“Los que se quieren colgar de mi fama desaparecen, como el collar” – GENTE Online
 

“Los que se quieren colgar de mi fama desaparecen, como el collar”

Actualidad
Actualidad

Moria, ¿vos te quedaste con las joyas?
–Pero, ¿a quién se le ocurre? Es un disparate. Para mí este señor armó todo para desprestigiarme. Y la Justicia actuó de buena fe. Por eso estoy acá en mi país, divina, hablando con ustedes, libre. Si tuviera algo que ver estaría presa.

–¿Cómo estás después de pasar una noche en la comisaría de Luque, Paraguay? Fue un hecho grave.
–Estuve demorada, no presa como algunos se empeñan en decir, todo por obra de la burocracia judicial. Lo que ocurrió en mi camarín fue un hurto, no un robo. Yo llegué y entraron como 20 personas, entre ellos este señor Juan Armando Benítez y su mujer. Galo (Aldo Alexis Soto), mi asistente, me quitó el collar y lo puso en la misma caja de cartón ordinario en la que nos lo dieron. Fue raro algo de tanto valor en ese estuche cualunque... Y después que me lo sacó del cuello, desapareció. Le dije a este Armando y seguía choluleando. Después todo fue un caos. Este Armando preguntaba dónde estaban las alhajas que habían desaparecido. No había seguridad, nada. Para mí, las joyas eran imitaciones, berretas, porque me provocaron una alergia.

–¿Te obligaron a pasar la noche en una celda o en un cuarto?
–No, era un despacho de la Comisaría 17 de Luque, un lugar súper cálido. Vinieron el cónsul adjunto en Paraguay, mis tres abogados paraguayos, mis fans, la familia de Larissa Riquelme, donde después me quedé, gente divina y muy hospitalaria. Nunca me esposaron. Lo que sucedió es que esta vez la fama me jugó en contra. Y tuve que pasar la noche allí. Como una star.

......................................................................................................

El viernes 27 de julio, Moria se presentó en el Centro de Convenciones de la Conmebol, en Luque, en lo que se dio en llamar el Moria Fashion Show. Ella misma, incluso, lo anunció por su cuenta de Twitter: “Desfiles, shows en vivo, performances, stand up, mis monólogos y el gran Aqua Dance”. Nunca imaginó que ese evento le provocaría semejante dolor de cabeza. Juan Armando Benítez, un joyero que tiene causas abiertas en Paraguay, le facilitó con afán publicitario un juego de alhajas para lucir en el festival: una gargantilla y aros de brillantes, valuados en 80.000 dólares. “Me comprometí a pagarle mil dólares por llevarlas puestas”, deslizó Benítez, pero la artista niega tal afirmación. El desencadenante se produjo al final de la presentación, cuando el joyero fue al camarín y reclamó las alhajas para llevárselas. No estaban. Aldo “Galo” Soto, el asistente de Casán, contó que él mismo se las quitó del cuello, porque a la vedette le ocasionaban picazón. Y que luego las colocó en una caja roja y se desentendió del asunto. “Benítez la saludó en el camarín, se tomaron fotografías y tuvieron una charla amena; él preguntó por las joyas y Moria le contestó que estaban en la caja, pero el joyero no encontró nada. Entonces ella le pidió que llamara a la policía, pero Benítez se despidió diciéndole: ‘Chau, reina; chau, diosa’”, indicó el asistente.

La denuncia fue presentada a las 16.30 del día siguiente(sábado 28) por el propio Benítez. Por lo tanto, la fiscal de la causa, Celeste Campos Ross, ordenó la detención de Moria, quien ya había hecho los trámites de Migraciones en el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi, de Asunción, con la intención de regresar a Buenos Aires. Arriba del avión se le comunicó que debía prestar declaración, porque estaba acusada de apropiarse de dichas joyas. La vedette tuvo que bajarse y dirigirse a la Comisaría Metropolitana de Mujeres, donde no quedó incomunicada, pero pasó la noche en una de las oficinas. Una de las noches más tumultuosas de los últimos tiempos. La fiscal, que le tomó declaración indagatoria recién a las 9.30 del domingo, aclaró: “Por el momento no hay imputación alguna. Se la detuvo para que explicara dónde están las joyas”.

Consumado ese trámite, la diva recuperó la libertad. Pero al cierre de esta edición, lunes 30 a las 21 horas, Luciano Garbellano y Galo tienen prohibido salir de Paraguay. Serían sometidos el martes a un careo con el joyero Benítez.

....................................................................................................

–Moria, ¿te podrías haber negado a bajar del avión y a quedarte demorada en la comisaría?
–Por supuesto. Yo ya estaba sentada, con el cinturón de seguridad abrochado, aunque algún periodista anda diciendo que eso es mentira. El avión podría haber salido pero yo quise colaborar, no escaparme, porque no es mi estilo. Pregúntenle a la empresa aérea Sol, al comandante del vuelo, si no ocurrió así. Mi voluntad era que todo se aclarara, porque no tengo mala fe. Y como no quise complicar a la fiscal Celeste Campos Ross, acepté quedarme allí hasta el otro día. Ella me pidió disculpas. Y tuve un alojamiento media estrella, pero confortable. Aproveché e hice fitness cerebral y metafísico, y a la una me dormí plácidamente. A las seis estaba arriba. Me di un baño y presté declaración.

–Se dice que estás en malas relaciones con Luciano Garbellano, que lo mandaste al frente porque el que está complicado es él, y que no te fue a ver cuando saliste. ¿Qué hay de cierto?
–Todas mentiras. El no vino porque yo se lo pedí. Sabía que se iba a poner nervioso por toda esta injusticia. Y no quería que lo involucraran en otro escándalo. Sabía que iba a manejar de taquito esta situación difícil, como lo hice tantas veces que me quisieron ensuciar. Pero está todo bien entre nosotros. Yo dije la verdad: Galo me quitó el collar del cuello y después alguien se lo llevó, se lo sacó.

–¿Quién?
–Yo no sé. Estaba lleno el camarín. Eso lo tendrá que aclarar la Justicia. Yo le agradezco al pueblo paraguayo todo el cariño que me dio. Por eso no me quise ir huyendo de ese bendito país, di la cara. Mi amor por ellos es incondicional.

–Graciela Alfano y Nazarena Vélez aprovecharon la volada y te castigaron con dureza.
–Son patéticas, frustradas, decadentes. Carpaccio Alfano es carne masserada, y la otra es desecho, vómito, desperdicio. Sale a la tele con su pequeño hijo para intentar limpiar su imagen. Que se incorporen a Moria Imperio, mi agencia de modelos, que les doy empleo con salida cloacal.

–¿Te dolió que tuvieran palabras fuertes para tu persona en un momento difícil?
–Lo tomo como de quien viene. Pero les pido que no se cuelguen de mi fama, porque todos los que se quieren colgar desaparecen, como el collar.

Domingo, 9.30 horas. Moria, acompañada por su abogado paraguayo, el doctor Carmelo Martínez, declara en el despacho de la fiscal Celeste Campos Ross en Luque, ante la estricta mirada de la policía femenina local.

Domingo, 9.30 horas. Moria, acompañada por su abogado paraguayo, el doctor Carmelo Martínez, declara en el despacho de la fiscal Celeste Campos Ross en Luque, ante la estricta mirada de la policía femenina local.

La diva luce la gargantilla de la polémica, confeccionada con zafiros azules que combinaban con los aros. Se la facilitó el joyero Juan Armando Benítez, quien tiene causas abiertas en su país. Este hombre aseguró que las joyas están valuadas en 80.000 dólares. Cuando las alhajas desaparecieron del camarín de la diva se desató el escándalo mediático. Moria tuvo que pasar la noche en la Comisaría Metropolitana de Mujeres Nº 17.

La diva luce la gargantilla de la polémica, confeccionada con zafiros azules que combinaban con los aros. Se la facilitó el joyero Juan Armando Benítez, quien tiene causas abiertas en su país. Este hombre aseguró que las joyas están valuadas en 80.000 dólares. Cuando las alhajas desaparecieron del camarín de la diva se desató el escándalo mediático. Moria tuvo que pasar la noche en la Comisaría Metropolitana de Mujeres Nº 17.

Casán debió enfrentarse a decenas de micrófonos y cámaras para explicar, una y otra vez, su versión de los hechos. Mientras tanto, para tranquilizar a los suyos, se dedicó a contar los pormenores de la situación a través de Twitter.

Casán debió enfrentarse a decenas de micrófonos y cámaras para explicar, una y otra vez, su versión de los hechos. Mientras tanto, para tranquilizar a los suyos, se dedicó a contar los pormenores de la situación a través de Twitter.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig