¡Lo que el viento nos dejó! – GENTE Online
 

¡Lo que el viento nos dejó!

Actualidad
Actualidad

Susana Giménez fue la primera en levantar polvareda, cuando se la vio haciendo topless por La Mary, la chacra que posee en Punta del Este, dentro del selecto barrio Rincón del Indio. Ahora bien, de este lado del charco, en la vereda argentina, fue Moria la que alzó la bandera del bronceado sin marcas. En su estadía en Mar del Plata, donde se presenta con Brujas –junto a Thelma Biral, Nora Cárpena, Graciela Dufau y Leonor Benedetto, en el teatro Lido–, la morocha aprovecha el buen clima que entrega la temporada para rendir culto a Febo sin prejuicios.

Eso sí –por ahora al menos–: elude la playa. En la piscina del hotel Hermitage, donde se hospeda, la diva cultiva su predilección por el topless, haciendo caso omiso a las miradas curiosas. Allí, además de sus lolas, Casán deja al descubierto los beneficios de la medicina ortomolecular que le practica desde tiempo atrás el doctor Rubén Mühlberger, a esta altura su gurú estético. “Vivo un rejuvenecer permanente”, asegura la actriz, que viaja cada lunes a Buenos Aires para no descuidar su tratamiento. A los cuidados médicos, además, les suma buenos hábitos: “Agua mineral, fruta todos los días, pescadito... y sobre todo, mucha atención a la piel”.

Tanta belleza externa tiene su buen correlato en el estado de su corazón. Desde los inicios del verano, Moria se muestra muy cerquita de Pucho, ¿su nuevo sex toy? “Nada de eso. Es un amigo con el que flirteamos. Pero, ojo: no es el único. ¡Este es el verano del biflirt! Siempre hay alguien más también cerquita”, explica ella con su inimitable estilo. Y una curiosidad: Carlos Antonio Foglia –tal el verdadero nombre de Pucho– es un galán mucho más maduro que las anteriores conquistas de Moria. Lo que habitualmente se describiría como un hombre “hecho”: pasó dos años viviendo en Escocia y ahora se dedica al negocio gastronómico en Mardel, donde tiene una parrilla en el barrio Los Troncos, y el bar Quà, en Playa Grande, al que Moria suele concurrir a cenar. Además, y como quien no quiere la cosa, es fuerte accionista de una empresa petrolera ubicada en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Lo obvio para lograr conquistar a esta diosa sin edad... Moria deslumbra con una figura de alto impacto. Cada tarde se broncea sin las molestas tiritas de una bikini y brinda sobradas pruebas de los beneficios de la medicina by Mühlberger.

Moria deslumbra con una figura de alto impacto. Cada tarde se broncea sin las molestas tiritas de una bikini y brinda sobradas pruebas de los beneficios de la medicina by Mühlberger.

Después de un poco de sol cerca de la piscina, Moria se retira a su suite en el hotel Hermitage, donde sólo la acompaña Cristóbal, su chihuahua.

Después de un poco de sol cerca de la piscina, Moria se retira a su suite en el hotel Hermitage, donde sólo la acompaña Cristóbal, su chihuahua.

Por la noche la aguarda su función con Brujas, en el teatro Lido, y cena con Pucho, su nuevo “flirt”, como ella misma lo define.

Por la noche la aguarda su función con Brujas, en el teatro Lido, y cena con Pucho, su nuevo “flirt”, como ella misma lo define.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig