Lo de Angeleri y lo de Puerta fueron inventos". ¿Otra frase? "Odio producirme: en casa vivo en pijama"." /> «Los feos son los que mejor chamuyan. Los lindos me aburren» – GENTE Online
 

"Los feos son los que mejor chamuyan. Los lindos me aburren"

Actualidad
Actualidad

Se define como una modelo de la vieja estirpe: “Alta, elegante y flaca”. Y enseguida aclara: “¡En casa vivo en pijama! Odio arreglarme y producirme”. Su currículum es tan extenso como variado: 11 años de idas y vueltas entre las agencias más importantes de la Argentina. “Me aburro siempre en el mismo lugar”, explica. Empezó en una agencia boutique, se cambió después a Ricardo Piñeiro, también pasó por lo de Dotto, conoció Multitalent y finalmente volvió a Piñeiro. “Me conozco todo en este business”, se ufana. Cordobesa de Río Tercero, ojos verdes, 1,78 m de altura y medidas contundentes: 90-62-93. Fanática de las Barbies –todavía guarda su colección–, de He-Man, Los Thundercats, Las Tortugas Ninjas y Los Halcones Galácticos. “Veía todos los dibujitos animados para hombres”, confiesa. Además, durante su infancia jugaba al fútbol con sus primos y amigos del barrio: “Era muy mala, ¡pero voluntariosa! También les robaba flores a mis vecinos y después les vendía los ramos”, se ríe.

Se llama Magalí Montoro (27) y está soltera desde hace seis meses. En septiembre pasado posó desnuda para la tapa de Playboy y se convirtió en una de las mujeres más cortejadas, valga la antigüedad. Se la vinculó a Marcos Angeleri –futbolista de Estudiantes– y al tenista Mariano Puerta. “Pero nunca pasó nada con ninguno… No soy botinera ni raquetera. ¡Quiero estar sola!”, asegura.

–Las modelos son cada vez más
–(Interrumpe) Bueno, creo que todo está muy mediatizado. Si una chica se acuesta con alguien y después la llaman para modelar en un boliche, ella dice que es modelo. Cualquiera dice que es modelo… Para mí, esa clase de chicas son personajes mediáticos que venden.

–Hay una suerte de guerra entre las modelos y las vedettes. ¿O es envidia?
–Particularmente, no tengo nada que envidiarle a nadie. Estoy muy conforme conmigo. Capaz, a ellas les gustaría tener nuestra altura…

–¿Comentan mucho ese tema?
–Bueno, las modelos de pasarela somos todas altas. Cuando alguna es más petisa, capaz que se escucha por lo bajo un “no da”.

–¿Pampita es la excepción a la regla?
–Fue tocada por una varita mágica. ¡Es diosa! ¿Te imaginás si fuera alta? Sería Pampita y nadie más.

–¿La elegancia se aprende?
–Se nace. Hay personas que aunque se pongan cualquier cosa, son elegantes. A Dolores Barreiro le ponés un trapo y le queda bien.

–Ser tapa de Playboy es más habitual para una vedette que para una modelo…
–Sí, me sorprendí mucho cuando me lo pidieron. Por lo general suelen llamar a chicas más conocidas. Al principio me daba cosa por mis hermanos, que tienen 14 y 16 años. “Esto es Playboy”, les mostré. “¿Están de acuerdo?”. Y no hubo problema.

–¿Lo consultaste con ellos?
–Bueno. Yo soy de Río Tercero, que si bien es una ciudad, tiene alma de pueblo. Mi papá sigue yendo al mismo bar de toda la vida. Me parecía fuerte que le dijeran: “Che, ¡cómo creció la nena!”.

–Se te vinculó sentimentalmente con el futbolista Marcos Angeleri…
–¡Nada de nada! Lo conocí en un boliche, por intermedio de un amigo. Nos dijimos: “Hola, ¿cómo estás? Un gusto...”. Yo no sabía ni quién era. Al tiempo me llamaron de un sitio de Internet para consultarme si estaba saliendo con el 4 de Estudiantes. “¿Con quién?”, les dije.

–¿Te catalogaron de raquetera?
–Sí, pero tampoco es cierto. A Mariano Puerta ya lo conocía, pero no hay nada entre nosotros. Estábamos en una despedida de solteros, con amigos. Bailamos, tomamos algo y nos divertimos mucho. Pero no me interesa. Punto.

–¿Tenés el teléfono de alguno?
–¡No! Ni ellos el mío.

–¿Qué dirían ellos si se los consultara?
–Supongo que lo mismo que yo… ¡a menos que hayan visto otra película! Habría que preguntarles.

–¿Los hombres te invitan a salir
–Sí, pero hoy no hay nadie que me llame la atención.

–¿Cómo tiene que ser el cortejo?
–Soy muy tradicional: me gusta conocerlo, charlar, que me pida el teléfono y después, que me invite a salir. ¿Viste que ahora todo el mundo te manda mensajes de texto o por Facebook? ¡Eso es de cobarde! A mí me tenés que llamar… Me gusta que las cosas se hagan como se debe.

–¿Que se hagan como vos digas?
–Jaja, exacto.

–¿Pero si te gusta alguien que no avanza?
–Voy al frente. La típica: lo miro, lo miro, lo miro, lo miro… hasta que me habla.

–¿Te rebotaron alguna vez?
–Uf, ¡un montón!

–¿Sos exigente?
–Exijo que me hagan reír. Los feos son los que mejor chamuyan… los lindos me aburren. Si me divierte, me puedo quedar hablando toda la noche. ¡El que la rema se lo merece!

–¿Hubo muchos remadores en tu vida?
–Creo que no... Hace cuatro meses que hay una persona que me regala un chocolate cada vez que me ve en el boliche. No me interesa esa persona, aclaro, pero es muy ingeniosa.

–¿De qué hablan las mujeres cuando se juntan?
–Hombres, hombres, hombres, hombres, trabajo, sexo, sexo, hombres y hombres.

–¿Sos criticona?
–Soy más bien de las que se ríen de las que critican.

–¿Si dejaras la pasarela en qué trabajarías?
–Con algo relacionado a la fotografía o la conducción. Hace poco estuve invitada al programa de Fantino (Animales sueltos) y me sentí muy cómoda. Me gustan la cosas relajadas.

–Un consejo: cuidado con los deportistas…
–Ya fui botinera y raquetera sin serlo. ¿Qué problema hay?

“Estoy sola porque quiero”, adelanta la top model de la agencia de Ricardo Piñeiro. Propuestas le sobran,

“Estoy sola porque quiero”, adelanta la top model de la agencia de Ricardo Piñeiro. Propuestas le sobran,

“<i>¿Viste que ahora todo el mundo te manda mensajes de texto o de facebook? ¡Eso es de cobarde! A mí me tenés que llamar… Me gusta que las cosas se hagan ¡como se debe!</i>”.

¿Viste que ahora todo el mundo te manda mensajes de texto o de facebook? ¡Eso es de cobarde! A mí me tenés que llamar… Me gusta que las cosas se hagan ¡como se debe!”.

En febrero de 2003, Magalí posó para la edición de los mejores cuerpos en Punta del Este. Junto a Ricardo Piñeiro, su manager, en una postal típica del verano. Arriba: En Esperanto, junto al tenista Mariano Puerta. “<i>Nada de romance: salimos una noche</i>”, aseguró.

En febrero de 2003, Magalí posó para la edición de los mejores cuerpos en Punta del Este. Junto a Ricardo Piñeiro, su manager, en una postal típica del verano. Arriba: En Esperanto, junto al tenista Mariano Puerta. “Nada de romance: salimos una noche”, aseguró.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig