Lucía Celasco, una ITgirl de compras – GENTE Online
 

Lucía Celasco, una ITgirl de compras

Actualidad
Actualidad

Tardó veinte minutos en decidir qué cartera se llevaba. Después de entrar a Dolce & Gabbana, Lucía Celasco (21) ingresó a Valentino con su etéreo look de chica IT negligé.

Después de probarse una decena, siempre colgadas del hombro, parece que la cosa fue amor a primera vista, y tarjetazo de por medio, claro. Quien la acompañó con mucha paciencia, en una recorrida por el Bal Harbour que duró dos horas, fue su novio, Joaquín Rozas (25), que entre pitada y pitada al cigarrillo hasta le sostuvo las bolsas.

¿Qué tal el incordio de esperar a una mujer poco decidida, eh? Joaquín no tiene problema, porque su chica, con pasta de shopaholic y ojo entrenado, liquidó la compra en lo que dura una ducha.

Tardó veinte minutos en decidir qué cartera se llevaba. Después de entrar a Dolce & Gabbana, Lucía Celasco (21) ingresó a Valentino con su etéreo look de chica IT negligé.

Ya sabemos que las carteras y los zapatos la pierden. Si no, vean su canchera Louis Vuitton y las zapatillas de edición limitada, como las que compra en el mismísimo mall, más precisamente en el local Addict, The Fashion Sneaker Store, donde se consiguen modelos exclusivos de Nike –que lleva puestas–, de New Balance o diseños de Pharrell Williams para Adidas.

Toda una referente para el ejército de seguidoras que replican su look, la hija de Mercedes Sarrabayrouse y Eduardo Celasco, sigue marcando tendencia con eso de “menos es más”.

Un short desflecado y cortísimo le bastó para hacer girar cabezas, mientras ella paseaba despreocupada de la mano de su novio por Saks Fifth Avenue, o tomaba café en el Santa Fe News & Espresso. Tiene “eso” (IT), ese magnetismo, que la hace única.

Sabe lo que quiere y compra rápido. Con ojo entrenado y alma de chica IT, fue un bálsamo para su paciente novio.

Sabe lo que quiere y compra rápido. Con ojo entrenado y alma de chica IT, fue un bálsamo para su paciente novio.

Mil doscientos segundos le bastaron para elegir la nueva cartera que se suma a su colección.

Mil doscientos segundos le bastaron para elegir la nueva cartera que se suma a su colección.

La nieta de Susana recorrió Bal Harbour con su novio, Joaquín Rozas, con el objetivo de renovar algunos clásicos, de los que es una verdadera fan.

La nieta de Susana recorrió Bal Harbour con su novio, Joaquín Rozas, con el objetivo de renovar algunos clásicos, de los que es una verdadera fan.

¿La afortunada? Esta Valentino que, según trascendió, le habría costado alrededor de tres mil dólares.

¿La afortunada? Esta Valentino que, según trascendió, le habría costado alrededor de tres mil dólares.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig