Roberto Petersen: se cansó de la bioquímica, viajó a Francia y Estados Unidos para aprender gastronomía, y hoy en día trabaja con sus hermanos – GENTE Online
 

Roberto Petersen: se cansó de la bioquímica, viajó a Francia y Estados Unidos para aprender gastronomía, y hoy en día trabaja con sus hermanos

El "alumno ejemplar" de la familia Petersen habló con GENTE y recordó sus comienzos antes de dedicarse de lleno al mundo culinario junto a sus hermanos.
Gastronomía
Gastronomía

La cocina es un punto que une a Pablo, Roberto y Christian Petersen. Si bien cada uno siguió su camino y hasta formó su propia familia, los hermanos terminaron volviendo, de una u otra forma, a la gastronomía. Su madre sembró la semilla que ellos luego se encargaron de cosechar a través de los años con sus emprendimientos culinarios.

Entre los tres acumulan cuatro programas de televisión, tres restaurantes, una panadería, dos premios Martín Fierro y un equipo de 140 personas. En una de las últimas ediciones de la revista GENTE, los cocineros reflexionaron sobre lo vivido y sorprendieron con revelaciones sobre sus caminos que los llevaron a que su destino sea dentro de la cocina.

"Un quilombo, y mi viejo lo generaba. Me acuerdo que corría todos los muebles del living, nos daba una pelota de rugby y arrancábamos a jugar ahí. Desde que murió de cáncer, cuando yo tenía 15 años, nos crió mi vieja con mi abuela, que también cocinaba como los dioses. Tengo el recuerdo de volver del colegio y ponerme a cocinar algo para mí mientras mi hermano estaba en la otra punta", recordó Roberto, quien asegura haber sido siempre el "alumno ejemplar" para su familia.

Consultado por la anécdota de que su "patio de juegos" era un restaurante, contó sincero: "De muy chicos jugábamos en la parte de atrás de la cocina de un restaurante que mamá tuvo en el mercado de San Isidro, y ni te cuento cuando agarró el del San Isidro Club: fue una fiesta, porque salíamos de la cocina con el sándwich de milanesa más grande y todos nos miraban. Creo que nosotros primero nacimos bolicheros y después fuimos cocineros. Bolicheros en el sentido de la interna, los mozos, la cocina, los ruidos, el proveedor, de levantarse temprano un sábado para abrir un restaurante… Todo eso lo mamamos de chicos".

En paralelo, habló de la carrera universitaria que estudió antes de meterse de lleno en el mundo culinario: "Cuatro años de Bioquímica, que quizás se notan en el orden y la prolijidad de mis procesos. Pero en un momento me harté de la facultad, al comedor familiar le estaba yendo bien, y dije: ‘Bueno, si nos vamos a dedicar a esto, hagámoslo bien‘. Ahí con Chris nos pusimos a estudiar el oficio que habíamos adquirido de niños: viajamos a hacerlo a Francia y los Estados Unidos".

Ante la irrupción de exitosos ciclos de gastronomía en la televisión como MasterChef Celebrity, Bake Off Argentina o El Gran Premio de la Cocina, el chef consideró: "A veces la tele es una nube irreal. O sea, para mí lo real es que sigo siendo un bolichero con cara de conocido. A nosotros lo que nos divierte como familia es hacer un evento, quedarnos hasta las cinco de la mañana, que el equipo funcione, generar negocios… y te confieso algo: nunca nos sentamos los tres a decir ‘vamos a ser famosos’ o ‘vamos a tener los mejores restaurantes’. Era hacer lo que hacemos bien, y disfrutarlo. Lo demás se fue dando solo".

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig