Pamela Villar, la jurado de Bake Off Argentina: tiene 46 años, es madre de dos hijas e inició a Damián Betular en la pastelería – GENTE Online
 

Pamela Villar, la jurado de Bake Off Argentina: tiene 46 años, es madre de dos hijas e inició a Damián Betular en la pastelería

La pastelera, que actualmente se desempeña como jurado del certamen de pasteleros junto a Damián Betular y Dolli Irigoyen, habló con GENTE del vínculo con sus colegas, la herencia gastronómica que les dejó a sus hijas Angelina (18) y Serena (15), y de la pastelería que planea inaugurar en breve.
Gastronomía
Gastronomía

Pamela Villar (46) encontró en la pastelería el lugar ideal para potenciar todo el talento y la sabiduría que fue cosechando a través de los años. En diálogo con GENTE, repasa la historia de su amistad -que ya lleva casi 20 años- con Damián Betular, la inspiración que encontró en Dolli Irigoyen en sus comienzos en la gastronomía y su presente que, entre otras cosas, la encuentra como jurado de Bake Off Argentina (Telefe).

En primera instancia, aseguró sentirse “muy contenta” de poder estar grabando esta tercera temporada y que en este caso la encuentra “más tranquila y relajada, como disfrutándolo más todavía” por la experiencia de haber estado en las dos anteriores.

“Te da otro ritmo y otra adrenalina, también es otro tipo de exposición. Le da en un punto más dinamismo al programa”, consideró sobre el cambio del formato semanal al diario donde implica más días y horas de grabación. 

Conducido por Paula Chaves, Bake Off Argentina sale al aire de lunes a jueves y tiene su gala de eliminación los domingos. Foto: Prensa Telefe

Damián Betular, un discípulo y un amigo de la pastelería

Villar ha sido maestra y actualmente es amiga muy cercana de Damián Betular, quien tuvo una explosión de popularidad desde su incorporación como jurado en MasterChef Celebrity.

Consultada sobre el “boom Betular”, la pastelera declaró: Lo conozco hace mucho tiempo y trabajamos juntos. Así que te diría que lo conozco hace 18 años. Damián siempre fue así, es una persona con mucho humor. Muy positiva, muy graciosa. Creo que él se encuentra más cómodo, más confiado, cómo con más tele encima y todo eso le permitió que se relajara un poco más y que pueda mostrar esto que es parte de él

Y resaltó: No es algo forzado, a él le sale naturalmente, es algo innato que tiene. Y por suerte que le salió porque la verdad que es divertidísimo, y no solo contagia en el ámbito laboral, sino que también lo transmite a través de la pantalla y le permite a todo el mundo disfrutar de este costado que tiene tan lindo”.

“Damián es lo que ves. Y no tiene parte mala porque la verdad que nunca, y eso que lo conozco en diferentes situaciones, lo vi de mal humor. Así que esta es su mejor parte, la que demuestra y tiene permanentemente. Tiene mucha energía, y contagia esta risa y este costado gracioso”, elogió de su colega a la vez que definió su humor como “natural y espontáneo”.

"Te diría que lo conozco hace 18 años. Damián siempre fue así, es una persona con mucho humor", asegura Pamela Villar en diálogo con GENTE. Foto: Prensa Telefe.

Dolli Irigoyen, una colega referente en el mundo de los restaurantes

Tras la salida de Christophe Krywonis del jurado, en esta edición se sumó Dolli Irigoyen en su lugar. Consultada por el aporte que hace la prestigiosa cocinera en el reality de pasteleros, Pamela recordó que ella fue una de sus referentes en sus comienzos en la gastronomía.

“Tengo el gusto y agrado de haber trabajado con ella, es una persona con mucha experiencia. De hecho fue uno de mis referentes en mis comienzos. Empecé cuando tenía 19 años y Dolli ya estaba posicionada, era una gran referente como mujer en la cocina. A mí siempre me gustó la parte de restaurante y ella ya había tenido restaurante, veías a una mujer con mucho talento, mucha fuerza y que podía llevar adelante una cocina que no es fácil, destacó.

Además, remarcó que “sabe mucho porque ha viajado y ha pasado por varias cocinas”

Dolli Irigoyen, Damián Betular y Pamela Villar degustando una de las tortas que debieron replicar los participantes de Bake Off Argentina. Foto: Prensa Telefe.

- ¿Cómo manejan las diferencias de criterio en las devoluciones? ¿Lo charlan fuera de cámara? ¿cómo es esa dinámica?

- Hablamos poco y nada porque siendo los tres diferentes y cada uno con su estilo, eso facilita nuestro trabajo de jurado porque cada uno considera diferentes aspectos que por lo general no nos lleva a pisarnos. Si uno empieza hablando de lo que está viendo en cuanto a la estética o el estilo, el otro enseguida habla del sabor. Así que nos vamos complementando y a veces ni hace falta hablarlo previamente.

En paralelo, reveló que también tienen en cuenta “las personalidades y cómo se va desempeñando cada participante en la competencia”. Nos permitimos hablar del comportamiento en general como pastelero de ese participante en la competencia, detalló sobre los elementos que toman en cuenta para dar una devolución “con todos los condimentos” a cada una de las preparaciones que presentan los concursantes.

En plena degustación de los "desafíos técnicos" de Bake Off Argentina. Foto: Prensa Telefe

Familia y trabajo: cómo combina las exigencias de la gastronomía y la televisión

Si bien Bake Off Argentina se estrenó el pasado lunes 13 de septiembre en la pantalla de Telefe, la competencia comenzó a grabarse varias semanas antes y continúa en rodaje ya que al ser emisiones diarias requiere estar muchas más horas y días en la carpa de Pilar donde se lleva a cabo el certamen.

Al respecto, Villar aseveró que para su familia no es una carga su presencia en la televisión y que incluso “les divierte”: “Tengo dos hijas que se divierten mucho y comentan con sus amigas. En su momento era diferente porque no estaba en auge todo el tema de la cocina y los cocineros, ni los programas de tele. De mi familia y amigos recibo mucho apoyo. De hecho les gusta verme hacer esto que es como una consecuencia o complemento de todo mi trabajo.

Madre de Angelina (18) y Serena (15), la pastelera advirtió que ellas heredaron que también les gusta cocinar, aunque no piensan seguir el mismo camino que ella:. “A las dos les gusta cocinar y comer, pero no se van a dedicar a la cocina. Su papá también es cocinero, nacieron prácticamente en ese ámbito, en restaurantes y cocinas”.

“Tienen desarrollado un paladar desde chicas porque inevitablemente han probado cosas distintas. Les encanta cocinar y se mueven bien en la cocina, que eso también me gusta. Si están solas, fácilmente van a poder hacer algún plato sencillo”, resaltó de sus hijas.

En el plano amoroso, Villar dejó en claro que “no está en pareja”, y que combina el trabajo y la familia con “equilibrio”: “La gastronomía es una profesión muy demandante, siempre trabajé en restaurantes y hasta el año pasado tuve mi restaurante. Siempre demanda mucho tiempo y a mí me encanta lo que hago, así que siempre trato de poner un equilibrio. Ahora mis hijas son un poco más grandes, pero cuando eran más chicas me repartía entre las cocinas, el trabajo y ellas.

Pamela Villar comenzó a los 18 años en la gastronomía. Foto: Prensa Telefe

El sueño de la pastelería propia

En octubre del año pasado cerró las puertas de Yeite, su restó de Villa Crespo. En ese sentido, hizo hincapié que la decisión no estuvo vinculada a la pandemia de coronavirus: Pasaron otras cosas, tenía que ver más con un cierre de ciclo. Fueron seis años que tuve Yeite abierto, fue mi primer negocio. Y la verdad que más que satisfecha con la experiencia de haber tenido un restaurante a la calle que me permitió tener contacto con los clientes. Toda mi vida estuve en cocinas, pero no eran mías.

“En Yeite nos habíamos afianzado muchísimo porque por suerte teníamos una clientela fiel y muy linda, de pasar a tener un restaurante pasamos como todo el mundo a ser una especie de delivery. Hacíamos menúes por pedido y armábamos cajas de pastelería. Funcionó bárbaro, pero decidimos cerrarlo para abrir otra cosa”, comentó a la vez que agregó que habían tenido complicaciones por “cuestiones internas” que ya excedían a lo netamente gastronómico.

Junto a su hermana, quien además es su socia, Pamela planea abrir una pastelería en breve. “Quiero probar otro formato, otro tipo de negocio. La pandemia me afectó como a cualquier persona, pero para bien. Me sirvió para cerrar ciclos y abrir nuevos, consideró. 

En un mes lanzará su propia pastelería. Foto: Prensa Telefe

- ¿Qué no puede faltar en la cocina de Pamela Villar?

- No puede faltar alguna fruta, huevos y dulce de leche o chocolate. Siempre tengo el kit básico para poder hacer algo simple y lo que se me ocurra en el momento. La fruta me encanta, siempre puede haber un dulce de leche o un chocolate, y los huevos que son tan versátiles. También puede ser una miel o algún tipo de harina. Todo eso en la alacena es básico.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig