«Lo importante no es que vamos a ganar, sino que cumpliremos todo lo prometido» – GENTE Online
 

"Lo importante no es que vamos a ganar, sino que cumpliremos todo lo prometido"

Actualidad
Actualidad

Y, al fin, pasaron los correspondientes debates. El único que tuvo a los
cuatro principales candidatos -por TN-, y el que quedó rengo -el de Jorge Lanata-.
Mauricio Macri, frente al final de la campaña, fue al primero y estuvo ausente
con aviso del segundo. En una charla con GENTE, contó las razones, y además
habló de todo a sólo cinco días de las elecciones.

-¿Por qué?

-Porque dijimos que íbamos a ir a un solo debate, le dimos a Ibarra la
posibilidad de elegir uno para encontrarnos y optó por TN. Y, en definitiva,
porque en vez de un debate donde iban a prevalecer las agresiones decidimos ir a
un programa (Nota: el de Mariano Grondona) donde íbamos a tener tiempo para
contar nuestras propuestas.

-Siempre es bueno discutir ideas, pero así como se dio, ¿el debate sirvió para
algo?

-¡Qué pregunta! ¿No?... A mí me sirvió para reconfirmar lo bien que he hecho en
meterme en política. Porque, o renovamos las formas y los estilos, o la
Argentina no tiene solución.

-¿Qué fue lo que más le molestó?
-La agresión, la calumnia, la chicana, la poca intención de discutir en serio
cuál propuesta era mejor. Y además, me dolió porque hubo un permanente agravio a
mi padre y mi familia, queriendo asentar que él se benefició en los 90 con el
Estado, algo que no comparto. Y además, mi padre es mi padre, y yo lo quiero
mucho, pero el candidato soy yo. Entonces, por qué no meterse conmigo
directamente y, en todo caso, criticar algo que no haya gustado de mi actuación
pública, que es en Boca Juniors. Incluso, aunque a los que no les gusta creer
nada no lo van a aceptar, seguramente a mi padre le fue mucho mejor en los 80
que en los 90.

-Habló, el viernes, de "la porquería de la politiquería". Ojo, porque se está
adentrando en esa selva... ¿Está realmente preparado para jugar ese partido?

-Y... es una jungla. Por suerte, acá se eligen a todos los diputados de nuevo,
así que si hacemos una buena elección vamos a tener un muy buen bloque de
diputados propios. Y a partir de ahí vamos a poder plantear las reformas de
fondo que necesita la ciudad.

-¿Cuáles son?

-Un nuevo código de convivencia, la intangibilidad de los recursos de educación,
una nueva ley de código fiscal con una baja de los impuestos, el 15 por ciento
en ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza) y el 15 por ciento en patentes, encarar
una reforma política de entrada para acabar con las listas sábana y una nueva
ley de contrataciones para tener pliegos de contratación de obras y servicios
más transparentes.

-Señaló que le sacará de encima un problema al Gobierno nacional, a pesar de que
Kirchner le dio todo su apoyo a Aníbal Ibarra. ¿Cuál es su sensación?

-Todo el entorno del Presidente está jugando para Ibarra. Pero acá no es tan
importante a quién apoya el Presidente, sino quién va a acompañarlo mejor a
partir del 10 de diciembre, resolviendo los problemas concretos de la ciudad de
Buenos Aires, que hacen a la recuperación de la Argentina entera. Empezando por
la seguridad, el puerto, el transporte público, que son hoy todas
responsabilidades que pesan sobre sus espaldas. El verdadero apoyo al presidente
Kirchner es ayudándolo con una Buenos Aires pujante. Y hoy, claramente, Ibarra
no lo está ayudando.

-Como usted dice, si gana las elecciones porteñas, se convertirá en un referente
político a nivel nacional. Esta semana hubo dos temas que parecieron dividir
aguas en el Gobierno entre el vicepresidente Daniel Scioli y parte del gabinete.
Tema uno: tarifas. ¿Qué habría que hacer?
-Primero, creo que le hace bien a la Argentina tener un vicepresidente activo,
con opinión, y que esté preocupado por la dinámica del crecimiento, de la
producción, de la economía, en definitiva. El país tiene que aumentar la
velocidad de crecimiento para lograr lo antes posible que se reinserte ese 50
por ciento que está bajo la línea de pobreza. Los planes Jefas y Jefes de Hogar
han sido una muy buena solución de corto plazo. Si esto perdura en el tiempo,
estaremos destruyendo la capacidad de trabajo de la sociedad. Y sobre las
tarifas, habrá que encontrar un equilibrio. Necesitamos servicios públicos de
calidad, porque si no, no sólo entrará en peligro nuestra calidad de vida, sino
los mecanismos de producción. Hay que encontrar los medios, pero sin castigar a
la clase media y baja, que ya vienen muy sufridas por salarios congelados y una
inflación que ha duplicado el valor de las cosas en general.

-El otro tema de esta semana fue la anulación de las Leyes del Perdón. ¿Cuál es
su postura?
-Es un tema muy doloroso, muy doloroso... A pesar de los esfuerzos que han hecho
los gobiernos democráticos, no se ha podido resolver íntegramente. La única cosa
que tengo clara es que, hagamos lo que hagamos, creo que tenemos que hacerlo
dentro de la Argentina. Ningún delito cometido por argentinos dentro de nuestras
fronteras debe ser juzgado en otra parte que no sean nuestros tribunales.

-Volvamos a la ciudad de Buenos Aires y al 24 de agosto. La campaña fue sucia.
¿Cree que habrá elecciones limpias?
-Espero que sí... aunque sea eso. Porque, la verdad, la campaña ha sido de una
agresividad y de un nivel de impunidad tremendos. Es inaudito cómo se utilizó el
Estado para hacer campaña. Aunque sea, que el 24 sea todo correcto.

-Hoy por la mañana visitó el colegio Otto Krause. Precisamente, una institución
creada para un país en expansión, con tecnología... ¿Habrá un proyecto similar?

-La visita de hoy me produjo emoción, y a la vez tristeza. Porque pensé que cómo
puede ser que haya habido gente con tanta visión y sentido verdadero del
progresismo, y de golpe tantos años de chatura, de ir perdiendo los ejes del
crecimiento, de ir generando una década tras otra una pérdida de objetivos
claros, de rumbo. Uno ve ahí cómo hace tantos años los hermanos Krause le dieron
importancia a la educación técnica en este caso. Y otros lugares, como el
Palacio Bernasconi, el Nacional de Buenos Aires... Nosotros vamos a trabajar
muchísimo en la educación pública. La calidad va a ser un desafío absoluto. Y en
el caso de la educación técnica, es fundamental por la posibilidad de inserción
laboral inmediata en primeros oficios, en las PyMEs, en la producción
domiciliaria. Con todo eso nos vamos a conectar.

-Usted no es el primer Macri que se dedica a la política, ¿verdad?
-Muchos se van a sorprender con esto, pero mi abuelo, apenas terminó la guerra,
fundó un partido en Italia, llamado Uomo Qualunque (El Hombre Cualquiera), un
partido de protesta, socialista. Se llamaba Jorge Macri, y era una mezcla de
filósofo, empresario, escritor, periodista... El me enseñó a jugar al ajedrez.
En la primera elección que se presentó, a nivel nacional, sacó el 5 o el 6 por
ciento de los votos. Fue un éxito importante para un partido nuevo en esa Italia
de posguerra. Pero después decidió venir a vivir a la Argentina con sus hijos,
con mi padre...

-¿Y al segundo Macri cómo le va a ir en la política?
-(Sonríe)... Muchísimo mejor. Pero lo importante no será la cantidad de
votos, sino que después cumpliremos todo lo que estamos prometiendo. Vamos a
ganar porque tenemos que recuperar a nuestra querida ciudad de Buenos Aires.

El sábado, saliendo del colegio Otto Krause. Mauricio Macri dijo: La educación técnica es fundamental por la posibilidad de inserción laboral inmediata".">

El sábado, saliendo del colegio Otto Krause. Mauricio Macri dijo: "La educación técnica es fundamental por la posibilidad de inserción laboral inmediata".

Isabel Menditeguy, su mujer, fue con su hermana Betina y sus sobrinos a apoyar a Mauricio. Discreta, se ubicó en el fondo del salón, y al terminar el acto, lo saludó y se fueron por separado.

Isabel Menditeguy, su mujer, fue con su hermana Betina y sus sobrinos a apoyar a Mauricio. Discreta, se ubicó en el fondo del salón, y al terminar el acto, lo saludó y se fueron por separado.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig