“Lo pasé de la mejor manera: con mis seres queridos” – GENTE Online
 

“Lo pasé de la mejor manera: con mis seres queridos”

Actualidad
Actualidad

Con la argentinidad a flor de piel, rodeado de sus afectos y cada vez más cómodo en su rol de “superpibe” nacional, Lionel Messi festejó como la idiosincrasia manda: con un suculento asado. Ya habían transcurrido 13 horas de su cumpleaños número 23, fecha cifrada y misteriosa si las hay, cuando comenzó a disfrutar del almuerzo. “Tan joven y tan viejo”, diría Joaquín Sabina. Apenas un muchachito, todavía fan de la Play Station, carita de nene, y ya protagonista de la historia futbolera internacional.

Fue un 24 de junio cuando Leo asomó al mundo, el mismo día en que murieron Gardel y el Potro Rodrigo, el del nacimiento de Fangio, Riquelme, Sábato... Combinación cósmica, el hijo de Jorge y Celia no podía escapar al destino de grandeza. El, ajeno a las especulaciones esotéricas, se desenvolvió con la simpleza que lo caracteriza. Nada de estridencias: apenas una reunión familiar y la satisfacción de celebrar en medio de un Mundial que puede ser suyo. La frutilla del postre (de la torta, habría que decir) fue la presencia de su novia, Antonella Roccuzzo.

Mimos para el crack, que nunca vienen mal. Uno de los primeros en palmearle la espalda fue su compañero de cuarto, Juan Sebastián Verón. En la concentración del equipo, ya tranquilo con la clasificación a los octavos de final, la Bruja comenzó con la ronda de felicitación. Pasaron todos, incluido el propio Diego Maradona, quien cada vez ejerce una imagen más paternal sobre el rosarino. Le dio la 10, la cinta de capitán (en ausencia de Mascherano) y vive protestando porque los rivales lo maltratan. Y espera por el gol de su estrella, con mayor ansiedad que el propio Messi. No faltó el regalito, obviamente: una camiseta albiceleste, con el número 23, y una dedicatoria especial escrita sobre la tela: “con todo mi cariño y admiración”.

¿Cómo transcurrió el jueves cumpleañero de Leo? El día libre le cayó de perilla. Con el triunfo ante Grecia consumado, sin necesidad de trabajar demasiado para recuperarse del desgaste, los muchachos gozaron de una jornada de esparcimiento. Leo esperó en el High Performance Center de Pretoria, donde se encuentra concentrado, y al mediodía lo fueron a buscar. Sus hermanos Matías (30) y Rodrigo (28), a bordo de un Toyota gris, pasaron por el lugar y no sólo recogieron a la joyita: también subieron a Martín Palermo, que iba para la misma zona donde alquilan los Messi (en el bello barrio de L’mae Gazella).

Los padres de Leo, que pensaban arribar a Sudáfrica para festejar con el nene, no pudieron viajar por un inconveniente con los pasajes. Pero se comunicaron por teléfono y charlaron largo y tendido. Sí estuvo su hermana Marisol (16) y, quedó dicho, su novia Antonella. Con 22 años, la rosarina se ha convertido en una parte importante en la vida del diez. Según contó Messi, se conocen desde chicos. De hecho, es prima de un gran amigo suyo y crecieron juntos, compartiendo tiempo con sus respectivas familias.

Recién en febrero de 2009, GENTE los descubrió de la mano y la noticia recorrió el planeta. Se los veía pasear abrazados, felices, por las calles de Barcelona. Lejos de todo divismo, sin ínfulas de botinera moderna, Antonella representa lo opuesto: bajo perfil, gestos medidos y cero relación con los medios. Su estadía en el Mundial junto a los Messi, primera gran cita desde que oficializaron el noviazgo, marca el nivel de compromiso. Futura nutricionista, esquiva a los periodistas con la misma habilidad que su chico muestra en la cancha. Cosa que a Leo lo debe enamorar. De gran relación con su cuñada Marisol, ya salió de shopping con ella, al Menlyn Park de las afueras de Pretoria.

Cuatro años atrás, en su primera experiencia mundialista, Leo celebró su cumpleaños de otra forma: Argentina jugaba con México por los octavos de final, lo eliminaba del torneo (vaya coincidencia) y el pibe de 19 años ingresaba desde el banco de suplentes. Otra época, otras responsabilidades. Bajo el ala de Diego, el crack asume ahora un rol diferente. Y la repercusión de sus movimientos también asume otra cara. Por caso, hubo una frondosa guardia periodística en la puerta de la residencia que los Messi ocupan en Sudáfrica, pero él no quiso hablar demasiado. Apenas deslizó alguna frase suelta, agradeciendo los saludos y contando que todo había salido perfecto. “Me sentí muy feliz, porque pasé mi cumple de la mejor manera: con mis seres queridos”, comentó. Tan simple y tan profundo como eso.

El jueves 24 de junio, el crack de la selección festeja entre íntimos, en la casa que alquilaron sus hermanos en Pretoria. Sólo un deseo bastaría para hacerlo feliz: levantar la copa el 11 de julio.

El jueves 24 de junio, el crack de la selección festeja entre íntimos, en la casa que alquilaron sus hermanos en Pretoria. Sólo un deseo bastaría para hacerlo feliz: levantar la copa el 11 de julio.

Desde la platea, Antonella sufre las patadas a su novio y celebra cada gambeta.

Desde la platea, Antonella sufre las patadas a su novio y celebra cada gambeta.

Soportando el rigor del mexicano Osorio. El 10 argentino es uno de los jugadores más golpeados en lo que va del Mundial. Para muchos defensores, es la única forma de frenarlo…

Soportando el rigor del mexicano Osorio. El 10 argentino es uno de los jugadores más golpeados en lo que va del Mundial. Para muchos defensores, es la única forma de frenarlo…

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig