Esta es la guía que necesitabas para lograr conciliar el sueño – GENTE Online
 

Esta es la guía que necesitabas para lograr conciliar el sueño

En el Día Mundial del Sueño, hablamos con el especialista, Dr. Pablo Ferrero, para conocer la importancia de un buen descanso y algunas prácticas novedosas para dormir mejor.
LifeStyle
LifeStyle

"Hay tres cosas que el humano hace desde que existe: moverse, comer y dormir”, explica Pablo Ferrero también conocido como el @ElDoctorDelSueño. Hablamos con el reconocido especialista en medicina del sueño, para poder entender lo fundamental que es tener un buen descanso y el impacto que tiene sobre nuestra vida cotidiana y desarrollo integral.

Acostarse todos los días a horas distintas, despertarse varias veces en la noche, dormir pocas horas y poco profundas, levantarse cansado. Estas son algunas de las señales de que no estás teniendo un buen descanso y, probablemente, sientas que no podés hacer nada para cambiarlo o quizás no le estés dando la importancia que se merece.El buen dormir es el pilar que sostiene todo el resto de las actividades que hacemos y un mal descanso repercute en muchas más cuestiones de las que somos conscientes”, explica el Dr. Ferrero.

Una por una, te contamos cómo dormir mal afecta todos los aspectos de tu vida.

Tu vida profesional: menos rendimiento y más susceptibilidad

Dormir mal o poco impacta directamente en tu rendimiento profesional, ya que tu creatividad, capacidad analítica y eficiencia se ven disminuidas. Inclusive, la moral se ve perjudicada y sos más propenso a cometer errores éticos o de buen comportamiento. Además, más allá de la performance laboral, estar mal dormido aumenta el pesimismo, el mal humor y disminuye el análisis de riesgos frente a la toma de decisiones.

Impacto en el peso: más hambre y menor saciedad

El cuerpo entiende que dormir mal es una consecuencia de la falta de comida y responde a eso de dos maneras: generando hambre y disminuyendo la saciedad. Además, esa necesidad de comer, el organismo busca satisfacerla con alimentos ricos en energía, por ende, carbohidratos. Por eso, las personas que sufren de un descanso entrecortado a lo largo del tiempo, eventualmente, tendrán una peor nutrición y serán menos saludables.

¿Tu bebé no duerme? Probablemente sea porque vos tampoco…

Es fundamental que las embarazadas manejen bien los horarios de sueño porque van a determinar el reloj de sueño que tendrá el bebé. Si los horarios de sueños son aleatorios, el bebé, al nacer, no va a entender bien cuál es la hora de dormir y le va a costar conciliar el sueño. “En general, los trastornos del sueño de los niños son responsabilidad de los trastornos de los padres. Al transmitir todas las inseguridades, eso hace que los niños duerman mucho peor. La buena noticia es que, entendiendo que nosotros como adultos tenemos esa responsabilidad, hay mucha oportunidad de mejora para que los niños puedan dormir perfectamente bien”, analiza el Dr. Del Sueño.

¿Tenés hijos adolescentes? ¡A ellos también les afecta!

Si ya los adolescentes son complicados de entender, es probable que tampoco comprendás sus horarios de sueño. Pero algo fundamental para saber es que sus horarios corridos (dormirse tarde y levantarse a media mañana) son perfectamente normales porque responden a un ciclo hormonal distinto al de los adultos.

En otras palabras, tienen su horario de descanso “corrido”. ¿Cómo afecta a los adolescentes un mal descanso? Incide directamente en su desempeño escolar. A la mañana, están menos activos y menos dispuestos a absorber información. Les cuesta más la comprensión y se encuentran mucho más dispersos.

La importancia de dormir bien, sin dudas, es crucial en nuestra vida y es fundamental que puedas darle la atención que se merece. ¿Y cómo se puede mejorar nuestro descanso? Algunas cosas las conocemos todos: dormir ocho horas, intentar no tener sueños fragmentados, no ingerir comida calórica o cafeína antes de acostarse…Pero hay otras prácticas que quizás no conocías que son de gran ayuda.

Hay cosas muy sencillas que podés hacer para lograr un mejor descanso y que no te demandan mucho tiempo ni dinero”, explica el Dr. Pablo Ferrero. Te las enumeramos:

  1. Controlar la temperatura de la habitación: dormir entre 18 y 20°C ayuda muchísimo a conciliar el sueño. Lo ideal es que te des una ducha caliente antes de dormir y luego pasar a tu habitación debidamente refrigerada. La caída de temperatura es, para el cuerpo, una señal clara de que se terminó el día y es momento de dormir.
  2. Utilizar una manta pesada que contraste el frío de la habitación: además de contrarrestar el frío, una manta gruesa (si encontrás alguna con relleno tipo arena, es ideal) genera la sensación de sentirte acobijado y protegido.
  3. Constancia para el sueño: es clave irse a dormir a la misma hora. El hábito hace al éxito.
  4. Controlar la luz durante el día y la noche. Si bien sabemos que hay que dormir con el cuarto a oscuras, es clave controlar a qué estímulos lumínicos nos exponemos durante el día. Tres consejos: exponerse a la luz solar, así de noche el cuerpo entiende que ya pasó el día; utilizar luz amarilla en la habitación y cerca de la hora del ocaso; y usar el celular con poco brillo, modo oscuro y configurarlo para que  de noche se active el modo nocturno. Todo esto genera menor impacto de luz en la retina.

Si tenés problemas para dormir, no lo tomes como una situación normal porque realmente impacta en tu calidad de vida. El Instituto Ferrero de Neurología y Sueño, dirigido por el Dr. Pablo Ferrero, lleva más de un millón de personas atendidas y son pioneros en medicina del sueño.

Pablo Ferrero (@DoctorDelSueño) junto con su padre, el doctor Alejandro Ferrero.

Podés hacer conocerlos en los siguientes enlaces: www.ifn.com.ar y www.eldoctordelsueno.com

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig