“Luché muchos años para tener mi propio público” – GENTE Online
 

“Luché muchos años para tener mi propio público”

Actualidad
Actualidad

Desde los comienzos de la Humanidad existe un secreto que en la Antigüedad fue poseído por sólo unos cuantos personajes ilustres como Platón, Newton, Carnegie, Beethoven Shakespeare, Einstein, y es la clave para alcanzar el éxito en todas las áreas de la vida: salud, trabajo, amor, familia, riqueza, espiritualidad”. (Rhonda Byrne, escritora australiana nacida en 1995, autora de El secreto)

Es su libro de cabecera. Lo leyó hace un tiempo y lo conserva con marcas de lápiz y de resaltador. “Lo que uno desea tiene que pedírselo al Universo. Parece que fui muy clarita con lo que quería, porque me lo dio todo, y potenciado”. Patricia Coki Ramírez (30, confiesa) ya no necesita presentación. Apenas encendida la tele, alguien está (o estará) hablando de ella. Y haciendo un errático zapping es posible encontrarla hablando de “mi relación” con Marcelo Tinelli (50). Un amor (“platónico”, aclara) que empezó el pasado 3 de agosto y tiene en vilo a más de tres millones de almas-pantalla, “desde que le susurré en la oreja algunos secretos”, dice.

Y no es todo. El sábado 18 tocó otro cielo con las manos: su propio show en el salón number one del Casino de Victoria, Entre Ríos. Por primera vez, el público pagó entrada para oírla cantar. “No te imaginás las veces que cerré los ojos y dibujé ese momento. Porque ese público fue mío. ¡Mío!”. Habla, claro, de las algo más de seiscientas almas que la ovacionaron en una platea que alguna vez llenaron Alejandro Lerner, Lola Ponce (su “rival” en la búsqueda del corazón de Marcelo), Cacho Castaña, Soledad Pastorutti y otras figuras de peso. A las once y media de la noche, puntual, y luego de abierto el telón bordó, Coki apareció ataviada con un modelo corto, todo bordado, by Natalia Antolín. Atacó con Abrázame, y desde la oscuridad llegaron las primeras voces: “¡Que Marce afloje!”; “¡ Te amo, cordobesa!”; “¡Robale el beso!”. A lo que ella replicó:

“El beso me lo tiene que dar él... Las chicas saben a qué me refiero”.
“Con los suegros ya sumó puntos. A mi papá le mandó una bufanda de San Lorenzo”.
“Marce se tiene que enamorar de mí. Porque yo canto precioso, y más de una de las que se le acercan... ¡no saben hacer nada”.
“No puedo ir a comprar bombachas, porque las chicas de los locales me aconsejan qué usar en caso de que tenga un encuentro con... ya saben quién”.
“El cuarto piso (la casi mítica oficina de Marcelo Tinelli) es común y corriente. Yo subí con rodilleras... ¡Mal pensados...! Fue porque estaba con la ropa de ensayo. ¡Son pícaros, eh!”.

Y así siguió la noche, mientras desgranaba Lágrimas negras, Beso a beso, Te vi, Bésame, y el tango Como dos extraños. Y hasta desató un tifón de carcajadas cuando contó lo que le dijo una fan de 94 años a la salida del gimnasio. “Nena, ¿cuándo te lo vas a co...? Me tenté de risa y le dije: ‘¡Yo también estoy ansiosa, abuela!’”.

–¿Fue difícil la primera vez?
–¡Sos pícara! Me hago cargo: el doble sentido es mi juego. ¡Me temblaban las patitas! Pero logré tener mi propio público.

–¿Cómo te sentiste en el escenario?
–Con mucha adrenalina. Esta vez canté sobre pistas, pero más adelante pondré músicos y una pareja de baile. Quiero darle al público algo completo, chico y rendidor. Tengo que devolver tanto cariño.

–En marzo sale tu segundo disco. ¿Qué respuesta esperás?
–Tengo mucha expectativa. Lo grabé en Miami, con producción de mi amigo Alberto Plaza, y una parte hecha en el estudio del ex Nochero Jorge Rojas, en Anisacate, Córdoba. Todavía no pensé el título, pero el mensaje me va a llegar desde el Universo.

–¿Qué hacés si tu pareja te pide que dejes la carrera?
–Cuando amás o te aman no se pide nada a cambio. No apuesto, porque por amor se hacen muchas cosas imprevistas, pero en este momento de mi vida no creo que haya alguien tan ciego como para pedirme que abandone.

–¿Tu crisis de los 30 años no existió?
–Pedí señales, luché, me esforcé y se me dio. Ahora, lo único que quiero es seguir.

–¿Qué va a pasar con Marcelo?
–¡Ay, Marcelo!

–¿Cómo encontraste la línea de tu show?
–Pensando en el público de ShowMatch. Mirando tele y descifrando los códigos del escenario: la diferencia entre fantasía y realidad. Pedí pista... ¡y me largué!

Hacía una década que Coki esperaba este momento... ¡y lo logró! Cerca de la  edianoche empezó a desplegar su show en el casino donde actuaron Cacho Castaña, La Sole, Lerner, y hasta su “rival”, Lola Ponce.

Hacía una década que Coki esperaba este momento... ¡y lo logró! Cerca de la edianoche empezó a desplegar su show en el casino donde actuaron Cacho Castaña, La Sole, Lerner, y hasta su “rival”, Lola Ponce.

A lo largo del show, el público no paró de sacar fotos, y más tarde, pedirle autógrafos. Ya nació una estrella.

A lo largo del show, el público no paró de sacar fotos, y más tarde, pedirle autógrafos. Ya nació una estrella.

Alojada en la suite 322 del hotel Sol Victoria, la cantante templó su voz con un té y descansó leyendo el diario. Minutos antes de salir a escena acomodó su vestido, creación de Natalia Antolín, y retocó su maquillaje.

Alojada en la suite 322 del hotel Sol Victoria, la cantante templó su voz con un té y descansó leyendo el diario. Minutos antes de salir a escena acomodó su vestido, creación de Natalia Antolín, y retocó su maquillaje.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig