“Man, llegué así gracias al yoga” – GENTE Online
 

“Man, llegué así gracias al yoga”

Actualidad
Actualidad

Mecha y Charly miraban los festejos del triunfo de CFK por televisión. Las banderas celestes y blancas se iban juntando de a poco en la Plaza. Sonó el teléfono en el departamento del edificio Los Patos. Del otro lado de la línea, el fotógrafo de Casa Rosada le dijo a Charly: “Te tengo que pasar con alguien muy especial que te quiere hablar”. Era la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que minutos antes de dar su discurso por su reelección, lo felicitó por su cumpleaños y le dijo “seguí creando, Charly”.

“Quedó shockeado. Que la Presidenta se haga un lugar para saludarlo en un día tan importante, lo emocionó”, le dice su novia, Mecha, a GENTE. ¿Qué más le dijo la mandataria al astro máximo del rock nacional? No paraba de agradecerle por lo que hizo por la música. Y sí: el ex Serú Girán hizo su propio eclipse. El domingo 23 festejó sus sesenta primaveras y cumplió todos sus caprichos, incluido que le aten los cordones, fiel a su dicho: “Las estrellas de rock no nos atamos los cordones... y menos cuando cumplimos años”.

“Mi futuro es tan brillante que lo miro con lentes oscuros”. Tan sólo una de las ingeniosas frases –que me dijo hace poco con su habitual sonrisa socarrona– del que se sabe “un pillo regenerado” que eligió soltar y “no dar más vuelta el disco”.

Los sesenta le llegan sobre el escenario (con una serie ¿interminable? de shows en el Gran Rex con su formación The Prostitution), haciendo lo que más le gusta, y rodeado de regalos melómanos. Porque... ¿qué otra cosa regalarle a la leyenda del rock argentino que declaró: “La música es la única a la que no puedo engañar”? Su novia Mecha Iñigo lo sorprendió con un tocadiscos vintage, que consiguió el viernes en una disquería palermitana. No aguantó hasta el domingo y se la terminó dejando ese mismo día en la mesa del living. “Estaba desesperado por revivir el sonido del vinilo, así que nos pusimos de acuerdo con todos los invitados, que le regalaron vinilos”, dijo su chica. “Yo soy un clásico, y lo clásico va con lo clásico”, dijo alguna vez. Hasta el doctor Alfredo Cahe recurrió a esa idea: le obsequió toda la discografía de los Fab Four. Su amigo Juanse se lució con ediciones de lujo en vinilo de Amy Winehouse, los Beatles y Prince. ¿Más música? Su hermano Daniel García Moreno hizo lo propio con dvd’s de sus adoradas Joni Mitchel y Martha Argerich.

ALL YOU NEED IS LOVE. La invitación fue a las 23 en Bruni, el restó del Zorrito von Quintiero, donde Charly ya festejó sus 59. La recepción fue en la terraza, donde más de treinta invitados, entre ellos León Gieco, Julieta Ortega, Romina Ricci y Gonzalo Valenzuela degustaron de un bandejeo y una serie de tragos especiales elegidos por los anfitriones. ¿Cómo surgió la relación entre Charly y Valenzuela? Al músico le habían llegado mucho las palabras de Manguera sobre Juana en Sábado Bus, y así fue que lo invitó al cumple y le reconoció la valentía: “La verdad, man, cómo te la bancaste”. ¿Los únicos ausentes con aviso? Palito Ortega y Evangelina, que tenían un compromiso y piensan visitar al músico en las próximas semanas. ¿Más invitados? Mecha estuvo acompañada por su mamá y su hermano Facundo (también músico), y Charly pudo compartir su alegría con su hermano Daniel y todos sus sobrinos. Pero eso sí, hubo mucho amor entre los novios, que no dejaron de abrazarse, hablarse al oído y besarse ante la mirada de sus más queridos. Preludio de la esperadísima zapada.

¡UNA MAS! Una vez que bajaron al primer piso y se ubicaron en las mesas (recinto decorado por Mecha con globos de colores), hubo pizzas gourmet, helado y rock. Junto al Negro García López, el Zorrito y sus músicos, Charly se prendió al mic para recorrer algunas de sus canciones y sus clásicos ajenos favoritos. Repasaron los Stones, los Beatles y los Ratones Paranoicos, cuando Juanse (invitado junto a su mujer, Julie) subió al escenario para hacer El Rock del Pedazo, uno de los temas más bailados. Paradas, y bailando entre las mesas, Iñigo y Julieta Ortega hicieron coros y cantaron al unísono. Justo para cuando arribaba, medio tarde –claro–, Romina Ricci.
¿El cierre del minishow? Satisfaction. ¿La perlita? Tribulaciones, de la época de Sui Generis.

Para el final llegaron las velitas. Hubo dos tortas: un pastel bicolor y con el logo de Say No More! y otro con cobertura colorada que él mismo se encargó de cortar. Pero antes, el Feliz cumpleaños, los tres deseos y los abrazos eternos. “Charly estaba súper contento y rodeado de amigos. Lo vi disfrutando toda la fiesta”, le dijo a GENTE su hermano Daniel, que confesó: “Quedé un poco sordo, porque tocaron muy alto”. Es que Charly agradeció a sus invitados durante más de una hora y media con lo mejor que sabe hacer. Gracias por cumplir. Charly, muy bien secundado por su novia Mecha, su hermano Daniel con sus hijas Chechu y Majo (izquierda), y Rocío y Agustín (derecha), hijos de su fallecido hermano Enrique. “Lo vi bien y contento. Fue una verdadera fiesta”, le dijo Daniel a GENTE.

Charly, muy bien secundado por su novia Mecha, su hermano Daniel con sus hijas Chechu y Majo (izquierda), y Rocío y Agustín (derecha), hijos de su fallecido hermano Enrique. “Lo vi bien y contento. Fue una verdadera fiesta”, le dijo Daniel a GENTE.

Trago en mano, charló con Gonzalo Valenzuela.

Trago en mano, charló con Gonzalo Valenzuela.

Le cantaron el Feliz cumpleaños dos veces. Primero antes de los bises y luego en el momento del fin de fiesta. Las velitas fueron a dos tortas, incluido un obligado pastel bicolor con el logo de Say No More.

Le cantaron el Feliz cumpleaños dos veces. Primero antes de los bises y luego en el momento del fin de fiesta. Las velitas fueron a dos tortas, incluido un obligado pastel bicolor con el logo de Say No More.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig