“Los horóscopos no son serios; lo mío es una ciencia” – GENTE Online
 

“Los horóscopos no son serios; lo mío es una ciencia”

Actualidad
Actualidad

Horangel, si tuviera que hablar de una gran predicción histórica, ¿cuál sería?
–Una mía, claro. En 1963 mostré la carta natal de John Kennedy y un estudio donde demostraba que tenía infinitas posibilidades de ser asesinado. Al tiempo lo mataron de un balazo...

–No es menor, pero… ¡pasaron más de cuarenta y cuatro años! ¿No tiene una más reciente?
–¡Tengo más de cuatro mil aciertos! Pronostiqué la muerte de la princesa Lady Di, con el día exacto. Además, en la carta natal del príncipe William aseguré que, pasada su adolescencia, podía perder a uno de sus dos padres.

–¿Hasta cuándo tendremos que esperar para comprobar los aciertos de su nuevo libro?
–Mire, hace seis meses escribí mis Predicciones Astrológicas 2008-2009 y anticipé allí una alarma de importantes focos de fiebre amarilla. ¿Leyó en los diarios lo que ocurre en Paraguay?

.....................................................................................................

Horacio Germán Tirigall, Horangel, nos espera a las nueve de la mañana en el hotel Hermitage. Llega con su mujer, su compañera de siempre y coautora, Angela Groba. Debajo del brazo trae su nuevo libro, el número cuarenta y seis de su carrera, editado por Atlántida. Allí están las predicciones para este año. Ya nos anticipó la primera, que se cumplió en menos de seis meses (la fiebre amarilla), pero también profundiza sobre el cambio climático, tiene una Astroguía de los signos, día por día, y explica qué son las rachas y las cábalas. Este Nostradamus criollo (que además es best seller imbatible) aclara que lo suyo no es adivinanza ni curandería: “Mis predicciones se basan sobre el estudio y el cálculo puros. Más técnicamente, podríamos llamarlos previmetría: una ciencia ancestral que, a través del estudio de la geografía, la estadística y muchas otras disciplinas, se utiliza para anticipar sucesos a partir de la historia”, explica.

–Horangel, hoy vemos que se han formado muchas parejas entre famosos. ¿Podríamos encontrar en los astros una explicación de ese fenómeno?
–El hecho de que Júpiter esté bien puede ayudar, pero Urano puede influir en que algunas reglas se vayan al tacho. Sin embargo, yo no lo atribuyo a los astros, sino a un amor que tiene que ver con una forma de poseer… y con la promoción. Fíjese en Sarkozy: cuando se dio cuenta de que una mujer no iba más, la reemplazó por la otra…

–En su libro habla de rachas… ¿Tienen algo que ver con lo que uno imagina cuando dice: “Estoy de racha”?
–La racha le llega al ser humano en un momento dado, cuando empiezan a arreglarse ciertas cosas: hiciste un buen negocio, encontraste a la mujer que esperabas, acertaste a la lotería.

–Entonces, si me encuentro inmerso en una serie de hechos afortunados… ¿¡me voy al casino para aprovechar la racha!?
–El hombre quiere gobernar su propio destino como un dios, pero para la racha eso no significa nada. Cuando uno cree que tiene dominio de su racha… ¡pierde todo! La racha es una etapa involuntaria. A la suerte no la provocás: viene sola o no viene.

–¿El pálpito existe?
–El pálpito es una percepción ajustada al inconsciente. Cuando uno tiene un mal pálpito, es porque fue predispuesto por el inconsciente. Una vez, mi mujer tuvo una percepción: soñó que me apuntaban con un arma. ¡Ese día nos robaron la casa! Pero en mi vida los pálpitos no corren. Soy totalmente escéptico: no creo en nada… mientras no suceda.

–¿Quiere decir que nunca haría un pronóstico a partir de un pálpito?
–Jamás. No lo hice ni con Kennedy. Yo había hecho un estudio de presidentes muertos en ejercicio del poder que fueron electos cada dos décadas en años terminados en cero. Había ocurrido con siete mandatarios anteriores. Reagan se salvó, pero lo balearon y estuvo al borde de la muerte.

–¿Bush estará de racha? Porque sobrevivió a los atentados del once de septiembre, al ántrax, etcétera…
–Bush ha pasado por guerras y momentos críticos. Ocurre que tiene una gran custodia, un blindaje de acero. Fíjese que a Abraham Lincoln lo mataron en un teatro de un tiro en la cabeza. A Kennedy, con la capota del auto descubierta. Pero Bush está abroquelado por todos lados: no es un tipo fácil de matar. Si no le pasa nada, rompería con la estadística fatal…

–¿Sabe que si le pasa algo a Bush vendrán a preguntar por usted la CIA, el FBI, todos los servicios secretos...?
–Ya me pasó con Kennedy cuando empezaron las persecuciones. Durante cinco años me siguieron los servicios secretos. ¡Fue un tormento!

–¿Es cierto que lo llamó la presidenta Cristina Kirchner?
–Dicen que me llamó alguien de su entorno, pero no puedo decir nada, porque no me gusta involucrarme con los gobiernos. Hace treinta años que voy a Venezuela, y cada vez que llego les digo que no soy el astrólogo de ningún presidente. Siempre hay gente del entorno que intenta influir, pero yo escribo mis libros sin ningún tipo de presión.

–¿Qué dice la carta natal de la Presidenta?
–La publiqué en el 2003 y predije que tenía muchas condiciones para alcanzar el lugar que hoy tiene. Pero hacía una advertencia leve, con ciertos factores de su personalidad y estadísticas que tienen que ver con los planetas y la Luna, que pueden determinar un estado de indecisión o de compulsión para determinadas medidas.

–¿Qué pasará con la relación entre la Argentina y Uruguay?
–Dos años antes de la crisis de las papeleras anticipé que habría tensiones entre los gobiernos, y que estarían al borde del colapso.

–¿Pronostica una guerra en el Cono Sur?
–Desde la evaluación numérica, diría que los niveles favorables a la paz… se encuentran muy bajos. Podría escribirse un capítulo inusual en la historia de la estupidez humana, con grandes pérdidas de ambos lados.

–La última: ¿nunca pensó en poner un consultorio? La gente pagaría fortunas por sus servicios…
–Si lo hubiera hecho, estaría forrado en dólares. Pero mi trabajo es serio. Los horóscopos son poco serios, y lo mío está basado sobre estudios. Cuatro mil predicciones acertadas no son poco….

El cielo le dicta su mensaje. El resto, la historia y el cálculo de probabilidades. “Lo mío se llama previmetría y combina varias ciencias. No adivino el futuro: anticipo hechos sobre estadísticas”.

El cielo le dicta su mensaje. El resto, la historia y el cálculo de probabilidades. “Lo mío se llama previmetría y combina varias ciencias. No adivino el futuro: anticipo hechos sobre estadísticas”.

“Predije el asesinato de John Kennedy, la caída de Salvador Allende y la muerte de Lady Di, además de otros cuatro mil hechos. Entre ellos, la fiebre amarilla en la Argentina y malas noticias sobre el conflicto de las pasteras”.

“Predije el asesinato de John Kennedy, la caída de Salvador Allende y la muerte de Lady Di, además de otros cuatro mil hechos. Entre ellos, la fiebre amarilla en la Argentina y malas noticias sobre el conflicto de las pasteras”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig