Coronavirus: por qué la segunda ola será peor que la primera y qué medidas se tomarán al respecto – GENTE Online
 

Coronavirus: por qué la segunda ola será peor que la primera y qué medidas se tomarán al respecto

Luego de un año de pandemia y con -al menos- cuatro variantes de COVID-19 circulando en el país, el panorama parece poco alentador para los expertos. 

Las autoridades reconocen la llegada de una segunda ola de coronavirus al país. El aumento sostenido de casos encendió las señales de alerta no sólo en las grandes ciudades sino también en las localidades más pequeñas o aisladas. Los especialistas reconocieron que esperaban que el segundo brote de coronavirus llegara más adelante y se vieron obligados a tomar medidas ante el avance de nuevas variantes del virus.

Según informes oficiales hay en el país cuatro cepas de COVID-19 y, a pesar de que la campaña de vacunación ya está en marcha hace meses, esto plantea un panorama es más grave que el del inicio de la pandemia. Teniendo en cuenta lo ocurrido durante 2020 los especialistas evitan pronosticar cuánto llegará el pico, pero se estima que los casos seguirán creciendo durante abril y mayo. Asimismo, detallan que la situación podría agravarse durante el invierno.

Luis Cámera, secretario de la Sociedad Argentina de Medicina y miembro de Medicina e integrante del equipo que asesora al presidente en cuestiones ligadas al manejo de la pandemia, señaló: "Es un escenario distinto al del año pasado, pero para peor. Tenemos a los cuatro jinetes del apocalipsis dando vueltas y no hay que dejarlos entrar mucho más. No es fácil proyectar, pero los casos estarán subiendo en los próximos meses teniendo en cuenta lo que ocurrió en los últimos dos meses con la cepa vieja. Nadie puede decir que pasará con las nuevas cepas", admitió con preocupación.

Las cepas a las que hace referencia son la variante 501Y.V, detectada por primera vez en el Reino Unido; la 501Y.V3, proveniente de Manaos; la P.2, que se originó en Río de Janeiro y la CAL.20C, de California. Aun no hay en el país casos detectados con la cepa de Sudáfrica.

El infectólogo Gustavo Lopardo, expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, se refirió en concreto al incremento de casos. "No puedo afirmar si la curva actual es más veloz que las anteriores, pero es más preocupante por las nuevas variantes que entran al país y que ya están con transmisión local", aseguró.

Y planteó en qué se diferencia esta ola de la primera: "¿En qué difiere con los brotes previos? Las nuevas cepas son más transmisibles, más letales, responden distinto a las vacunas, se comportan diferente a los tratamientos y hasta pueden ser no detectables en los PCR. Las nuevas cepas son un alerta".

Restricciones ante el advenimiento de la segunda ola de coronavirus

El incremento de casos, sumado a la confirmación de que cuatro de las nuevas variantes de coronavirus ya tienen circulación en el país llevaron al Gobierno a imponer nuevas restricciones. La primera medida fue el cierre de fronteras aéreas con Chile, Brasil y México, países de alta circulación del virus y donde las nuevas cepas tienen desde hace semanas circulación comunitaria.

Luego se sumaron restricciones a los vuelos provenientes de Gran Bretaña (Reino Unido e Irlanda del Norte) y más adelante se intensificó el testeo a turistas. Además se impuso aislamiento en hoteles para las personas con PCR positiva.

En la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán anunció medidas adicionales. "Tenemos subidas explosivas en la última semana que pone en serio riesgo la capacidad del sistema. Es el comienzo indudable de la segunda ola. La suba de contagios en la ciudad y cómo impacta en el conurbano ya lo aprendimos, pero esta vez es un nivel alto de contagios y circulan variantes nuevas. Estamos en un escenario complicado", expresó.

En la Ciudad de Buenos Aires admitieron la aceleración en el aumento de casos. Y señalaron que siguen con atención el desarrollo de la misma. Detallaron además que la ocupación de camas de terapia intensiva por pacientes de COVID-19 es del 31,5%. Si bien consideran que el sistema puede soportar un aumento de casos, hay preocupación y señalaron que ante una eventual emergencia la propuesta es diferir chequeos de rutina.

Según Cámera, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, cuando los picos fueron escalonados, esta ola ocurrirá en simultáneo en todo el país. "En la ola anterior hubo tres olas diferentes: la de los barrios populares, la del área metropolitana y la de las provincias, pero ahora van todas juntas y a la par. El virus aprendió y hará un solo pico en simultáneo. Junio y julio serán meses de complejidad porque habrá casos en todo el país, además de las enfermedades estacionales del invierno", insistió el especialista.

Si bien el contexto es poco alentador, el avance -aunque lento- de la campaña de vacunación permite tener cierta esperanza. Según Lopardo, "El 82% de los fallecidos tenía más de 60 años y la grande mayoría fueron mayores de 70 años. No estamos lejos de darle al menos una dosis a las personas de mayor riesgo".

Igualmente, su recomendación -en sintonía con la de todas las autoridades de salud- es seguir poniendo énfasis en los cuidados: usar barbijo, mantener distancia social y optar por espacios al aire libre en caso de hacer reuniones, entre otras.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig