“Martina recibe una mamá mejorada mental y emocionalmente” – GENTE Online
 

“Martina recibe una mamá mejorada mental y emocionalmente”

Actualidad
Actualidad

Con un nombre falso! Tenía tanta fobia a las cámaras que le pedí a mi obstetra que me registrase en la clínica bajo un seudónimo. Pero cuanto uno más quiere ocultar las cosas... Ibamos en el auto, puse el teléfono en altavoz y le pedí a Ale que hablase con mi partera: ‘Hola Nora, ya estamos en camino a sala de partos’. La noté fría. ¡Reaccioné y no me daban las manos para cortar la comunicación! ¡No!... ¿A qué Nora llamé? ¿A Lafont ? Y así llegamos, tentadísimos. ‘Sáquese el maquillaje, póngase la cofia...’, me dijo la enfermera. ¡¿Qué?! Y yo que me había hecho hasta el brushing... Estaba producida como para un desfile. Ir a parir a mi hija era una gran fiesta. Nora sostenía mi mano. Ale –que luego me enteré que estaba filmando todo– me decía cosas hermosas al oído. Había música y chistes de fondo... De repente pensé: ‘¡Basta! Este es el momento más importante de mi vida, y tal vez no se repita jamás. Voy a ausentarme de todo esto...’. Automáticamente empecé a agradecer a borbotones. Y en medio de un ‘¡gracias, Dios!’ a las 18:25 apareció Martina. Me la pusieron sobre el pecho, vi las burbujitas que hacía con su boca y entré en estado de meditación profunda: el mundo sólo éramos nosotros tres”.

CUATRO MESES DESPUES. “Ojitos chinos de mamá y papá”, oigo a la par de mis pasos. Saludar es profanar la escena que ilustra la entrevista: capítulo clave en esta historia de miradas. “Acercate”, invita. Mientras avanzo, resumo: en poco más de dos años, Viviana Canosa (42) decidió mirarse. A fuerza de diván, echó a correr la rueda de las consecuencias: firmó la paz con su pasado. Sacudió temores que quedaban adheridos (en las páginas de su libro Basta de miedos). Se re-enamoró insospechada e inéditamente (de Alejandro Borensztein, 55). Y mientras planeaba su boda fue sorprendida por los latidos de Martina (4 meses), “el milagro” que hoy la mira. “¡Cuánto devuelven estos ojos! ¡Tanto responden a tantas preguntas que me hice durante toda mi vida! ¡Cómo me enseña este amor!”, anticipa.

–Finalmente conocemos a Martina. –¡Lo pensé tanto...! Me había puesto muy egoísta, pudorosa. Tinita era sólo nuestra. Pero la gente me convenció. Por más camuflada que entrase a los localcitos más recónditos, me decían: “¿Dónde está Martina?”. Eran abuelas y abuelas...: “Rezo por Martina”; “Bendiciones para Martina”. Y como no puedo invitar a todas a tomar el té a casa, presentar a mi hija es homenajear a esa gente que me quiere mostrándoles lo mejor que tengo en la vida. Pero no creas que voy a seguir haciéndolo normalmente...

Leé la nota completa en la edición 2514 de Gente. “Tinita tiene dos padres que la desearon con el alma y una genética intensa, que le permitirá conseguir lo que se proponga. Quiero que herede mi polenta y el equilibrio de su papá. Y que sea muy amada, porque sólo la gente amada es feliz”

“Tinita tiene dos padres que la desearon con el alma y una genética intensa, que le permitirá conseguir lo que se proponga. Quiero que herede mi polenta y el equilibrio de su papá. Y que sea muy amada, porque sólo la gente amada es feliz”

Escena de back. Amor bien de frente. La visita de papá mereció un break de besos entre tantos flashes. Así fue recibido Alejandro Borensztein (55) por las mujeres de su vida. El próximo 4 de octubre la pareja celebrará dos años de amor.

Escena de back. Amor bien de frente. La visita de papá mereció un break de besos entre tantos flashes. Así fue recibido Alejandro Borensztein (55) por las mujeres de su vida. El próximo 4 de octubre la pareja celebrará dos años de amor.

“Tinita es dulce y demandante como su mamá”. Obsesión: “Durante el primer mes durmió sobre mi pecho, para chequear su respiración”. Destete: “Llegó a comer cada hora... ¡Pensé que me desplomaba! Y me quedé sin leche”. Manía: “Los baños... Uno principal, y otros mini cada vez que la cambio”. Juegos: “Bailamos mejilla con mejilla canciones de BabyTV y me imita cuando hablo por teléfono”. Rebelde: “Protesta porque ya quiere sentarse”. Elogio: “El pediatra la felicitó. Hace cosas de una beba de seis meses”. Prohibido: “Las niñeras. Ale, mamá y yo haremos un buen team”.

“Tinita es dulce y demandante como su mamá”. Obsesión: “Durante el primer mes durmió sobre mi pecho, para chequear su respiración”. Destete: “Llegó a comer cada hora... ¡Pensé que me desplomaba! Y me quedé sin leche”. Manía: “Los baños... Uno principal, y otros mini cada vez que la cambio”. Juegos: “Bailamos mejilla con mejilla canciones de BabyTV y me imita cuando hablo por teléfono”. Rebelde: “Protesta porque ya quiere sentarse”. Elogio: “El pediatra la felicitó. Hace cosas de una beba de seis meses”. Prohibido: “Las niñeras. Ale, mamá y yo haremos un buen team”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig