Los súper famosos (cuando nadie los ve) – GENTE Online
 

Los súper famosos (cuando nadie los ve)

Actualidad
Actualidad

Gustavo Cerati
Una semana antes de que Soda volviera con sus shows en River fuimos a cenar con Gustavo. A mitad de la comida pasamos a la cocina, así que agarré dos cuchillos y se los di. Era la mejor manera de representar lo que estaba por pasar: sus manos bien afiladas antes del regreso histórico”.

Dolores Fonzi
Después de una fiesta, nos fuimos todos a la pileta del hotel Faena. Dolo, estaba tomando una caipiroska. Cuando la vi tan tranquila, sentada en el borde, quise capturar ese momento. A los pocos minutos esa paz cambió. Salió del agua, agarró un micrófono y se puso a cantar canciones de Palito Ortega. Con ella nos conocemos desde hace más de 10 años”.

Emilia Attias
Una tarde vino a mi casa, y cuando quisimos hacer las fotos se le ocurrió ponerse uno de mis boxers. Ella quería salir con una inscripción en la espalda y acostada en la cocina. Como a mí me encanta el arte y además pinto, agarramos unas témperas de acrílico que tenía y le escribí lo que ella me pidió expresar”.

Luis Alberto Spinetta
Luis me invitó a su casa –estaba con su novia santafesina, María Mercedes– y me preparó sushi. Creo que es uno de los mejores sushiman del país. También me mostró su nuevo hobby: diseñar autos Ferrari en la computadora. En un momento de la noche se fue al estudio. Cuando lo fuimos a buscar estaba así: dormido, flotando en sueños, como un nene abrazado a su juguete preferido, la guitarra”.

Charly García
A Charly le fascina Stevie Wonder... Por eso se me ocurrió vendarle los ojos con mi pañuelo negro. Ese mismo día le había regalado una remera roja. Todo cerraba para representar los colores de Say No More. El estaba trabajando en el estudio y le pedí hacer las fotos en un piano de cola negro. Le gustó tanto la idea que dejó su teclado y se quedó grabando ahí”.

Pablo Cosentino y Daniela Urzi
Como el libro me representa, tenía que comenzar con una pareja soñadora. En Pablo y Daniela se puede resumir el amor en su más puro estado. Un día me invitaron a comer pastas a su casa y nos pusimos a hablar de su relación. En su habitación logramos la foto. A Pablo le pedí que estuviera de espaldas, porque quise mostrar la cruz. Yo soy muy creyente y era algo que no podía faltar”.

Dolores Barreiro y Matías Camisani
Me pasé todo el día en su casa. Dolores no sólo preparó la comida, sino que me hizo un delicioso pan amasado por ella. Mientras tanto, Matías ensayaba con su banda, 4º Espacio. Me divertí sacándoles fotos a todos los músicos. Después nos alejamos a un camastro que tienen al aire libre. A él le pedí que usara la misma camisola que llevó a mi cumpleaños, y aceptó sin ningún problema”.

Diego Simeone y Carolina Baldini
El día que hicimos la foto me invitaron a su casa en Nordelta. Estaba toda la familia reunida y sus hijos –Giovanni, Gianluca y Giuliano– habían traído amigos para jugar. En un impulso les robé la pelota a los chicos, que estaban a mitad de un partido, y llevé a Diego y a Caro al fondo de la casa, donde tienen una hermosa vista a una laguna. Ella cortó unas flores y así empezó la romántica sesión de fotos”.

Nicolás Repetto y Florencia Raggi
Pasamos toda una tarde juntos en su casa. Ahí, Nico tiene una sala de ensayo, donde se junta con su banda todos los miércoles. Entre una cosa y otra, las fotos se fueron retrasando, y cuando nos quisimos acordar estaba lloviendo. Estuvimos a las corridas por el barro hasta llegar a un banco que tienen en su jardín. No bien me di cuenta de que Nico seguía con su estilo de colores oscuros le pedí que cambiara el look y aceptó sin problemas”.

Detrás de cámara
Cuando nadie lo imagina, él saca de su bolso su cámara Sony Cyber Shot DST de 10 megapixeles y dispara. Así lo hizo una y otra vez con los más de 90 famosos, y otros no tanto, que se cruzaron en su camino durante dos meses. Bajo la supervisión del fotógrafo Henry Von Wartenberg –a quien eligió como director y editor de arte del libro–, el auspicio de la firma internacional Lacoste y a beneficio de la Fundación Ada (Amigos del Alma), que ayuda a chicos discapacitados–, Gaby Alvarez presenta su libro Sueños en vida. El viernes 23 realizará su presentación oficial en la galería Daniel Maman, Fine Art. “Al final del libro hay una foto de un piano blanco en la que se refleja el flash de mi cámara… ¿Será que habrá un segundo libro?”, se pregunta cómplice.

Marcela Tinayre
El día que iba a sacarle la foto había un montón de periodistas y fotógrafos en la puerta de su casa en Barrio Parque. Entré y les pregunté a Marcela y a Nacho qué había pasado. Ahí me confesó que Juanita la había llamado para contarle lo de su embarazo. Enseguida festejamos la noticia”.

Victoria Onetto
Cuando hicimos las fotos ella estaba recién mudada en su casa de Vicente López. Fue una de las últimas fotos que hice para el libro. Ella es como mi hermana; somos muy cómplices. Hicimos diferentes tomas, pero el editor gráfico –Henry Von Wartenberg– eligió ésta, porque le gustó el movimiento que tiene y la manera de insinuar de ella”.

Patricia Giovampaola
Es imposible no tenerla en el libro. Tenía que haber una mujer que viva su vida como una diva. Llegué a las ocho de la noche y ella se iba para una fiesta. La intención fue retratarla tal cual es ella durante los preparativos previos a un evento”.

Charly Alberti
Fue la primera foto que saqué para el libro. Ese día estábamos en Miami. Mi mamá me llamó al celular y me avisó de la muerte de mi abuela Esther. Empecé a sacarle a Charly en la pileta y, por la posición en la que estaba, cuando me largué a llorar, las lágrimas caían en su cara. Además de ser un gran amigo, él supo contenerme y permitirme expresar lo que yo sentía en ese momento”.

Luciana Salazar
La foto se hizo en la cama de mi casa. Queríamos representar a Marilyn Monroe en su clásica pose de almanaque. En un momento, a ella se le ocurrió agarrar el pañuelo Hermès que yo le había regalado y se puso a jugar. Así salió este momento”.

Arte digital: Gustavo Ramírez. Agradecimientos: Lacoste, Sony, Juan Navarro, Mariana Cortéz y María Eugenia (AM Comunicación).

Con manos afiladas.

Con manos afiladas.

Relajada y bella.

Relajada y bella.

Como nadie la ve.

Como nadie la ve.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig