“Llevo la bandera de la libertad y la alegría” – GENTE Online
 

“Llevo la bandera de la libertad y la alegría”

Actualidad
Actualidad

Siempre fui muy luchadora. Cuando empecé, en el setenta y dos, tuve que pelearla, porque estaba separada y tenía una hija de tres años, y desde entonces no aflojé nunca…”, recuerda Susana, que decidió ponerse el vestido más corto de la producción de la tapa de GENTE, un collar de Christian Dior que compró en Dubai, un cinturón de Cavalli y unos zapatos que compró en Londres “pero no te digo dónde ni de quién son, porque no quiero que lo descubran”.

–¿Cómo se define?
–Soy una buena mina. Siempre digo lo que pienso…, pero con educación. Soy diplomática y auténtica.

–¿Más o menos como quién?
–Un poco a lo Tita Merello, te diría…

–La gente la considera más popular que… la escarapela, casi. ¿Qué siente?
–Es un honor, y se lo agradezco a la gente, sobre todo por el lugar que me dio en su familia.

–¿Qué lugar, cree?
–Estoy tan inmersa en todos los hogares, que sus habitantes me consideran como parte de ellos y de sus casas.

–¿Por qué la quieren? ¿Cuál es el secreto?
–Porque les alegro la vida.

–¿Siempre y a todos, o…?
–Hay varias generaciones que me siguen: por algo será… El amor del público me conmueve siempre, por más años que pasen, y la gente lo percibe. Ese amor no se puede fingir. Si no es auténtico, ¡chau!: te abandonan…

–¿Qué personajes de la historia argentina le interesan?
–San Martín y Belgrano. Hace muchos años que empecé… pero no los conocí (bromea). Sin embargo, son mis ídolos. Belgrano porque fue importante, serio, vivió para su patria, y murió pobrísimo.

–¿Y de las mujeres, quién o quiénes?
–Mariquita Sánchez de Thompson me parece una diosa. Hace poco publiqué su biografía en mi revista, y su historia me impresionó muchísimo.

–¿Por qué, en especial?
–Sobre todo, porque en su casa se cantó por primera vez el himno. Además, creó la Sociedad de Beneficencia. Era de lo más canchera de esa época.

–¿Qué personaje actual le parece un prócer?
–Eva Perón. ¡Por supuesto!

–¿Qué imagen suya podría pasar a la historia?
–Me sorprendí cuando me vi en la tapa de Billiken. ¿La verdad?: fue muy emocionante, me pasaron mil cosas por la cabeza…

–¿Cuando era chica participaba de los actos patrios?
–Me hubiera gustado ser abanderada y ponerme los guantes blancos que se usaban antes para llevar la bandera, pero nunca lo conseguí porque no era buena alumna. Eso sí: al escenario me subía siempre… ¡porque era muy vivaracha!

–¿Se siente abanderada de las mujeres?
–Sí, un poco, porque llevo la bandera de la libertad y la alegría…

–Hace poco también se la vio como una gran madre, porque defendió con todo a su hija Mercedes…
–No… Sólo la defendí una vez. Ella tiene el perfil más bajo que conozco, y el lío se hizo público porque es mi hija. No le gusta nada aparecer en las revistas. La última foto que hicimos juntas fue para Radiolandia y ¡ella tenía siete años!

–¿Su nieta se parece a usted?
–¡Sí! Lucía es bravita y pizpireta. Mecha, en cambio, es una santa…

–La apoyaría a Lucía si un día va a su casa y le dice: “Abu, quiero ser modelo o actriz, ¿me das una mano?”
–Si me dice Abu… ¡muere en ese momento! Ya le ofrecieron trabajar como modelo, pero hasta que no termine el colegio, ¡ni hablar!

–¿Le presentó algún novio?
–No, por ahora no. Y si me presenta uno… ¡me muero de celos!

–¿Cómo es Manuel, su otro nieto?
–Tranquilo, introvertido, no contesta…

–¿Le hubiera gustado ser una estrella de Hollywood?
–¡Sí! Cuando era chica iba al cine, después les escribía cartas, y me contestaban… Era muy cholula.

–¿Sus virtudes?
–Varias. Pero tengo dos muy importantes…

–Confiese…
–Nunca le hice mal a nadie, y jamás me acosté con alguien para conseguir un papel.

–¿Por qué siempre critican a los hombres con los que sale?
–Muchos me dicen que ellos no me llegan ni a los talones… pero entonces, ¿adónde voy a encontrar uno? ¿Creen que tengo que salir con el príncipe de Mónaco? Nooo…: los que más me gustan son los hombres comunes.

–¿Los hombres le mintieron siempre?
–No sé… Los hombres, a diferencia de las mujeres, por lo general son más mentirosos, menos monogámicos. A mí me amaron con locura, pero también me engañaron…

–¿Y?
–…Y después los perdoné.

–¿Perdona todo, o hay algo que no?
–La mentira, la...; no, mejor dejémoslo ahí.

–¿Cómo se lleva con la tecnología, con internet?
–Uso la compu para levantar mi correo y para jugar. A la noche, cuando no me puedo dormir, me quedo en la cama jugando con la notebook. Siempre me acuesto y me despierto tardísimo. Me acostumbré a los horarios del teatro, y no me duermo ni con una pastilla.

–Dijo que nunca más dormiría con un hombre… ¿Por qué?
–Porque roncan y patean. Me encanta estar sola en mi cama.

–¿Usted ronca en la cama?
–No sé… Nunca nadie se animó a decírmelo.

–¿Tiene twitter?
–Sí, tengo twitter, pero no soy como Wanda Nara, que publica su vida por ahí… Es muy naif, muy inocente. Yo sufrí mucho porque siempre publicaron mi vida, y ahora me cuido. En realidad, también soy inocente, y por eso me pasan las cosas que me pasan: por confiar mucho en la gente.

–¿Qué cambiaría de su vida, si pudiera?
–A pesar de los errores que cometí, no cambiaría nada. ¡Nada!

–¿Qué opina de las nuevas leyes que se debaten?: despenalización de la droga, matrimonio gay, aborto…
–Soy antidroga total: ¡la detesto! No estoy de acuerdo con la despenalización. El matrimonio gay me parece bárbaro, porque tendrán los mismos derechos y no dejarán en bolas a su pareja. Pero no me gusta opinar de esos temas, porque después lo levantan en todos lados, y me matan... Unica e irrepetible, Susana Giménez es nuestra gran diva nacional. “Agradezco a la gente porque me deja meterme en su casa y en su familia”, dice.

Unica e irrepetible, Susana Giménez es nuestra gran diva nacional. “Agradezco a la gente porque me deja meterme en su casa y en su familia”, dice.

“Hay varias generaciones que me siguen: por algo será... El amor del público me conmueve siempre, por más años que pasen, y la gente lo percibe. Ese amor no se puede fingir. Si no es auténtico... ¡chau!... Te abandonan”

“Hay varias generaciones que me siguen: por algo será... El amor del público me conmueve siempre, por más años que pasen, y la gente lo percibe. Ese amor no se puede fingir. Si no es auténtico... ¡chau!... Te abandonan”

Llegó lista (con peinado y make up) al estudio de fotografía de Editorial Atlántida y sólo pidió un cepillo para retocar su melena platinada. En treinta minutos, Su posó “cual pin-up girl”, según ella misma definió, de magnífico humor. Fue entre las ocho y media y las nueve de la noche del martes 18 de mayo.

Llegó lista (con peinado y make up) al estudio de fotografía de Editorial Atlántida y sólo pidió un cepillo para retocar su melena platinada. En treinta minutos, Su posó “cual pin-up girl”, según ella misma definió, de magnífico humor. Fue entre las ocho y media y las nueve de la noche del martes 18 de mayo.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig