“Los médicos de Bariloche le salvaron la vida a Matías” – GENTE Online
 

“Los médicos de Bariloche le salvaron la vida a Matías”

e salvó de milagro. Venía a 160 kilómetros por hora y sin el cinturón de seguridad”. La frase, dicha por uno de los médicos que atendieron al empresario Matías Garfunkel (38), habla de lo cerca que estuvo de la muerte. Como si se tratara de un juego de ruleta rusa, sigue vivo porque el destino quiso que la bala o, en este caso, su cuerpo, no saliera despedido por el parabrisas. Porque el accidente que sufrió el empresario en la noche del domingo 5 de mayo en la Ruta 237 a la altura de Collón Curá, a 130 kilómetros del centro de San Carlos de Bariloche, bien pudo haber terminado con su vida.

Garfunkel viajaba a bordo de una Land Rover Defender color marrón claro (patente KDH 700) y sobre el Kilómetro 1507 –“a muy alta velocidad” según la policía local– no pudo controlar la camioneta, que terminó volcada sobre una curva muy difícil en forma de “S”. “El vehiculo quedó vertical contra la montaña, con la trompa hacia abajo y dado vuelta”, cuenta Cristina Painefil, vecina de Bariloche, que a los pocos minutos del accidente se detuvo a prestar ayuda aunque Garfunkel ya no estaba allí. Había sido trasladado por su custodio personal en una Toyota Hilux a Bariloche.

LA ODISEA DE GARFUNKEL. El poderoso empresario que desde hace un par de años incursiona en los medios de comunicación –es uno de los dueños del Grupo Veintitrés y socio de Mario Pergolini en la FM Vorterix–, viajó a la Patagonia en plan de negocios. El domingo, luego de un fin de semana en el campo de unos amigos en Piedra del Aguila, cerca de las nueve de la noche tomó la ruta hacia el hotel en las afueras de Bariloche donde paraba.

Antes del accidente, Garfunkel bajó en una estación de servicio de Piedra del Aguila y compró un tigre gigante para Indiana, la hija que tuvo con Victoria Vanucci el 24 de marzo. Sus dos mujeres viajarían el lunes para disfrutar cuatro días de vacaciones en Villa La Angostura. La noche estaba fría, llovía, y la calzada cubierta de hielo, sumada a la velocidad, hicieron que Matías perdiera el control en esa curva peligrosa de Collón Curá.

Omar Pereyra (29), ferviente evangelista, fue el primer testigo que se topó con el empresario a pocos minutos del accidente. Esta es su versión: “Cerca de las diez y media de la noche volvía con mi esposa Daniela y mis dos hijas. Y en la curva me encontré con el accidente. ¡Fue impresionante! Paramos para ver si necesitaban ayuda; el conductor se había pasado a una Toyota Hilux. En ese momento no sabía quién era. Le pregunté qué había pasado y su respuesta textual fue: ‘No vi la curva, me la tragué’. Tenía sangre en la boca y le costaba mucho respirar. Me dijo que se llamaba Matías y que tenía cuatro hijos. Uno de ellos Facundo... Traté de tranquilizarlo, le dije que la ambulancia ya venía pero él no quería esperar y le pidió a un hombre bajito y morocho (su custodio) que estaba con él que lo llevara a Bariloche. A los pocos kilómetros, en una recta larga, nos pasaron a gran velocidad. Cuando volvimos a verlos parados en la ruta, frené para ver si estaban bien. Habían parado a hacer pis. Los esperamos y los guiamos hasta llegar a la ciudad. Nos separamos cerca de las doce de la noche en Vicealmirante O’Connor y Diagonal Capraro. Le recé a Dios para que se mejore”.

Garfunkel quería ir al hotel, pero los dolores por la contusión pulmonar, los traumatismos en la cervical y en el cráneo se volvieron insoportables. “¡Llevame urgente a un médico!”, fue el pedido del empresario a su custodio que cuando llegó al kilómetro 12,5 de la avenida Bustillo (camino al Llao Llao) no sabía cómo seguir. Entonces entró en la agencia Bustillo Remises. Nehuén Romero, de 23 años, el operador de guardia, relata: “Llegó un petiso y me preguntó alterado: ‘¿No sabés dónde hay un sanatorio por acá?’. El más cercano estaba a once kilómetros, en la ciudad. Me pidió si algún remisero podía acompañarlo, porque tenía un hombre accidentado. Pero no había nadie y llamamos al 911. Ahí me dijo preocupado: ‘Estoy como el orto... Se me accidentó este tipo y no sé qué hacer’. Le acerqué un vaso de agua a la camioneta y Garfunkel lo tomó con sus propias manos. Estaba sentado en el asiento del acompañante, sin cinturón, con la cara llena de sangre. Le costaba respirar. Estaba consciente pero no entendía bien dónde estaba”.

A las doce y veintitrés minutos, ya el lunes, llegaron los bomberos del destacamento Ruca Cura, lo sacaron de la camioneta, lo inmovilizaron y enseguida llegó la ambulancia que lo trasladó al Sanatorio San Carlos. “Garfunkel fue internado en terapia intensiva con fractura de columna, traumatismos múltiples, fractura de cráneo y contusión pulmonar. Por esto último se encontraba con asistencia respiratoria. Se lo indujo en un coma farmacológico para facilitar el proceso de recuperación de los pulmones”, confirmó el doctor Mariano Trevisán, especialista en Cardiología del sanatorio.

El lunes por la mañana, Victoria Vanucci (27), su mujer y madre de su hija, viajó para estar a su lado.

Leé la nota completa en la última edición de Gente.

El lunes a la noche, Victoria, sus papás y su hija regresaron de Bariloche. Garfunkel ya había sido trasladado al Instituto Fleni en un avión sanitario que aterrizó en San Fernando.

El lunes a la noche, Victoria, sus papás y su hija regresaron de Bariloche. Garfunkel ya había sido trasladado al Instituto Fleni en un avión sanitario que aterrizó en San Fernando.

Victoria y Matías, en el momento más feliz como pareja: después de perder dos embarazos, el 24 de marzo, nacía Indiana en la Suizo Argentina.

Victoria y Matías, en el momento más feliz como pareja: después de perder dos embarazos, el 24 de marzo, nacía Indiana en la Suizo Argentina.

La camioneta Land Rover Defender de Garfunkel, luego del accidente que lo puso al borde de la muerte, entre Neuquén y Bariloche.

La camioneta Land Rover Defender de Garfunkel, luego del accidente que lo puso al borde de la muerte, entre Neuquén y Bariloche.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig