegiado. Trabajo en lo que amo y estoy formando la familia con la que siempre soñé</i>”, dice. Las cartas le salen ganadoras…

Pinta, fuerza, éxito. “Soy un privilegiado. Trabajo en lo que amo y estoy formando la familia con la que siempre soñé”, dice. Las cartas le salen ganadoras…

“<i>Nuestra casa es una anarquía total, porque con Mercedes nos divertimos todo el tiempo. No estamos pendientes de que haya platos sucios o ropa tirada. Sólo queremos pasarla bien</i>”

Nuestra casa es una anarquía total, porque con Mercedes nos divertimos todo el tiempo. No estamos pendientes de que haya platos sucios o ropa tirada. Sólo queremos pasarla bien

“<i>No estoy peleado con Mariano. Luisana es actriz, él también, y saben cuáles son las reglas del juego. Lo hablamos, le dije que me interesaba la propuesta de Cris Morena, y punto…</i>”

No estoy peleado con Mariano. Luisana es actriz, él también, y saben cuáles son las reglas del juego. Lo hablamos, le dije que me interesaba la propuesta de Cris Morena, y punto…

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig