“Marcelo es súper sexual, calentón y muy atrevido” – GENTE Online
 

“Marcelo es súper sexual, calentón y muy atrevido”

Actualidad
Actualidad

Atrás quedó esa chica que jugaba en la despensa de sus padres con los cajones de una famosa gaseosa, con los que armaba escenarios desde donde cantaba. De ahí su apodo: Coki. Veinte años después, Patricia Ramírez (31) dejó la casa de Córdoba Capital para vivir en Palermo y asegurarse así “estar más cerca de Marcelo Tinelli”. Además, Buenos Aires resulta un punto estratégico para realizar sus shows y grabar su tan ansiado disco debut.

–¿Pudiste adaptarte a la gran ciudad?
–Pude, aunque al principio fue doloroso separarme de mi mamá. Hoy creo que la distancia nos conectó más como familia, porque entienden y valoran que aquí trabajo por mi sueño de ser una cantante reconocida.

–¿Es verdad que estás por sacar un disco?
–Sí. Para fin de año voy a presentarme en un recital en el teatro Gran Rex, y luego voy a sacar un disco que se llamará Se puede. Estoy feliz de la vida, porque el prestigioso cantante Alberto Plaza es el productor de ese trabajo, grabado ciento por ciento en Miami. El disco tiene canciones inéditas, algunas baladas y hasta temas muy energizantes, para bailar hasta morir. Será una locura, te lo aseguro. Se trata de mi gran sueño. Ya pudieron escuchar algunas cositas que hice especialmente para Marcelo, como el tema Estás conmigo.

–¿Cómo lo ves a Tinelli?
–Marce es súper fachero, divertido, tierno y cariñoso. Pero lo mejor de todo es que me lo imagino súper sexual, calentón y muy, pero muy atrevido.

–Fantaseemos con una visita de Marcelo a tu casa. ¿Cómo sería ese encuentro?
–Le prepararía unas pastas a la boloñesa. Y mientras la salsa se cocina, mojaría el pancito y se la haría probar. Después tomaríamos un vino tinto y... Eso sí: no le pienso llenar el plato, porque con la panza llena es más complicado hacer el amor. Durante la comida le diría cosas en el oído, le cantaría canciones y lo mimaría mucho.

–Entonces sos buena ama de casa.
–Sí, cuando le dije en el programa que cocino, plancho y lavo, fue verdad. Hago las compras grandes una vez por mes en el supermercado, y después voy a lo del chino de mi barrio para lo que necesito a diario. Mi mamá me crió para ser súper independiente. Aunque mi familia está por encima de todo, la música es la mayor prioridad que tengo en mi vida.

–¿Tenés fantasías sexuales con él?
–Sí. Yo soy una chica sensual, sexual, divertida, y me llevo muy bien con el sexo opuesto. Se me hace que Marcelo sabe hacer mimos y es protector cuando quiere a alguien, pero también creo que es muy salvaje. Siempre fantaseo con que vamos viajando en avión, del brazo, hacia algún lugar perdido... Pero ojo, eso no significa que quiera hacer el amor con él en el aire, porque soy una chica tradicional. Prefiero hacerlo en una cama. Soy muy romántica, pero también la más “reggaetonera” del mundo a la hora del sexo. Si podríamos compartir un tiempo, le aseguro a Marcelo que, juntos y lejos de todo, va a disfrutar como nunca imaginó.

–¿En pleno orgasmo también cantás?
–No, soy más bien silenciosa. Aunque tengo la pasión de las acuarianas.

–¿Te bancarías que Marcelo anduviese con varias chicas además de vos?
–Me divierte que juguetee con otras mujeres, porque es parte del programa. Pero yo no soy una más, y todo el país notó que entre nosotros hay algo distinto. A él hay que dejarlo ser; no va a renunciar a nada ni a nadie, ni por mí ni por ninguna otra. Marce llegó a un grado de madurez en el que elige hacer su vida, guste o no guste a los demás, y la pareja que esté con él tendrá que adaptarse. Además, yo tampoco dejaría la música por nadie.

–¿Ni por un hijo?
–En estos momentos no pienso en tener hijos, porque sería una opción muy egoísta. Estoy abocada a full a mi carrera. Y sé que de tener un bebé dejaría de existir.

–¿No te pone celosa que tantas mujeres histeriqueen con él?
–No, porque a mí me cuida y me tiene un respeto especial. Yo no conozco el cuarto piso; eso es para las rapiditas. Yo conozco un piso más alto. Marcelo ama lo que hace y me respeta, porque se da cuenta de que yo amo cantar.

–Además de romance, ¿qué esperás de ShowMatch?
–Quiero aprender a bailar muy bien. Me tocó uno de los mejores bailarines del certamen, Leandro Nimo, el mismo que salió campeón junto a Celina Rucci y participó con Valeria Archimó en el Bailando Internacional, en México. Hacemos un equipo bárbaro, tanto él como mi coach, Cristina Girona, que me contienen y me enseñan todos los días. Tengo moretones por todos lados (risas). Y aunque todavía no me acostumbro mucho al truco y al revoleo, venimos con todo, y creo que lo que hacemos está muy bueno.

–Si Marcelo te propusiera participar de un casting-sábana para ser su novia, ¿lo aceptarías?
–No, nunca haría un casting-sábana. Todo lo logré con esfuerzo y sin deberle nada a nadie. Sólo le agradezco a Tinelli y a Fabio La Mole Moli –que me llevó al estudio en 2010– que me dieran un espacio dentro de este show. Además, él ya tuvo la oportunidad de hacer algo y no lo hizo.

–Veo que no tenés miedo de parecer una histérica.
–No, yo voy de frente. Aparecí yo y ahora todas están enamoradas. Pero los secretos entre nosotros son de verdad. Nos decíamos cosas chanchas, fogosas, y no nos importa nada. Al contrario: esas palabras al oído me ponen cachonda. Yo estoy entregada. No sé qué más voy a hacer para que Marcelo me dé bolilla. Me encantaría ir ahora a su casa y que me esté esperando con la bata.

–¿Conocés su casa?
–Si te contesto eso se pierde la magia.

–Dijiste que conocés más allá del cuarto piso. ¿Cuántos pisos más arriba fuiste?
–Eso es parte de nuestros secretos. Fue la frase característica con la que se victimizaba en aras de seducir a Tinelli desde que irrumpió en ShowMatch como invitada, a mediados de 2010. El juego rindió, y hoy es participante del certamen más codiciado de la televisión.

Fue la frase característica con la que se victimizaba en aras de seducir a Tinelli desde que irrumpió en ShowMatch como invitada, a mediados de 2010. El juego rindió, y hoy es participante del certamen más codiciado de la televisión.

“Al oído, Marce y yo nos decimos cosas chanchas y fogosas, sin importarnos nada (...) Me gustaría ir ahora a su casa y que me esté esperando con su bata”

“Al oído, Marce y yo nos decimos cosas chanchas y fogosas, sin importarnos nada (...) Me gustaría ir ahora a su casa y que me esté esperando con su bata”

“Me divierte que Marcelo juguetee con otras, porque sé muy bien que yo no soy una más. A mí me cuida y respeta. Entre nosotros hay algo distinto”

“Me divierte que Marcelo juguetee con otras, porque sé muy bien que yo no soy una más. A mí me cuida y respeta. Entre nosotros hay algo distinto”

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig