«Los títulos y la fama no me cambiaron en nada» – GENTE Online
 

"Los títulos y la fama no me cambiaron en nada"

Actualidad
Actualidad

Para Poli, La Negra, hija de Orlando, el cuidador de la cancha del Lawn
Tennis Club
de Pergamino, era la decisiva. 1995, y ella, en Roland Garros, "con
la plata contada y la certeza de que si perdía, colgaba la raqueta"
, recuerda
bajito. Y clasifica. Primera ronda, duelo letal en el cemento: la americana Mary
Jo Fernández, número 12 del mundo. Ella, con su nada temible número 173, perdida
en la tabla del ranking, no se achica, aprieta los dientes, le pega duro. Y
gana. "Fue la decisiva, sin dudas. Si no ganaba, no tenía plata para bancarme la
gira y el hotel. Pasó el tren, y me subí a él".
La piba de Pergamino lo hizo. Y
sorprendió al mundo.

Ocho años después, a sus veintisiete, Melbourne, final del Abierto de Australia.
Es el cemento, y ella número uno del mundo, junto a la española Virginia Ruano
Pascual, su partenaire en dobles desde hace ocho años. Dos sets y paliza sobre
las rusas Elena Likhovtseva y Svetlana Kusnetzova. La garra de siempre, y al
podio. La piba de Pergamino lo hizo otra vez.

"Poli, ¡teléfono para vo'!", chifla en portuñol, desde Miami su novio, el
futbolista brasileño Hugo de Oliveira. Paola atiende la llamada de GENTE: "Me
vine unos días a acompañarlo, que está descansando"
, aclara.

-Felicitaciones…
-¡Gracias, che! ¿Sabés? Me costó caer en esto. Es algo increíble para mí traerle
tanta felicidad a mi familia y a mi país con esta victoria. Qué sé yo…
Ese humilde "Qué se yo…" no tiene una sílaba de falso. Aún después de cinco Grand Slam, dos de ellos en Roland Garros y dos US Open, otros veintiseis
títulos de dobles y un flamante número 13 en el ranking de singles amasados a
volea limpia en nueve años de profesionalismo. Paola es una mujer entera, sin
pretensiones ni dobleces, forjada de la misma fibra que su raqueta Prince: "¿De
qué me la voy a creer? No podría. Los títulos, la fama y la plata no me
cambiaron en nada. Tengo los mismos amigos, la misma gente. Vengo de un mundo
muy humilde y sacrificado
." Esto, de una número uno del mundo en un deporte
donde la altanería y el ego vuelan altos, de la evidente sucesora de Gabriela Sabatini -una corona que sin duda ya merece-, sorprende.

Pero, ¿hay doma para esta fierecilla? De ninguna manera, señores. Hay hambre de
más. Dice Suárez: "Queda mucho por ganar. Wimbledon es una gran deuda para mí.
Es el único Grand Slam que me queda"
. Magna empresa la que encara: jamás un
argentino conquistó el césped inglés, el gran karma de nuestros tenistas, incluído Guillermo Vilas. Y seguimos soñando: "Un top ten en singles sería lo
máximo. Siento que tal vez, de tanto énfasis que le puse a mi carrera en dobles,
descuidé ese otro aspecto"
. En solitario, cuenta con cuatro títulos, dos en
Bogotá, y conquistas en Viena y Canberra. "¿Un duelo que me encantaría? Las
hermanas Williams, Venus y Serena. Nos ganaron en la final del año pasado en
Australia. Una revancha no estaría mal".

A sus cinco años, su padre, a fuerza de serrucho, le construyó su primera
raqueta de madera. Y empezó a darle. Hoy empuña otras en su diestra, pero con la
misma fuerza y entereza, el mismo ahínco. Con la misma humildad que forjó en su
mundo humilde. No le salen los delirios de grandeza. La Negra es así.

Con Ruano Pascual, campeonísima en Melbourne. Es algo increíble para mí traer, con esta victoria, tanta felicidad a mi familia y al país", dice Paola que en su casa tiene una enorme colección de trofeos.">

Con Ruano Pascual, campeonísima en Melbourne. "Es algo increíble para mí traer, con esta victoria, tanta felicidad a mi familia y al país", dice Paola que en su casa tiene una enorme colección de trofeos.

Paola pega su revés a dos manos. Nueve años de profesionalismo, 35 títulos, entre singles y dobles, y la entereza intacta.

Paola pega su revés a dos manos. Nueve años de profesionalismo, 35 títulos, entre singles y dobles, y la entereza intacta.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig