«Los hombres se ratonean con la pelirroja ardiente» – GENTE Online
 

"Los hombres se ratonean con la pelirroja ardiente"

Actualidad
Actualidad

No es actriz, ni modelo ni vedette. Es locutora, hace once años que se dedica al periodismo y hoy forma parte del equipo de Jorge Rial en Intrusos en el espectáculo y en La Selección. Se autodefine como una mujer rebelde, que anda por la vida sin importarle lo que piensan los demás. Por eso, cuando le propusieron participar en el teatro de revista -más precisamente de la función número 100 de Atrapados por la risa-, ella no lo dudó. "Le dije que sí sin siquiera saber cuál era mi personaje", dice Canosa. Y su personaje era nada menos que una conejita de Playboy, fetiche de las fantasías de millones de hombres. Hoy, el atuendo con el que Viviana enfrenta la lente es simple y contundente: dos orejitas de conejo, una cola haciendo juego, medias de red y los tacos. La producción se completa con el maquillaje en tonos fuertes sobre la piel blanca, el pelo largo y rojo. Y sus curvas dibujadas a lo largo de su metro 75 la convierten en una bomba de tiempo.

-Canosa, ¿cómo se sintió sobre un escenario con un disfraz tan audaz?
-Me agarró un poco de pudor cuando me dijeron que sería de conejita, pero no podía decir que no. Me dieron un personaje con mucha letra y humor y la gente me aplaudió a morir. Lo hice porque me pareció divertido y, en verdad, me cargó de adrenalina.

-Después de once años de dedicarse al periodismo, ¿se imagina ahora como actriz?
-Antonio Gasalla siempre me dice que tengo que dedicarme a la actuación. Tuve ofertas para ser la coprotagonista de Yago y tuve tres reuniones con Claudio Villarruel para hacer un papel con Laport. Pero por ahora elijo esto. Todos los días actúo un poco en el programa, construyo un personaje. Hay cosas que no las podría decir de otra manera.

-Hace falta mucha audacia para posar así…
-Mucha. En la vida hago las cosas que me divierten, no me importa el qué dirán. Hay que mostrar otras facetas. Yo soy una mina de 30 años, linda, y puedo mostrarme. Aunque lo de sexy no me la creo…

-Sin embargo, usted tiene la imagen de mujer fatal…
-Todos me lo dicen, pero yo no me doy cuenta. No me parece mal vestirme -o desvestirme- de conejita o hacer reír en el teatro. Y aunque juego a ser sexy, soy una mujer fiel. El personaje de la tele se acaba a las cuatro de la tarde.

-Hablando de fidelidad, ¿es cierto que hace nueve años que está en pareja?
-Sí, con Daniel Tobal, que trabaja de asesor en comunicación. En el medio, tiene mucha fama de celoso, pero él se divierte con mi trabajo. Estamos muy enamorados y muy seguros de lo nuestro.

-En la intimidad, ¿se anima a crear personajes?
-Ni a palos. En la intimidad no necesito ningún disfraz. Tengo que ser yo porque es donde más segura me siento. La tengo clara, sé quien soy, lo que quiero, sé muy bien cómo hacer feliz a mi chico y qué hacer para que él me haga feliz. Las fantasías que quería cumplir ya las llevé a cabo.

-A pesar de estar en pareja, ¿recibe muchas propuestas de admiradores?
-No te podés imaginar las que he recibido de empresarios importantes. Me hago cargo de la imagen que transmito, pero soy una mina que no quiere saber nada con ninguna historia. Los hombres se ratonean con la pelirroja ardiente. El año pasado un empresario me volvió loca. Me enviaba flores, me llegó a regalar un anillo y se lo mandé de vuelta de inmediato. Lo único que te puedo decir es que era casado. Muchos hombres me dicen que lo que les gusta de mí es esa cosa sexy mezclada con el hecho de que soy una mina comprometida y fiel. Soy una mezcla explosiva: conejita, periodista de chimentos, teatro de revista. Y cuando todo termina, me voy a casa con mi novio.

-¿Hay mucho cuidado detrás de esta imagen?
-Mucho tiempo no tengo. Desde hace dos meses empecé a entrenar con Claudio Borges, el personal trainer de Moria. Me hacía falta, no sólo por lo físico, sino por el estrés. Además me cuido la piel. Soy alérgica al sol, por eso adopté este look tan característico. Al principio tenía un complejo enorme por ser tan blanca, ahora me gusta y seduzco desde ese lugar.

-¿Qué clase de hombres la atraen?
-Los de perfil bajo, esos que pasan inadvertidos en una fiesta. ¿Sabés qué me encanta? Los hombres narigones, con lindas manos, varoniles y un poco más bajos que yo. Me gusta sentir que puedo ser más protectora que ellos.

-Y después de nueve años en pareja, ¿usted no fantasea con un poco de libertad?
-Recomiendo una relación como la mía. Sin histeriqueos ni locura. Una pareja es mucho más interesante cuando no tenés que engañarlo, porque todas tus fantasías quedan ahí, entre los dos. Y yo no me quedo con las ganas de cumplir ninguna fantasía.

por María Noel Alvarez
producción: Inés Azumendi
fotos: Santiago Turienzo
(Peinó Luciano para Marcos Román. Maquilló Paola Boggan. Agradecemos a Ricky Sarkany y Arlequín disfraces)

Me gustan los hombres de perfil bajo, de esos que pasan inadvertidos en una fiesta. Y me encantan los narigones, con lindas manos, varoniles y un poco más bajos que yo, para sentir que soy quien lo protege…"">

"Me gustan los hombres de perfil bajo, de esos que pasan inadvertidos en una fiesta. Y me encantan los narigones, con lindas manos, varoniles y un poco más bajos que yo, para sentir que soy quien lo protege…"

En la intimidad no necesito ningún disfraz. Es donde más segura me siento. La tengo clara, sé quien soy, sé muy bien como hacer feliz a mi chico y que hacer para que el me haga feliz"">

"En la intimidad no necesito ningún disfraz. Es donde más segura me siento. La tengo clara, sé quien soy, sé muy bien como hacer feliz a mi chico y que hacer para que el me haga feliz"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig