«Les gusto tanto a los chicos como a los camioneros» – GENTE Online
 

"Les gusto tanto a los chicos como a los camioneros"

Actualidad
Actualidad

Tomó el camino inverso, la chica de Rutas Argentinas. En vez de acudir a la siempre vigente ecuación "luzco (bastante) mis buenas curvas"-"me aseguro un puesto en los medios"-"intento demostrar que estoy capacitada", María Eugenia Molinari (28) resolvió arrancar desde atrás: "Intento demostrar que estoy capacitada"-"me aseguro un puesto en los medios"-"luzco (poquísimo) mis buenas curvas". Algo así como elegir subir por la escalera, antes que por el ascensor.

-¿Sabe que a GENTE ON LINE llueven pedidos para que se la incluya en la votación entre los mejores cuerpos del país?
-¿En serio? Me voy a poner colorada.

-¿Por qué recién ahora se anima a mostrar un cachititito de piel, cuando tiene tanta y tan bella para exhibir?
-No es mi estilo.

-Apuesto a que si le consulto sus medidas…
-1,64, 54 kilos.

-Medidas, Molinari.
-Ni idea. En serio, evitame esas preguntas, dale: me pongo colorada.

Colorada de vergüenza, rubia de cabello, verde de ojos, guapa más allá de cualquier tonalidad, la hija de Gloria (52, ama de casa) y Eduardo (54, comerciante) y la hermana de María Laura (25) y Alejandro (29), recibió el primer chirlo el 8 de marzo del '74 en Caballito. Y después de su nacimiento todo fue risas. Infancia "cargada de calidez familiar", adolescencia "cargada de proyectos personales" y juventud "cargada de decisiones interesantes". Claro, a los 17, tras ganarse varios pesos en promociones y administrando papeles en una consultoría, resolvió presentarse al casting de El agujerito sin fin, emblemático programa infantil a cargo del emblemático conductor infantil Julián Weich. "Y quedé", resume aún sorprendida. "Recuerdo que me hicieron leer unas líneas y cacé los anteojos, porque antes de operarme sufría miopía, astigmatismo e hipermetropía. Al terminar traté de quitármelos y me exigieron: 'Dejátelos'". Daba el look intelectual que necesitaban y firmó contrato. Hasta la fecha incursionó en la televisión con El agujerito…, 100db, Cablín, Pulgas (los dos últimos también la llevaron al teatro), Animérica y Rutas... Si bien antes se negó a actuar en Montaña rusa, 90-60-90 y Naranja y media. "Súper loco lo que me sucedió. Cierto día de octubre, sin ahorros y previo al terrible lío social, renuncié a ATC. Necesitaba cambiar, dejar de trabajar para niños. ¡Bingo! Pronto me llamaron de Infinito. "¿Querés conducir RA?".

-Agradecidos los grandes. ¿A quiénes les gusta especialmente? ¿A los pibes que la siguieron a lo largo de una década o a los camioneros que la encuentran a lo largo del país?
-Y… a los chicos y a los camioneros. Mi novio (Fernando Spinelli, 37, editor de la productora Abbey Road), agradecido ante semejante declaración (ríe). Convivimos. Alquilamos un departamento en Belgrano.

-Acaba de destruir las esperanzas de cientos de miles de compatriotas, los mismos que acaban de descubrirla sexy en la publicidad de Pantene y sueñan toparse con usted en algún perdido rincón de la Argentina.
-¿Destruir? Podemos charlar de tantos temas. Adoro las caras del norte, los paisajes del sur. Grabo voces, compro libros. Siento que me sirve de mucho el bachillerato en humanidades y las carreras de Relaciones Públicas y Periodismo que cursé por la mitad.

-¿Entonces aceptaría que la sumáramos a las diosas locales?
-Insistís, eh.

-Insisto, eh.
-¿A qué mujer no le encanta que la vean linda?

por Leonardo Ibáñez
fotos: Carlos Alfano y archivo Editorial Atlántida
producción: Gabriela Diaz
agradecemos a Gino Lozano, Saverio Di Ricci, Ossira y Ricky Sarkany/p> Lleva recorridos 45 mil kilómetros con su programa (América, sábados a las 19), que descubre sitios insólitos de nuestro país. Pero las curvas más impactantes de María Eugenia no son las  del camino...

Lleva recorridos 45 mil kilómetros con su programa (América, sábados a las 19), que descubre sitios insólitos de nuestro país. Pero las curvas más impactantes de María Eugenia no son las del camino...

Era el papel que desempeñaba en <i>El agujerito sin fin</i> (1992), junto a Weich y Pablo Marcovsky. Eugenia detesta la impuntualidad. Adora comer, bailar, laburar en equipo", escuchar a Madonna y a Charly, y mirar La pantera rosa.">

Era el papel que desempeñaba en El agujerito sin fin (1992), junto a Weich y Pablo Marcovsky. Eugenia detesta la impuntualidad. Adora comer, bailar, "laburar en equipo", escuchar a Madonna y a Charly, y mirar La pantera rosa.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig