Lourdes Sánchez: «Los años y la experiencia me hacen sentir más sexy que nunca» – GENTE Online
 

Lourdes Sánchez: "Los años y la experiencia me hacen sentir más sexy que nunca"

Actualidad
Actualidad

“Más segura” de sí misma, la bailarina y panelista de LAM (eltrece) comparte con GENTE su última producción fotográfica mientras revela la intimidad de su vida en cuarentena. La nueva e “insospechada” pasión que descubrió en la cocina, “que, quién dice, no se convertirá en una salida laboral más”. Los anticipos de Bailando 2020, “que será un difícil desafío”. Y el sexo en tiempos de aislamiento: “Lo poco que sucede, sucede lindo y muy fogoso”.

El lunes 20, a las 11 am y desde su casa, Lourdes Sánchez (34) atiende el teléfono mientras su hijo, Valentín (3), se entretiene con un juguete a su lado. Es el día en que se cumple un mes de la cuarentena nacional, y ella –que en su casa no está lookeada como en la producción de fotos que realizó para AP Professional MakeUp, bajo la lente exquisita de Marité De Jesús hace 37 días– realiza un balance de cómo está llevando el aislamiento. “La verdad, estoy re bien, porque programé cada día”, cuenta. “Por las mañanas, sí o sí hago las actividades del homeschooling con Valen, a las que muchas veces sumo algunas que busco por Internet. Después de almorzar, él duerme un ratito la siesta, momento que yo aprovecho para cocinar y grabarme, porque estoy subiendo recetas a mis redes sociales que son un furor. Además, estoy armando un rompecabezas –ya terminé un mapamundi y ahora estoy con un barco pirata– y pintando una casita de muñecas para Valentín. Los mueblecitos ya los terminé. Y trato de dedicarle media hora al fitness sobre una bici de spinning que me salvó la cuarentena. Por las noches veo películas o series: ahora estoy con Ozark”.

–¿Cuál fue tu mayor desafío?

–Quedarme en casa, porque yo siempre fui hiperactiva. Pero le encontré el lado positivo, haciendo un montón de cosas de las que no me creía capaz, como todo esto de la cocina que me tiene sorprendida. ¡Jamás había hecho nada! Y las recetas me están saliendo súper bien y prolijas. Tanto, que nadie puede creerlo. Los que me conocen saben que yo era capaz de preguntar si había que poner sal en el agua para cocinar una salchicha… Cuanto termine la cuarentena voy a hacer cursos de cocina y repostería.

–¿Se viene el libro de “Lulú Cocinerita”?

–(Risas) ¡Uno nunca sabe! Por ahora es a modo de hobby. Pero, ¿por qué no?

–¿Y la vida en pareja cómo está?

–Y… ¡es muy difícil! Más allá de que Pablo (Chato Prada) y yo nos llevamos re bien, nos pasa que al tener un nene chiquito e hiperactivo como nosotros, enfocamos nuestras energías en él y llegamos a la noche fusilados. Honestamente, nuestra vida de pareja era más activa antes. De todos modos, sabemos llevarla.

–En las redes compartieron algunos TikTok… ¿De quién fue la idea?

–¡De él! Él es muy show. Para mí, en otra vida tiene que haber sido actor, porque es muy gracioso, no le tiene miedo al ridículo, y lo potencia. A mí él y sus movimientos espásticos me divierten mucho.

–¿Nunca intentaste hacerlo bailar?

–Sí, pero no hay caso. Primero porque es muy cabeza dura, y segundo, porque el oído musical no es su don. O sea, ¡ni siquiera aplaude a tiempo el “feliz cumpleaños”! Valentín, por otro lado, me pide bailar y se pasa toda la cuarentena preguntándome: “¿Cuándo vamos al teatro?”. En una de las funciones de Únicas (teatro Broadway) se metió en el escenario en medio de una escena muy sentida. No había modo de bajarlo. Yo me quería morir, pero él se llevó todos los aplausos.

–Hablando de teatro, ¿cómo seguirá tu vida laboral post cuarentena?

–Voy a seguir con LAM (eltrece). Además, hay probabilidad de entrar en Bailando Chile en junio, como participante… Obviamente, ahora está en stand by…

–Entonces, ¿100% definido que no vas a estar en Bailando nacional?

–Sí. Creo que ya he hecho todo sobre esa pista y está bueno darle espacio a otra gente… Ojo, si me invitan a una “Salsa de a Tres” o algo de eso, seguramente me verán.

–Teniendo la cocina de Bailando en tu casa, ¿podés anticiparnos algo de la edición 2020?

–Les puedo contar que ahora las parejas están ensayando vía videollamada, y que eso está siendo muy complicado para todos. ¡Y ni me quiero imaginar para los que no bailan, como el Turco García, Las Trillizas de Oro o Malena Guinzburg! Desde este año, los participantes van a tener su propio micrófono, por lo cual van a armarse unos líos tremendos. Será un Bailando muy difícil en el sentido del look personal, porque por obvias razones en algunas galas los participantes van a tener que producirse solos.

–¿Ya es oficial que el equipo de vestuario, make up y peinado no estará trabajando a pleno?

–Será todo un desafío. Tampoco habrá una gran apertura. Este año yo iba a hacer algo en Realidad Aumentada con Facu Mazzei, pero lamentablemente se truncó. Están trabajando a full en eso ahora. A veces entro al cuarto de Valentín y me encuentro a Chato en la compu con un montón de ventanitas abiertas con distintas videollamadas a la vez.

–¡¿Vos le decís “Chato”?!

–No, le digo Pablo… o Gati. En la intimidad nos decimos así. Un apodo que nació hace once años, cuando nos conocimos, porque una amiga me decía Gatito y él me empezó a decir Gati, y yo a él también. Es unisex.

–¿De pasión en cuarentena ni hablar?

–¡Muy poco! Las pocas veces que sucede algo, sucede lindo y fogoso, pero no es tan seguido como antes. Ya volveremos, porque somos pasionales y eso es lo que nos mantiene tan enamorados.

–¿Hace once años, cuando te conoció, eras tan sensual como ahora?

–No, hoy lo soy mucho más, porque crecí y tengo más experiencia. La experiencia y los años me hicieron más confiada. Y de aquí en más me tengo toda la fe. Seré como un buen vino: más añeja, más buena.

–¿Podrías apostar a las cirugías en algún momento?

–Puede ser. Quizás me ponga bótox cuando empiecen las arrugas, porque conozco a un montón de diosas –y no voy a dar nombres– que se han hecho sus toquecitos… Si voy a quedar como ellas, lo haré sin pensarlo.

–¿Pablo también es coqueto?

–Cero, todo lo contrario. Es muy rústico, y a mí me encanta así. No me gusta para nada el hombre que se empieza a tocar la cara y termina siendo otra persona.

–¿Qué es lo primero que vas a hacer cuando termine la cuarentena?

–¡Ay! Salir de shopping con una amiga… Visitar una casa de repostería y comprar tonterías para hacer tortas. Después, no sé… ¡Salir y ver gente! Igual, por suerte tocó este año. Si hubiera sido en 2019, que estuve con mil proyectos, me hubiese frustrado un montón.

Fotos: Gentileza de @maritedejesus.
Maquilló: Andrea Pellegrino (para su propia compañía, @approfessionaloficial).
Asistente de fotografía: @ciaovictoriaa.
Locación: Mío Hotel Buenos Aires.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig