Ahora leyendo
Rosa Reina, de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva revela: “Sentimos que estamos perdiendo la batalla”

Rosa Reina, de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva revela: “Sentimos que estamos perdiendo la batalla”

Avatar

Se refirió al estado crítico de los centros de salud: aun en los casos en que se incrementaron los insumos –salas, camas y respiradores– faltan profesionales capacitados para la atención. 

Se cumplen seis meses desde que se conoció el primer caso de Covid-19 en Argentina. Desde entonces, la sociedad entera empezó a mirar la cantidad de casos confirmados, el número de tests por millón de habitantes y la cantidad de fallecidos según sexo y edad. Argentina registró desde entonces 428.239 casos positivos. De esos pacientes se recuperaron 308.376 y fallecieron 8.919.

Hace semanas, los más atentos miran también el nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva. Actualmente, 2.314 de los casi 111 mil casos activos se encuentran en estado crítico. Uno de los objetivos de la cuarentena decretada a mediados de marzo era mejorar la capacidad del sistema de salud, para evitar que se desbordara con los brotes de Covid-19

“Tengo un paciente que ya va más de 35 días y aunque está consciente no lo podemos desvincular del respirador. Es mucho. Por las estadísticas internacionales podemos esperar que haya pacientes que estén más tiempo”

Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva

En este contexto, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva escribió una carta en la que los profesionales manifiestan su desesperación por el alto nivel de ocupación de camas y piden colaboración a toda la población, a fin de evitar que se desborde el sistema de salud. “Sentimos que estamos perdiendo la batalla“, dicen los profesionales que se encuentran en la primera línea de lucha contra Covid-19.

Según Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, “en marzo había en el país unas 8.500 camas de terapia intensiva, de las cuales un 60 o 70 por ciento contaba con respirador”. Según la médica, que trabaja en el Hospital San Martín de La Plata, el número se incrementó a 11.500 unidades, de las cuales cerca del 80 por ciento cuenta con respirador

“Acá fue tsunami, porque el sistema de salud no estaba preparado”

Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva

Aunque celebra este crecimiento, la especialista marca enseguida la falta de recursos humanos. “En marzo los profesionales de terapia intensiva eran muy pocos. Había unos 1.800 o 2.000 médicos en todo el país, alrededor de 400 enfermeros y entre 350 y 400 kinesiólogos intensivistas. Eso hace que la relación personal/paciente sea escasa. Hay una sugerencia de que haya 4-7 pacientes por cada médico y uno o dos pacientes por cada enfermero, dependiendo de la gravedad del paciente. Estamos lejos de alcanzar ese número. Eso lamentablemente no cambió con la pandemia, porque estas especialidades necesitan años de formación”. 

Además, alerta sobre la distribución de esas camas de terapia intensiva: “Es muy difícil poner en funcionamiento esa cantidad de camas con esta cantidad de profesionales. Y a eso se suma la desigual distribución a nivel territorial: hay provincias como Chaco, Formosa, La Rioja donde casi no hay intensivistas. Cuesta mucho la formación de los intensivistas”, señala. 

–¿Cómo se van ocupando esas camas de terapia intensiva?

–Hay un triage: el caso leve probablemente sea derivado a un centro de aislamiento. Si necesitás cuidados puede ser que quedes en una internación clínica. Si es un caso más complejo, entonces llaman a los intensivistas e ingresamos al paciente a la terapia. Puede ser que no sea necesario el respirador, pero eso ocurre en muy pocos casos, o que en poco tiempo sea necesario intubarlos y ventilarlos. En promedio, los pacientes que precisan Asistencia Respiratoria Mecánica están 14 días en terapia. Ahora tengo un paciente que ya va más de 35 días, y aunque está consciente no lo podemos desvincular del respirador. Es mucho. Y nosotros recién estamos comenzando. Por las estadísticas internacionales de Europa o Estados Unidos, podemos esperar que haya pacientes que estén más tiempo. 

–¿En qué se actuó bien y en qué nos equivocamos?

Puede interesarte

–Yo no diría que nos equivocamos. Íbamos viendo qué pasaba en el resto del mundo. Ésa fue una gran ventaja para nosotros. De otros lados nos advertían que ni siquiera se parece a la gripe H1N1. Acá fue tsunami, porque el sistema de salud no estaba preparado. Advertimos eso en su momento y ahora nos dimos cuenta de que sistemas de salud altamente preparados estaban colapsados y yo creo que la cuarentena fue y es una buena medida. Hay un principio básico, que es que si tenés un brote tenés que aislarlo y evitar que se disemine. Tenés que aislar a los infectados y evitar que la infección llegue a otros. Nosotros acompañamos las decisiones del Gobierno, que fueron bastante consensuadas. Se prolongó, pero porque tenía que ser así. A veces es difícil de sostener el aislamiento. También es cierto que aun en cuarentena hay muchas personas que seguían saliendo. Muchas personas estaban viendo afectada su economía. 

Así lucía el sector para pacientes con Covid-19 en el Hospital Posadas.

–¿Creés que el sistema de salud se tornó más resistente para enfrentar a la pandemia?

–Esperemos que sí, pero estamos acercándonos al límite. Por eso tenemos que ser extremadamente cuidadosos y pensar como sociedad. El Gobierno está mirando muy de cerca lo que está pasando. Es algo dinámico. No hay una receta. Tengo muy claro que no quiero llegar a la situación de decidir a quién le pongo el respirador.

–¿Cómo creés que va a seguir esto?

–Vamos a tener por lo menos 15 días o un mes con incremento de casos. Ojalá sea sólo este tiempo y no más, porque en otros países fueron dos o tres meses. Veo lo que pasó en otros lados, que nos da cierta idea de lo que puede pasar acá.

Fotos: Fabián Uset. 
Ir Arriba