MANUELA VIALE: “Mi apellido me facilitó mucho las cosas” – GENTE Online
 

MANUELA VIALE: “Mi apellido me facilitó mucho las cosas”

Geminiana, bella y morocha inquietante, sabe posar frente a la cámara como si fuera una modelo experta, y jugar como una adolescente ante cada clic. Cuando ríe, sus ojos se afinan, lo que llevó a sus íntimos a apodarla “La China”. Antes era simplemente Manu para sus padres –Ignacio Viale del Carril y Mariana Virasoro–, sus hermanos –Juana, Nacho y Matías–, y sus amorosos sobrinos –Ambar, Silvestre y Alí–.

Hablamos de Manuela Viale (23), hija, hermana, tía y novia híper amada, que después de su trabajo en Aliados junto al clan de Cris Morena, y de su actuación en teatro en Perras, la adolescencia feroz, vuelve a las tablas con El club del chamuyo, donde desde lo absurdo y en forma de parodia, aborda al mundo yanqui y su entorno universitario.

–¿Sos tan complicadita como Dolores, el personaje que hacés en El club del chamuyo?
–No soy mala mina, pero tengo una personalidad bastante fuerte, como ella.

–No es una chica fácil con los hombres.
–En eso soy un poco difícil; igual estuve casi toda mi vida de novia. Cuando me enojo, soy tozuda y te hago la cruz. También caprichosa: si quiero algo, no paro hasta conseguirlo. Ahora, si te quiero, soy la mejor mujer del planeta.

–¿Qué chamuyo –a propósito de la obra– te hacen los hombres para conquistarte?
–Hoy en día no saben conquistar ni chamuyar. Se acercan de una forma obvia, prepotente. Yo soy muy arisca. Cuando estoy de novia, no le doy chance a nadie.

–¿Qué te seduce a la hora del encare?
–Si me gusta alguien y estoy soltera, me dejo llevar por el cruce de miradas y la conversación que podemos entablar. Nunca me tocó chamuyarme a ningún hombre. Siempre me gustó que vengan a conquistarme.

–¿Cómo lo hizo tu novio?
–Máximo (24) me sacó a bailar en un tercer tiempo de un partido de rugby. Yo no lo veía muy bien, porque de noche soy corta de vista. Pero me pareció súper atractivo y divertido. Una amiga en común terminó haciendo de celestina.

–¿Es muy difícil ser parte de una familia tan expuesta y mediática?
–Mi familia es como cualquier otra. Pero ser Viale me facilitó mucho las cosas, me abrió las puertas en muchos lados. No me costó entrar en la televisión.

–Tu primera participación televisiva fue en la RAI, y ahí el apellido no influyó.
–Es verdad. Eso me lo gané por mérito propio. Ese casting lo conseguí porque trabajaba en Multitalent y me llamaron para hacer un casting para Tierra rebelde, una miniserie italiana que se filmó en el Uruguay. Buscaban una india. Hice la prueba, les gusté y me invitaron a viajar para conocer al director. Parece que tengo cara de Pocahontas.

–¿A la hora de componer un personaje sos de consultar con Juana?
–No. Tenemos la mejor onda, pero para trabajar no nos damos consejos.

–¿Te gustaría trabajar con tus hermanos?
–Sí, la verdad, me encantaría, porque son todos muy talentosos. Además, tenemos que ver con el mundo artístico: Nacho es productor, Juana, actriz, y Matías toca la batería.

–¿Compiten con Juana por el amor de tu papá?
–No. El nos enseñó a ser muy unidos. Además, ella sabe que mis sobrinos son mis grandes amores. Ahora que no están en Buenos Aires, extraño un montón malcriarlos.

–¿Por qué vos y tu hermano menor eligieron vivir en la casa paterna?
–Hace nueve años que vivo con papá. Lo decidí a los 17, porque me quedaba más cerca de la casa de mis amigas y de la escuela. Además, mi padre es muy relajado y nunca me hace problemas por nada.

–¿Ya estás planeando irte a vivir sola?
–No, estoy muy cómoda. Primero me gustaría tener un trabajo más estable en televisión para dar ese paso. No me molesta vivir con mi viejo... No estoy nunca, siempre ando en la calle. Voy a mis clases de teatro con Alejandro Catalán, salgo con mi novio, con Milka, mi bulldog francés, y mis amigas. No me gusta nada la soledad. Por eso disfruto tanto de mi increíble familia.

Avanti morocha.  Desde que dejó sus estudios de maestra jardinera para dedicarse a la actuación, no cesó de prepararse con diferentes profesores de teatro.

Avanti morocha. Desde que dejó sus estudios de maestra jardinera para dedicarse a la actuación, no cesó de prepararse con diferentes profesores de teatro.

“Hoy en día no saben conquistar ni chamuyar. Se acercan de una forma obvia, prepotente. Igual, cuando estoy de novia no le doy chance a nadie”

“Hoy en día no saben conquistar ni chamuyar. Se acercan de una forma obvia, prepotente. Igual, cuando estoy de novia no le doy chance a nadie”

“Si me gusta alguien y estoy soltera, me dejo llevar por el cruce de miradas y la conversación. Siempre me gustó que vengan a conquistarme”

“Si me gusta alguien y estoy soltera, me dejo llevar por el cruce de miradas y la conversación. Siempre me gustó que vengan a conquistarme”

Con Juana se lleva muy bien. No se piden consejos a la hora de actuar, ni pelean por la atención de su padre, porque él a sus cuatro hijos les enseñó a ser muy unidos.

Con Juana se lleva muy bien. No se piden consejos a la hora de actuar, ni pelean por la atención de su padre, porque él a sus cuatro hijos les enseñó a ser muy unidos.

Ella todos los sábados se sube al escenario del teatro Porteño con El club del chamuyo.

Ella todos los sábados se sube al escenario del teatro Porteño con El club del chamuyo.

Manuela y Matías viven con Ignacio Viale desde que eran chicos.

Manuela y Matías viven con Ignacio Viale desde que eran chicos.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig