Vino en lata: cómo nació la tendencia que se consolida en los mejores bares de Buenos Aires – GENTE Online
 

Vino en lata: cómo nació la tendencia que se consolida en los mejores bares de Buenos Aires

Bodega Santa Julia fue la primera en introducir este tipo de envases a nivel nacional, lanzó cuatro etiquetas y sigue en tendencia en el mundo del vino.
LifeStyle
LifeStyle

Los mitos urbanos son miles, todos lo sabemos. Dentro del mundo del vino pasa lo mismo: que el vino se tiene que tomar de tal forma, que se tiene que servir de tal otra. Este tipo de frases parecen quedar cada vez más de lado a medida que surgen nuevas maneras de ingerir la bebida. 

Es que el mundo del vino se ha ido bifurcando en diferentes ramas y cada vez toma mayor protagonismo dentro de las nuevas generaciones, siendo esta una bebida alcohólica innovadora. 

En este marco, a medida que cambian las tendencias, también cambian los procesos dentro de la elaboración del vino y sus envases: el vino en lata llegó para quedarse y Bodega Santa Julia, la primera en implementar este tipo de envase, sabe que se puede disfrutar solo o acompañado, en casa, en un restaurante o en cualquier lugar al aire libre. No importa dónde ni con quién, el vino se disfruta. 

Luego del éxito de Santa Julia Chenin Dulce Natural, la bodega sumó tres nuevos vinos en lata con un objetivo claro: ampliar los momentos de consumo con un formato más portable; las costumbres cambian y los consumidores también. Vanguardista, bienvenido a este viaje por las nuevas etiquetas que ya son furor dentro del mercado.

269ml de innovación y excelencia. Con este nuevo formato de presentación, Bodega Santa Julia presentó Tintillo, Santa Julia Orgánica Rosé, Santa Julia Dulce tinto y Chenin Natural, cuatro vinos diferentes para todos los gustos.  

Manteniendo su impronta innovadora desde 1996, la bodega sigue explotando los suelos mendocinos con un vino de calidad. Además, Bodega Santa Julia reafirma día a día su compromiso con la sustentabilidad, esta vez por el nuevo envase de vino en lata y su capacidad de mayor reciclaje.

Asimismo, este nuevo envase posee mayor rigidez al ser de aluminio. El día que lo abras te darás cuenta, pero el gas se disipa y no se integra al vino; la mejor forma de testearlo es probándolo. 

Empezamos por Tintillo, un vino que, de alguna forma, creó una categoría dentro de los vinos tintos, ya que está elaborado con uvas mediante maceración carbónica (orgánica). Si te estás preguntando de qué se trata este proceso, te lo cuento en una línea: es la fermentación de racimos enteros de uvas que tiene como resultado un vino frutado con una frescura particular que lo vuelve ideal para beber bien frío.

Primero por los ojos, dicen...tal es así que cuando lo veas podrás apreciar ese violeta intenso y aromas que recuerdan a frutillas, cerezas y frambuesas características de la maceración carbónica. Bodega Santa Julia trae este nuevo vino en lata que no hace extracción de tanino y que deja una sensación áspera en boca, con una buena acidez natural que aporta frescura y lo hace fácil de tomar.

Un refresco para tus días

Santa Julia Orgánica Rosé es otra de las nuevas etiquetas de vino en lata de Bodega Santa Julia. La misma se caracteriza por ser refrescante, siendo un vino fácil de beber. Más allá que recién arribó a Argentina, el mismo ya se comercializaba en el exterior, así que lo podés degustar en diferentes puntos de venta.

Es un vino rosado de Malbec orgánico, enfocado en la agricultura sostenible, siempre alineado al cuidado del medio ambiente y la biodiversidad de su lugar de origen; Maipú, Mendoza. A tus ojos, verás un color piel de cebolla y sentirás un aroma a frutos rojos. ¿Tienta?

9 de cada 10 argentinos lo aman

No importa tu edad, no importan tus gustos, el nuevo vino en lata Dulce tinto de Bodega Santa Julia es el ideal para acompañar comidas livianas; un tapeo, una picada. ¿Cómo la ves?

100% bonarda, con aromas a frutas rojas frescas y ligeramente dulce, esta nueva etiqueta es muy fácil de beber, especialmente para aquellos que recién están incursionando en el mundo del vino. No hay paladar que resista a este vino que funciona también para elaborar tragos y sangrías, como así también para acompañar un postre.

Blanco que te quiero blanco

Además de estas 3 etiquetas, Bodega Santa Julia ya contaba con Chenin Dulce Natural, un éxito en los comienzos del vino en lata. Con 7 y 7,5% de alcohol, esta etiqueta es un vino blanco de Santa Julia con graduación alcohólica muy baja, para que puedas sentir el dulzor natural de la uva. Dato; no tiene azúcar agregado, el dulzón que sentís es un remanente del azúcar propio de la uva.

Con Chenin, tu paladar queda suave y untuoso. Dicen que cuando lo probás, enloquecés. Es que se había pensado para un atardecer, pero hoy su consumo se da también en comidas; es más que un vino, es un compañero en tu día a día.

Los años pasan y los mitos también. Con este nuevo tipo de envases, las nuevas etiquetas de vino en lata de Bodega Santa Julia, que están a un precio sugerido al público de $230 cada una, ya están listas para que puedas vivir una experiencia única sin importar ni con quién ni dónde lo consumas. 

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig