María Becerra: “Me encantaría llegar al límite en que todo me importe un carajo” – GENTE Online
 

María Becerra: “Me encantaría llegar al límite en que todo me importe un carajo”

Representa a una generación de artistas que se fogueó en la autogestión. En abril cantó junto a J Balvin en la ceremonia de los Premios Grammy: hizo historia como la primera cantante argentina en ser invitada a participar en el escenario de los legendarios premios y se habló de su actuación en todo el mundo.
Actualidad
Actualidad

Es la noche del 3 de abril en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas. María Becerra aparece en el escenario de los Grammys con un pantalón oxford negro, guantes hasta el codo, el pelo lacio y largo, las uñas en punta: es una pantera. Entre el público que la mira están Justin Bieber, Lady Gaga, Olivia Rodrigo y Bad Bunny. Entonces, Becerra se para delante de un círculo naranja y azul, como el aura, y arranca con su parte de “¿Qué más pues?”, la canción que comparte con J Balvin y tiene 499 millones de reproducciones en YouTube. 

María Becerra es la nota de tapa de la edición número 2908 de Gente. Bajo la temática “Generación Indomable”, la cantante bonaerense opina sobre la familia de artistas de la que forma parte y analiza la función de las redes sociales en el panorama cultural. 

En Instagram, Becerra se presenta como 'La nena de Argentina'. Tiene 22 años y nació el 12 de febrero del 2000 en Quilmes, uno de los 135 municipios que conforman a la provincia de Buenos Aires. Arrancó con la música inspirada en Whitney Houston, Mariah Carey, Amy Winehouse y Monserrat Caballé. Después de estudiar música durante varios años en su ciudad natal, fue becada en la escuela de Valeria Lynch para continuar con las clases de canto. 

En Spotify, Becerra tiene 18 millones de oyentes mensuales.

GENTE: ¿En qué momento notaste que lo tuyo podía llegar a funcionar?

María Becerra: Cuando saqué mi primer EP, 222, el 11 de septiembre del 2019. Antes hubo otras canciones muy buenas, pero que no me identifican ni me gustan porque era muy chica y estaba muy influenciada. No hacía lo que me gustaba. En mi EP fui yo, por suerte le fue bárbaro. Hubo una canción, Dime cómo hago, que despegó un montón. Y cuando me di cuenta de que la gente me escuchaba, dije “ah, es por acá… Mirá vos”. Así que en lo laboral estaba con la autoestima allá arriba. No así en lo personal: andaba muy mal, sentía un dolor muy grande, como que estaba metida en un pozo emocional que provocaba que me sintiera perdida todo el día. Y ahí fue cuando escribí mi cuarta canción, High, que superó mis expectativas. Se voló. 

"Nuestra generación es una inspiración para los jóvenes, porque somos un montón los que empezamos de chicos, cuando antes era muchísimo más complicado triunfar en la música".

“Porque por más que ande High, lloro por la night, nadie se acerca y mira bien de cerca a mis eyes”, narra Becerra en los primeros 20 segundos de High. La canción está en su primer disco y tras esa primera versión se publicó el remix que grabaron con Tini Stoessel y Lola Índigo, dos de las artistas más influyentes dentro de la música urbana. 

G: ¿Por qué creés que este tipo de canciones impulsan carreras? 

MB: Por ahí es porque son súper tristes, y la tristeza pega y llega un montón. Siento que es más fácil, al crear una canción, hacer llorar a alguien que provocar felicidad. Como que hay muy pocas canciones que escuchás y te hacen sentir feliz, pero a la vez hay un montón que te hacen llorar, que te pegan fuerte. Por ahí es porque la tristeza es algo que nace de las entrañas. Como que cuando estás feliz, piola, estás feliz. Pero la felicidad dura muy poco, ¡mientras que la tristeza dura un montón!, una banda.

G: ¿Siempre confiaste en vos?

MB: No. O sea, de chica sí, pero de grande… La verdad es que cuando empecé con la música no confiaba ni un poco en mí. Antes en los castings sí, porque me escudaba en eso de interpretar otro personaje o en hacer un cover de alguien más, pero cuando fue mi música, cuando la que ponía la cara era yo y las letras eran mías, eso estuvo heavy.

Su carrera en el medio arrancó como youtuber, cuando subía videos cantando o los que mandaba a los castings para tiras televisivas. A pesar de esa exposición, aún no se acostumbra a la fama, a verse siendo noticia.  “¿Por qué dicen esto de vos en la tele? ¿Es verdad?”, son las dos preguntas que escucha con mayor frecuencia por parte de su círculo íntimo cuando se vuelve tendencia en redes sociales por alguna razón. Asegura que eso antes la bajoneaba, pero se fue acostumbrando: “Hay mucha gente que te tiene bronca, a la que le das rechazo, que no le gusta lo que hacés ni tu voz, y está perfecto, pero de ahí a tirar odio y desear el mal hay varios pasos… Qué se yo, hay gente que está en esa. No sé”. 

La producción de María Becerra con Gente se realizó en una fábrica textil abandonada de la zona de La Paternal, en la Ciudad de Buenos Aires. 

Su adolescencia y el día que quiso jugar al fútbol en Independiente 

Mientras cursaba la secundaria, Becerra empezó a practicar deporte. Jugaba al fútbol como delantera, usaba la camiseta 7 y los primeros partidos fueron en el club Viejo Bueno de Quilmes. Pasó por las inferiores del QAC y quiso jugar en el Club Atlético Independiente, aunque no quedó y eso la ayudó a replantearse sus anhelos. “¿Qué hago jugando al fútbol?”, se preguntó. 

G: ¿Tu paso por este deporte te enseñó algo?

MB: Sí, un montón. Mucho compañerismo, mucho bancarse. Me hizo más fuerte en un par de aspectos. Empecé a tener más resistencia mental, más aguante, a seguir adelante pensando “va a estar todo bien, ya lo vamos a dar vuelta”. Además era bastante exigente porque se trataba de un potrero, ¿viste? Y estar ahí jugando un campeonato a pleno rayo del sol en verano con 45 grados era un súper desgaste. ¡Y jugábamos contra clubes picantes! A veces se agarraban a las piñas, heavy.

Empezó con los videos en YouTube a los 15 años y dos años después ya era contratada para obras de teatro, eventos, presentaciones y publicidades. 

Además de Houston, Carey, Winehouse y Caballé, Rihanna es otra de las musas artísticas con las que se identifica Becerra. De la cantante barbadense destaca su fortaleza: dice que tiene un carácter fuerte, que es inteligente, innovadora y aguerrida. Se diferencia de @badgalriri advirtiendo que ella tiene una onda más tranquila, kawaii (N. de la R: Kawaii es un término japonés utilizado para describir un estilo estético y una personalidad).

G: Muchas mujeres te admiran, ¿qué te gustaría inspirarles?

MB: Confianza y autoestima. El no presionarse tanto por esto de las redes sociales es un tema importante para mí. Igual, mucho no puedo decir porque casi todas mis historias de Instagram las hago con filtros. Y ese es mi punto, dejar de hacerlo y despegarme de lucir siempre bien y arreglada.

“No puedo decir que no estoy presionada por cómo me veo. Creo que a todos nos pasa que editamos las fotos, les ponemos colores, filtros y le damos un trabajito, pero mi idea es hacerlo cada vez menos. Me encantaría llegar al límite en que todo me importe un carajo".

María Becerra

La cara de la “Generación Indomable” 

Generación Z es el título que engloba a las personas nacidas entre 1997 y 2010. 'La nena de Argentina' integra este grupo que se diferencia abismalmente de generaciones anteriores, pero que encuentra puntos de similitud con la Generación Alfa (que va de 2011 a 2025). Sobre los zoomers, generación de la que forma parte, María sostiene que son más rebeldes, que hablan sobre política y que las redes sociales fueron fundamentales para que esto pase. 

Me pasaba de escuchar a mi hermana hablando sobre temas políticos, o en su momento del aborto, y flasheaba con lo que decía. Y pensaba para mí misma: 'Tenés quince años, ¿cómo hablás así? Sos muy inteligente y muy consciente de lo que pasa, y te importa lo que sucede con el país'. Antes eso no pasaba. Estábamos más en la ignorancia, y se insinuaba: 'Tenés quince años, dedicate al colegio y no te metas”'', explica. 

"El mundo abrió la cabeza y por eso tenemos todas estas oportunidades. Somos chicos y nos va bien, y entre nosotros nos bancamos. Todos somos amigos. No nos gusta pelear ni nos gustan los bandos, el puterío. Sólo hacemos lo que nos apasiona", expresa sobre los músicos que le son contemporáneos.

Y sigue con una reflexión sobre los medios de comunicación, los artistas, el cambio generacional en la música y la manera de consumirla: “También faltaba información y toda la verdad salía de lo que decía alguien por televisión o de lo que leías en los diarios. Ahora con las redes sociales la gente se informa un montón. Es eso. Como que cada uno empezó a hacer la suya, a animarse y a mostrar lo que sabía hacer. Y también cambiaron los prejuicios. A los integrantes de Airbag los juzgaban porque eran guachines. Y ahora se ve que cuanto más guachín es el que canta, más lo respetan porque es chiquito y la rompe. Se les da lugar al toque, fácil, y antes eso era complicado. Y sí, nosotros empezamos a copar bastante la cosa”. 

Nota: Kari Araujo / Fotos: Christian Beliera / Adaptación digital: María Victoria Pirraglia / Arte y diseño: Gustavo Ramírez / Producción: Roxana Harris / Video: Manuel Adaro / Seguimiento periodístico en las distintas plataformas: Elizabeth Correa. Agradecemos a Natanael Real (manager de MB), Emilse Benítez y Justa Osadia.  

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig