“Me caso con mi jefe porque es el hombre de mi vida” – GENTE Online
 

“Me caso con mi jefe porque es el hombre de mi vida”

Actualidad
Actualidad

Algunas personas tienen la capacidad de transformar todo aquello que les sucede en algo positivo. Natalia Botti (25) parece ser uno de los casos. Por lo pronto, su frase de cabecera la define de entrada: “Hay que saber canalizar las buenas cosas que te pasan en la vida”. Y el camino tomado pronto lo reafirma. Dueña de una belleza latina que cotiza en alza, supo abrirse paso en el mundo de la moda a los 19 años, cuando ya tenía a Bautista, un bebé de cinco meses, convirtiéndose en la cara de varias campañas publicitarias sudamericanas, trabajando en los Estados Unidos y España y, en especial, marcándole un perfil muy claro a su carrera: mantenerse cerca de la pasarela y lejos de los escándalos, mostrar poco y sugerir mucho. Principios que, tras seis temporadas de siembra, van dándole frutos en lo profesional y lo personal. Respecto a lo primero, acaba de convertirse en la conductora de Luxury Design, por Fashion TV. En cuanto a lo segundo, pronto formalizará su relación de tres años y medio con Willy García Navarro (41), su manager y director de la agencia de modelos Multitalent.

–Se te ve feliz. ¿Siempre soñaste con dar el “sí”?
–¿Sabés que no? Surgió. Nunca se me había ocurrido, no era mi sueño. Pero se dio ahora, con Willy. Supongo que es cuestión de encontrar a la persona, porque un día con Willy dijimos: “¿Nos casamos?”. Y sí, con él ni lo dudé.

–¿Jamás te inhibió la diferencia de edad que hay entre ustedes?
–No se nota. Si no, no podría estar con él. Nos conocimos durante una comida en la casa de una amiga. De entrada pegamos re buena onda, hablamos mucho, y me encantó. A los dos días me invitó a salir. Ahí me dio un poco de miedo, porque era bastante más grande. Pensé: “¡Qué hago?... Bueno, de última me voy y listo…”. Salimos y no nos separamos más. De hecho, siempre contamos que nos pusimos de novios desde el primer día que salimos. Y ahora, me caso con mi jefe porque es el hombre de mi vida. No me importa que sea muchos años mayor que yo.

–Sigamos retrocediendo en el tiempo. ¿Qué significó haber sido madre tan joven?
–Bauti vino de golpe, no lo esperaba, y fue fuerte, difícil, como que tocás tierra. Sin embargo, creo que la mujer tiene ese instinto materno adentro que, cuando tenés un hijo, florece. De repente, hacés cosas que no imaginabas que podías o ibas a hacer… Creo que maduré de repente. Por eso quizá a partir de ahí me manejé de una forma bastante adulta.

–Saltemos a la actualidad: no hacés desnudos, no te metés en líos públicos, no lanzás declaraciones subidas de tono. ¿Eso tiene que ver con tu crianza o con la temprana madurez de la que hablás?
–Evidentemente, está relacionado con los valores que me inculcaron y forman parte de mi personalidad. Y también con que tengo un hijo. No quiero que le dé vergüenza lo que hace su mamá. Además, me preocupa que mi familia esté orgullosa, que pueda mirar tranquilamente una revista en la que aparezco. Me gusta salir sexy, me gusta gustar, no me hago la mojigata, pero hay un límite. Esa cosa tan explícita…

–¿Y Willy coincide en que lleves tu carrera de esa manera?
–Sí. Al hombre le gusta que la mujer muestre, ¡siempre que sea la de otro, no la suya! Willy está orgulloso de mi carrera.

–¿Es celoso?
–Un poco, pero lo banco, porque yo también. No en extremo, no son celos locos, pero está bueno que te celen un poco. Tiene que ver con querer a la otra persona y tener miedo de perderla.

–Hablás de miedo. ¿Lo sentís en tu rol de conductora o la piloteás bien?
–Hay temor y nervios. Cuando me ofrecieron hacerlo, dudé, porque te exponés mucho. Si sale mal, de los papelones no se vuelve. ¡Pero me siento tan bien delante de la cámara...! Además, es un programa de moda. Y ahí está la clave de todo: la verdadera profesión de una modelo tiene que ver con la moda, no con lo mediático. Me dieron la oportunidad de conducir y no pienso desaprovecharla. Por eso le pongo un montón de pilas. Y me parece que eso se transmite, ¿no?

Agradecemos a Kosiuko

Es madre desde los 19 años y, por respeto a su hijo, construyó su carrera sin desnudos. “Nunca me lo ofrecieron. Saben que no hay chance”, afirma Naty.

Es madre desde los 19 años y, por respeto a su hijo, construyó su carrera sin desnudos. “Nunca me lo ofrecieron. Saben que no hay chance”, afirma Naty.

“Debí resignar viajes para ocuparme de Bautista (5). A él no lo cambio por naaaada”, afirma Botti.  Y agrega respecto a su futuro marido: “Cuando Willy me invitó a salir me dio un poco de miedo, porque era bastante más grande... Nos vimos y no nos separamos más”.

“Debí resignar viajes para ocuparme de Bautista (5). A él no lo cambio por naaaada”, afirma Botti. Y agrega respecto a su futuro marido: “Cuando Willy me invitó a salir me dio un poco de miedo, porque era bastante más grande... Nos vimos y no nos separamos más”.

“Me dieron la oportunidad de conducir y no pienso desaprovecharla. Además, es un programa de moda. Y ahí está la clave de todo: la verdadera profesión de una modelo tiene que ver con la moda, no con lo mediático”

“Me dieron la oportunidad de conducir y no pienso desaprovecharla. Además, es un programa de moda. Y ahí está la clave de todo: la verdadera profesión de una modelo tiene que ver con la moda, no con lo mediático”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig