Los besos que todos vieron… Las llamadas que nadie conoce – GENTE Online
 

Los besos que todos vieron... Las llamadas que nadie conoce

Actualidad
Actualidad

J.R.: Te vi en la tapa de GENTE. Estás increíble.
Susana
: Ay, calláte.
J.R.: De verdad. Siempre te dije que sin ropa y sin maquillaje es como más me gustás…

Ese fue el comienzo. Así empezó la primera de las tantas charlas que mantuvieron J.R. y Susana Giménez durante el mes de febrero y los diez primeros días de marzo. El estaba en Buenos. Ella se había instalado en Miami para huirle a los problemas: Jazmín, su mascota del alma, agonizaba; los productores la presionaban para que definiera de una vez por todas su vuelta a la tevé y –encima– habría tenido su primera discusión fuerte con Jorge Rama. Las insinuaciones y halagos de Jorge Rodríguez le llegaron en el momento justo: la diva necesitaba levantar su ánimo.

ESCAPE A MIAMI. Estaba de vuelta. Tras su fugaz paso por Punta del Este, donde lució nueva figura y se animó al topless en su chacra La Mary, Susana regresó a South Beach para terminar con la decoración de su nueva residencia, la que cambió hace ocho meses por el departamento que tenía en la exclusiva Fisher Island. Y fue sola. Dispuesta a seguir a rajatabla con la dieta y el entrenamiento del doctor Máximo Ravenna (el nuevo gurú del adelgazamiento), con la que viene bajando cinco kilos por mes, se instaló para tomar distancia y poder organizar su año 2006. Mientras tanto, los J.R. comenzaron a disputarse el corazón de la diva, vía telefónica y también por e-mail.

Te extraño. Soy un charrúa enamorado que vive sólo para darle todos los gustos a su Reina”, se le declaraba el empresario uruguayo, intentando una reconciliación a la distancia. “Vos sabés mejor que nadie que lo nuestro nunca terminó”, le aseguraba el argentino buscando la reconquista. Susana, aturdida como pocas veces se la vio, ponía distancia en un intento por aclarar (o no confundir aún más) sus sentimientos. Ellos jamás se dieron por aludidos: mientras Rama la emocionaba contándole los pormenores sobre la salud de Jazmín, Rodríguez le recordaba las glorias del pasado y hasta habrían hablado de futuro.

PUNTA DE TENSION. Hay quienes creen que las casualidades no existen. Jorge Rama y Jorge Rodríguez comieron la misma noche y en el mismo lugar. En distintas mesas, claro, espalda contra espalda. Fue a mediados de febrero, en NAM, el restó top que Roberto Behrens (el candidato uruguayo de Araceli González) tiene entre los médanos de José Ignacio. Rama llegó primero, con Jazmín acurrucado en su brazo. Rodríguez, después. Los dos estaban con amigos y en charlas de negocios. No intercambiaron palabras y esquivaron las miradas durante toda la velada. Sin embargo, los dos sabían que “el otro” estaba ahí. Hubo tensión. Pero eso fue todo.

Para entonces Eunice Castro, la ex del uruguayo, ya se mostraba junto a su nuevo amor: Gerardo Moreira, otro empresario de la noche, dueño de la disco uruguaya RA, ubicada en Santa Lucía, departamento de Canelones. Para entonces Sol Bunge, la pareja del argentino, se lamentaba frente a sus amigos porque su relación ya no era como antes. Y para entonces, Susana estaba todavía sola en South Beach, decidiendo qué hacer a su regreso.

HOT LINE. Aquí, otra reproducción de las conversaciones más calientes entre la diva y su ex Jorge Rodríguez:
J.R.: Siempre dije que me gusta la Susana recién levantada, sin producción…
S.: ¡Ay, mi amor! ¡Cómo estás…!
J.R.: Vos sabés que vamos a terminar juntos.
S.: ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué? ¿Por qué?
J.R.: Nunca me fui. ¿Todavía no te diste cuenta?
S.: ¡Ay! ¡Qué miedo! No me digas eso.
J.R.: Rubia, vos sabés que es cierto.
S.: Sos tremendo. ¿No te das cuenta que ahora cortamos y yo me quedo pensando…?
J.R.: ¿Vos creés que yo no…? Te juro que si te tuviera acá no te dejo salir del cuarto.
S.: Sos malo. No me digas eso.
J.R.: ¿Cuándo volvés?
S.: ¿Para qué?
J.R.: Para saber… Quiero que me llames.
S.: No sé todavía.
J.R.: Prometéme que me vas a llamar. Prometélo, rubia…

HOLA SUSANA. No la esperó en Ezeiza. Jorge Rama prefirió ir derecho a la casa que la diva tiene en Barrio Parque. Tocó el timbre a las cuatro de la tarde, como lo hacen las visitas. Nadie le respondió. Insistió: una vez, otra más. Apenas una de las empleadas abrió la puerta, el uruguayo se quejó en voz alta: “¿Qué pasa que no atienden? Soy yo…”. Susana se había ido diez minutos antes. Ya no estaba. Sin avisarle, se internó por cuatro horas en la peluquería de su amigo Miguelito Romano para hacerse color, corte de puntas y brushing. Cuando la diva regresó, él la estaba esperando. Dicen que el primer beso fue frío, distante. La muerte de Jazmín fue el tema que, de a poco, se encargó de romper el hielo: ella quiso saber más detalles sobre el final de su perro y él la contuvo lo mejor que pudo en el instante en que se quebró.

La noche del domingo se mostraron juntos por primera vez después de mucho tiempo. Se besaron y se mimaron frente a los fotógrafos, como para demostrar que ya estaba todo bien. Cenaron en Piegari, el restaurante de Ada Fonre, una antigua amiga de la pareja Giménez-Rodríguez. Hay quienes dicen que, después, Rama le tenía preparada una sorpresa: una noche a solas en un hotel cinco estrellas, donde los esperaba el mejor champagne para brindar por ellos dos. Que ése era su regalo, porque el lunes debía estar otra vez en Uruguay y quería dejar contenta a su mujer antes de la partida.
...............................................................................
Tarde de lunes. Suenan los teléfonos una vez más.
Susana: Siempre recuerdo ese lugar que teníamos, el que para mí era el definitivo para…Jorge Rodríguez: …ver morir el sol…
S.: Sí, ése.
J.R.: No quiero comprometerte con estas llamadas.
S.: No me comprometés. Vos y yo somos viejos amigos… Lo único que…
J.R.: ¿Qué?
S.: Nada, que a veces estas charlas con vos me dan miedo…

Acaban de sobrellevar la primera crisis de pareja. Susana y Rama se reencontraron y reconciliaron en Buenos Aires. Hubo mimos, besos y pasión.

Acaban de sobrellevar la primera crisis de pareja. Susana y Rama se reencontraron y reconciliaron en Buenos Aires. Hubo mimos, besos y pasión.

Las conversaciones hot de Jorge Rodríguez a la mansión que Susana tiene en South Beach duraron todo febrero y lo que va de marzo. El empresario le asegura que van a terminar juntos.

Las conversaciones hot de Jorge Rodríguez a la mansión que Susana tiene en South Beach duraron todo febrero y lo que va de marzo. El empresario le asegura que van a terminar juntos.

“<i>Te extraño.  Soy un charrúa enamorado que vive sólo para darle todos los gustos a su Reina</i>”. (Jorge Rama a Susana).

Te extraño. Soy un charrúa enamorado que vive sólo para darle todos los gustos a su Reina”. (Jorge Rama a Susana).

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig