Los hicimos polvo… de ladrillo – GENTE Online
 

Los hicimos polvo… de ladrillo

Actualidad
Actualidad

"Gracias por esta alegría que nos diste a todos los argentinos. Sos el Maradona del
tenis
". Después de la frase vino el abrazo interminable entre Diego y Gastón Gaudio. El jugador de fútbol más grande del mundo se acercó hasta el vestuario del Buenos Aires Lawn Tennis para festejar junto al equipo argentino. Allí, Cañas, Arnold, Chela y Gattiker, locos de contentos, celebraron la clasificación a la semifinal de la Copa Davis. Atrás había quedado el duro equipo de Croacia que con Goran Ivanisevic a la cabeza se animó a emparejar la serie en dos y a dar pelea hasta el último punto. Tal vez por eso, el domingo el estadio brilló con un lleno total. Con la gente gritando desde temprano y transformando a la Catedral del tenis criollo en una sucursal de cualquier cancha del fútbol argentino.

Por momentos parecía una caldera. Fueron muchos los que abandonaron sus sillas y eligieron seguir el partido parados y revoleando sus remeras. Es que la Copa Davis contagia y, por lo menos para los hinchas nacionales, tiene sus códigos propios. Se deja de lado la compostura y se grita aún cuando se juega el punto. Por eso todos coincidieron en que este fue el mayor festejo en toda la historia del tenis argentino. Porque el logro de este equipo sirvió para que 4.800 personas se sacaran las tensiones de encima y se olvidaran por algunas horas del corralito, el default, la inflación y demás preocupaciones contemporáneas:
"Queríamos ganar para darle una alegría a la gente. Por eso lo disfrutamos tanto. Hace un año estábamos soñando en clasificar y hoy estamos soñando en ganar la Copa. Llegamos a semifinales y vamos por más", fueron las primeras palabras de Guillermo Cañas, quien, junto a Lucas Arnold y a Juan Ignacio Chela, se subió a la popular oeste para gritar y alentar en el quinto partido.

Después de las dos victorias del viernes y de la derrota en dobles el sábado, Los Cuatro Fantásticos tenían que ganar uno de los dos puntos del domingo para pasar a semifinales. Pero Chela perdió el primer partido ante Ivan Ljubici, y empatados en dos, Gaudio salió a la cancha con toda la responsabilidad sobre sus hombros. Esto no incomodó al muchacho de Temperley. Jugó su mejor tenis, demostró que tiene un revés y un drive privilegiados, y dejó en claro que él es como Independiente, el equipo de sus amores: los dos tienen alma de coperos:
"Si jugara todos los partidos del circuito con 4.800 personas y en lugar de una remera usara la camiseta argentina, yo sería el número uno del
mundo
", dijo Gastón después del partido. Y esto no parece tan errado, porque ganó los nueve partidos que jugó con la celeste y blanca. Un récord histórico que nunca antes había conseguido un tenista argentino.

Así se justifica el aliento incondicional de Maradona y de Gabriela
Sabatini. Y se entiende la imagen del final. Todo el equipo llevándolo
en andas y el estadio coreando su nombre: “Fue la alegría más
grande de mi vida. A pesar de que pasaron las horas, todavía tengo la piel
de gallina. Lo que viví esta tarde fue algo muy fuerte. Lo soñé
toda la vida pero jamás imaginé que me iba a tocar”
, reconoció
Gaudio mientras dirigía la mirada hacia el palco oficial, al que se acercó
para regalarle la camiseta al Diez. Hasta el entrenador, Alejandro Gattiker, perdió
su alineada postura y se animó a dar la vuelta olímpica con sus
dirigidos y a descorchar el champagne para la fiesta del final. Una revancha merecida
que tardó doce años en llegar: “Nunca festejé tanto
por un partido. Fue muy emocionante ver a toda la gente saltar arriba de las sillas
y revolear una camiseta o una bandera con los colores argentinos. Este grupo ganó
una confianza enorme que, de cara a la semifinal que se viene, sirve muchísimo.
Por la superficie que van a elegir los rusos y por el nivel que tienen, sé
que va a ser un partido muy duro. Pero también estoy seguro de que Argentina
puede dar el gran batacazo”
, contó el Colorado, quien también
le entregó su camiseta a Maradona: “Como un homenaje a su presencia
y a su aliento incondicional hacia este equipo, todos le regalamos la camiseta
a Diego”
.

Así, con mucho trabajo, luchando contra sus rivales
y contra todas las adversidades –todavía no cobraron los premios por
pasar a octavos de final–, la Armada criolla acrecienta sus sueños
y va en busca de la tan ansiada Ensaladera de plata, un logro inédito que
Vilas y Clerc rozaron en 1981. El domingo dio uno de los pasos fundamentales:
por sexta vez en su historia se metió en semifinales. Ahora deberán
sortear uno de los escollos más difíciles: del 20 al 22 de septiembre,
la legión jugará frente a Rusia, un rival que tiene a Yevgeny Kafelnikov
y a Marat Safin como sus estrellas y que, al igual que la Argentina, quiere ganar
su primer título. Y si superáramos a Rusia y si diera la lógica,
la final de la Davis sería en Buenos Aires y nada menos que contra los
Estados Unidos: “Somos conscientes de que por primera vez no vamos a ser
los favoritos en Moscú”
, analiza Lucas Arnold, mientras Chela,
el otro singlista argentino, agrega: “Además no nos favorece el
tipo de superficie. Vamos a jugar en carpeta y ahí la cosa cambia. Pero
esto no quiere decir que no nos tengamos fe. Al contrario, fe es lo que nos sobra”
.

por
Sergio Oviedo
fotos: Maximiliano Vernazza y Leandro Montini
A las 17:26, Gastón Gaudio revoleó su raqueta a la tribuna y desató la fiesta en el Buenos Aires. Sus compañeros -Cañas, Arnold y Chela, semitapado-, que minutos antes lo alentaron desde la popular, se unen al festejo. Croacia ya había quedado atrás.

A las 17:26, Gastón Gaudio revoleó su raqueta a la tribuna y desató la fiesta en el Buenos Aires. Sus compañeros -Cañas, Arnold y Chela, semitapado-, que minutos antes lo alentaron desde la popular, se unen al festejo. Croacia ya había quedado atrás.

El <i>Gato</i> estuvo en su mejor nivel. Jugó un tenis de potrero y definió la serie con un sólido triunfo.

El Gato estuvo en su mejor nivel. Jugó un tenis de potrero y definió la serie con un sólido triunfo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig