“Los hombres que me están encima no van conmigo” – GENTE Online
 

“Los hombres que me están encima no van conmigo”

Quién es Vanesa González?
–¿Qué, acaso no me conocés?

–Bueno, se sabe que naciste en Banfield, que empezaste en la actuación a los 12...
–Okay, sigo yo: estudié con Lito Cruz, mi gran maestro, y recién a los 16 años pude ir a los castings, porque antes mis papás no me dejaban. Siempre fui muy rebelde y a esa edad me les planté: “Tengo una chance, voy o voy”, les dije.

–Y fuiste.
–¿Alguna duda...? Después de varias pruebas quedé para el personaje de Eloísa en Media falta. Eso fue en 2005 y no paré más: Alma pirata, Amo de casa, Son de Fierro y ahora estoy con Socias, el nuevo unitario de Pol-ka. Eso me tiene feliz, soy la hija de Mercedes Morán, a quien admiro un montón. Y ya arranqué con los ensayos de El diario de Ana Frank, ahí tengo el protagónico, creo que debutamos a mediados de julio en el teatro Regina. Como verás, mi fuerte se basa en mi enérgica personalidad. Soy de las que toman decisiones, de las mujeres que saben lo que buscan y quieren. Además voy al frente, siempre, jamás me guardo nada.

–Sos de temer...
–(Carcajadas.) Muchos opinan como vos, hasta que me conocen bien. También puedo ser muy dulce y comprensiva.

–¿Y en qué rol seducís mejor: cuando te hacés la dura o cuando la jugás de suave?
–Según con quién. Sé que nunca lograré conquistar a nadie haciéndome la sensual o la provocadora, porque jamás viví pendiente de mi imagen.

–Si me vas a decir que trabajás en la tele y no te cuidás, aviso: nadie lo va a creer.
–Me cuido como cualquier persona a la que le gusta estar bien: hago gimnasia con una profesora, porque es la única manera que encontré para tener constancia en el ejercicio. Además, bailo tango dos veces por semana.

–¿Qué es lo que más y menos te gusta de tu cuerpo?
–La verdad es que nunca tuve complejos, ni siquiera en la pubertad. Creo que eso parte de la seguridad. Siempre estuve conforme conmigo misma. Además, no vivo pendiente de mi imagen.

–¿Cuáles son tus detalles de coquetería a la hora de la conquista?
–(Se ríe a carcajadas.) ¿Detalles de coquetería...? Tengo días. Pero reconozco que soy fanática de los perfumes. Cualquier persona que me conoce te puede decir que cuando llego a algún lugar, se me huele a seis cuadras. En cuanto a ropa o accesorios, no tengo gustos muy definidos: hoy tacos, mañana zapatillas, todo depende de mis ganas… El perfume es lo único que jamás falta...

–El año pasado estuviste con Mariano Martínez. Ahora, te pregunto: ¿la exposición pública es rompe parejas?
–Nooo. Sería muy imbécil verlo así. La exposición no perjudica un romance. Menos si hablás de dos personas inteligentes, adultas y que se quieren. La pareja misma lo arruina.

–En tu caso, ¿qué pasó?
–¿Qué pasó con qué? No respondo a esa clase de indagaciones sobre mi privacidad. Sí te puedo decir que soy una chica muy apasionada. En mis relaciones, en mi trabajo, en todo lo que hago. Me gusta dedicarle el tiempo y las fuerzas que cada cosa requiere. Cuando no hay pasión, no hay novio, no hay trabajo, no sirve.

–¿Qué prioridades tenés hoy?
–La gran prioridad son mis afectos: la familia, los amigos. La felicidad que ellos tengan también es la mía.

–Hiciste El burdel de París en teatro. ¿Qué onda el cabaret?
–Me encantó. Fue una experiencia bárbara. Primero, porque nunca había hecho teatro. Debutar en tablas con una comedia musical fue fuerte, sobre todo para mí, que estudié baile y canto. Fue una prueba de fuego superada.

–Ya estás para bailar por un sueño...
–Si me volvieran a llamar, volvería a decir que no. Respeto a los que se suben, pero no me interesa ese tipo de exposición para mi carrera.

–Mirá vos. ¿Y qué buscás?
–Yo siento que lo mío, tanto en el trabajo como en el amor, recién empieza. Como actriz, sueño con hacer cine. Mi gran fantasía: irme a trabajar afuera. Es más, ya tengo club de fans en España, ¡¿podés creerlo?!

–No.
–Yo tampoco (carcajadas). Pero está, te juro, son divinas, me escriben siempre. Es más: estoy analizando viajar para conocerlas.

–Me dijeron que seguís viviendo con tu familia en Banfield. ¿Cierto?
–Falso: me mudé a la city, pero con mi familia. ¿Quién me organiza la vida si me voy a vivir sola? Por ahora, eso es un imposible. Además, no estoy nunca, no sería un buen negocio.

–¿Hombres hay?
–Hay, siempre. Pero soy una persona sumamente independiente. Para asociarme a un hombre tiene que enloquecerme, y no soy nada fácil para esas cosas.

–Pretenciosa...
–No sé si pretenciosa. Pero me gustan los hombres fuertes, plantados, con carácter, con decisión. Los hombres que me están encima no van conmigo. Quizá esta actitud o estas declaraciones asusten a más de uno. ¡Pero hasta me divierte que se asusten un poco!

–Al final, sos de temer...
–(Carcajadas otra vez.) ¡Que piensen lo que quieran! Total, las fantasías me encantan.

Asegura que nunca vivió pendiente de su imagen y que jamás tuvo complejos. “Mi fuerte se basa en mi enérgica personalidad. Voy al frente, jamás me guardo nada”, sostiene González.

Asegura que nunca vivió pendiente de su imagen y que jamás tuvo complejos. “Mi fuerte se basa en mi enérgica personalidad. Voy al frente, jamás me guardo nada”, sostiene González.

“Nunca lograré conquistar a nadie haciéndome la sensual o la provocadora, porque jamás viví pendiente de mi imagen”

“Nunca lograré conquistar a nadie haciéndome la sensual o la provocadora, porque jamás viví pendiente de mi imagen”

“Muchos opinan como vos, que soy de temer. Pero eso es hasta que  me conocen bien. También puedo ser muy dulce y comprensiva”

“Muchos opinan como vos, que soy de temer. Pero eso es hasta que me conocen bien. También puedo ser muy dulce y comprensiva”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig