Ahora leyendo
Las autoridades bolivianas no pueden frenar la falsa noticia de que el dióxido de cloro es una cura milagrosa para el coronavirus

Las autoridades bolivianas no pueden frenar la falsa noticia de que el dióxido de cloro es una cura milagrosa para el coronavirus

Avatar

Se trata de un blanqueador llamado “Solución Mineral Milagrosa” por grupos naturistas, que difunden falsas noticias sobre sus propiedades, mientras aumentan los casos de lesiones por su consumo.

La confusión sobre los posibles efectos benéficos del dióxido de cloro para combatir el coronavirus, que en la Argentina tuvo a la conductora Viviana Canosa protagonizando un escándalo, se extendió en Bolivia como una marea de desinformación, impulsada por una red de defensores de la medicina alternativa que aseguran que es la solución a la pandemia y a prácticamente cualquier enfermedad.

Un grupo de legisladores está impulsando un proyecto de ley que legaliza el blanqueador tóxico como tratamiento para el coronavirus, a pesar de la oposición del Ministerio de Salud, y de que los médicos y científicos no sólo dicen que no tiene ningún valor médico, sino que advierten que su uso podría ser mortal.

Lamentablemente, esas prevenciones se están haciendo realidad y ya hay informes de lesiones y muertes de personas que buscan la cura para el coronavirus en esta sustancia. Incluso se difundieron imágenes de un paciente boliviano que consumió dióxido de cloro y ahora tiene lesiones e inflamaciones graves en el esófago, el órgano que conecta la boca y el estómago.

Estas imágenes clínicas aparecieron en una nota compartida entre los médicos bolivianos ante el aumento de pacientes que consumen este tipo de lejía, que se suele usar como desinfectante o como blanqueador de papel.

En Bolivia es ilegal promover el dióxido de cloro como sustancia médica, pero en un país con débil infraestructura de atención médica, la promesa de soluciones milagrosas se ha extendido rápidamente entre la población y en todo el país se han reportado numerosas lesiones y una muerte entre quienes lo consumieron.

En julio se reportaron tres personas intoxicadas por la sustancia en El Alto y diez en la ciudad de Cochabamba. En la ciudad de Trinidad, los médicos creen que la muerte de una mujer se debió al consumo de lejía.

Puede interesarte

Por su parte, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) dijo que su presencia en el mercado es ilegal y explicó los efectos adversos que tiene este producto cuando se consume en las dosis indicadas por quienes lo recomiendan. Son: dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, intoxicaciones, fallo renal y metahemoglobinemia.

Bolivia tiene 118.000 casos de coronavirus (87.031 recuperados) y 5.200 muertes entre sus 11 millones de habitantes. En la última jornada hubo 586 nuevos contagios y 31 muertes.

Ir Arriba