“Les gustamos a los chicos… y también a los padres” – GENTE Online
 

“Les gustamos a los chicos... y también a los padres”

Actualidad
Actualidad

Rocío: Parece la de dos décadas atrás. Buscá sus antiguos videos en You Tube o en flaviapalmierofans.blogspot.com y vas a darte cuenta. La tipa se mantiene en formol. En serio que admiro su cuerpo.

–¿Y usted, Palmiero, qué le robaría al de Guirao Díaz?
Flavia:
Cambiaría mis ojos castaños por los suyos.

–Claro, los ojos. Vamos... ¿¡los ojos!?
Rocío:
¿Qué hay de malo en mis ojos? ¿O qué? ¿Observaste los dedos de mis pies?

–Todavía no llegamos ahí.
Flavia:
Okay, lo admito. Le robaría el trasero.

–Gracias por tanta sensatez, Palmiero.
Rocío:
¿Sensatez? Vinimos hasta acá para anticipar el regreso de La ola verde, un histórico clásico infantil, y arrancamos hablando de mi trasero. ¿Empezamos de nuevo?

.........................................

Ríen como dos mujeres camino a convertirse en amigas, y así sucederá en el transcurso de la nota. Ríen por lo que dicen y por lo que piensan cuando dicen lo que dicen. “Me sorprende con sus razonamientos –apunta Flavia Adriana Palmiero (11/7/1966, porteña, divorciada, dos hijos, Gianmarco, de 13, y Giuliana, de 18; 1,60, 88-62-88)–. Mientras yo soy medio vueltera en montones de cosas, ella simplifica de una”. “Adoro nuestras conversaciones –toma el guante Rocío Guirao Díaz (27/6/84, bonaerense; 1,68, 92-58-90)–. De la misma manera que encontrás pibas de mi edad que no saben emitir dos palabras seguidas, existen mujeres de la de Flavia que se la pasan consultándote por la ropa, tu carrera... Un plomo”, protesta. “Acá la de 41 no se hace la nena de 23, ni la de 23 la experimentada de 41. Tratamos de sintonizar en el equilibrio”, concuerdan.

–¿Ustedes de qué suelen hablar?
Flavia:
De todo, aunque la cuestión Hombres se lleva el ochenta por ciento de la conversación. Mejor un noventa...
Rocío: Noventa y cinco por ciento.
Flavia: ¿No era que debíamos enfocarnos en el ciclo por el que tanto venimos remando?

–Bien, las socorremos. Acudamos a la cordura que el tema La ola... exige. Rebobinemos...
Flavia:
Gracias. En 2007 me pidieron de España que les reescribiera el formato que había sido éxito (entre 25 y 30 puntos de rating) del ’86 al ’91 por Canal 11 y Canal 9, emitido bajo el nombre de La ola verde y, luego, La ola está de fiesta y Flavia está de fiesta. Pronto me picó el bichito del regreso local, pero sin mí al aire. Para esa fecha me sumé a Bailando por un sueño y conocí a la señorita.
Rocío: Morí de felicidad: fue mi ídola de nena. Me ponía delante de la pantalla y no paraba de bailar, de cantar Señor Semáforo, Me voy a hacer pipí, El Ratón Pérez, y divertirme escuchándola ante El Señor Televisor, Grok, Lubi y demás personajes. En la actualidad no abundan los ciclos parecidos, sanos, de entretener así. Claro, de entrada ni la saludaba, por timidez.
Flavia: Durante una foto de tapa de GENTE me aleccionó sobre cómo posar (“Meté panza”, “Sacá lolas”) y nos descubrimos. En mayo la llamé.
Rocío: Gran emoción. Le agradezco al modelaje, que me hizo viajar y ganar dinero, pero mi objetivo siempre apuntó a conducir un ciclo de niños. Me convocaron de Cris Morena Group, de novelas juveniles, y me negué. No quería tiras de catorce horas de grabación: quería contacto directo con los chicos. Aún guardo un collar de aquella época en que me fanatizabas.
Flavia: Voy a regalarte lentes y alguna muñequita que me quedó. Parece que se venden bastante caros en la galería Bond Street, de Santa Fe. Igual que los siete discos y los patines que usaba.
Rocío: ¿En serio? ¿Esas muñequitas, de colitas en el pelo, medias y vestuario colorido y minifalda? ¿La versión light de las Barbies, que hoy vienen casi desnudas?
Flavia: Confieso que el día que nos pusieron a compartir el camarín de ShowMatch y, para bailar el rock, apareciste vestida igual que me vestía yo antes, me impresionaron tu ángel y tu belleza y comprendí que había encontrado a mi heredera, a una persona que los chicos adoptarían chochos.

–¿Chicos de qué edades?
Rocío:
Ojalá que chicos de 0 hasta señores de 80.
Flavia: El lugar desde el que te expresás a través de La ola... es el de la inocencia, y permite un acercamiento general. Te apoyan las madres, las abuelas.

–Apoyan los hermanos adolescentes, los papás, los tíos, los muchachos del barrio.
Rocío:
Mirá, ya aparecen conocidos que me piden que les presente a Flavia.
Flavia: Olvídense. Además, a partir de hoy, aquella indumentaria oficial de colitas en el pelo, medias, vestuario colorido y minifalda fueron, son y serán para los pequeños. No podemos hacernos cargo de los ratones ajenos.

–¿Nunca se llevó del canal un traje del estilo, para lucirlo en la intimidad de su dormitorio, Palmiero?
–No. Sin embargo, puedo incorporarlos. De igual forma que puedo incorporar ciertos secretitos que aprendí en el baile del caño.

–¿Los disfraces le sientan cómodos a usted, Guirao?
–Que recuerde, jamás los usé en privado. Que no recuerde, quizá (carcajada).

–Tampoco se incomoden... ¿Acaso no andan solteras?
Rocío:
Soltera, seguro. Sola, nunca.
Flavia: Prefiero dejar correr la pregunta.

–Entonces ninguna confirmará o rectificará los rumores de noviazgo con el polista Facundo Pieres y el public relations Hernán Nisenbaum, respectivamente?
Rocío:
No definiría como “noviazgo” al proceso de conocimiento...
Flavia: Sólo voy a decir que con Hernán tenemos una muy buena relación, y lo que suceda, el tiempo lo decidirá.

–Epa, no van a intimidarse, ¿verdad? ¿Ni siquiera confesarán qué clase de caballeros las atraen?
Ambas:
David Beckham.
Rocío: Los morochos y peludos, pese a que hubo tres hombres en mi vida, y rubios.
Flavia: A mí me gusta alguien que me potencie, alguien para disfrutar y prenderme en interesantes charlas.

–Charlas interesantes. ¿Aconsejó a Guirao Díaz sobre el compromiso forever y demás yerbas?
Rocío:
Perdón. Aclará que muero de ganas por casarme y criar hijos. Mis padres (Laura y Carlos) llevan veintiséis años juntos. Creo en el amor para el resto de los días. Apenas me falta conseguir marido.
Flavia: Resulta difícil sugerirle. Dejé la casa de mis viejos (Ana y Néstor) y salté derecho a lo de mi pareja. Rocío se independizó a los 19, 20. Lo mío fue más conservador.

–Para cerrar, ¿en qué se parecen?
Flavia:
Ufff. Somos cancerianas e hijas únicas, calzamos 37, pesamos 48 kilos.
Rocío: Comemos sano, nos enloquecen las carteras y también salir de compras.
Flavia: Y les gustamos a los chicos.
Rocío: A los chicos... y a los padres.

Producción: Sofía Delger
Arte digital: Gustavo Ramírez
Agradecemos a Escuela de Surf de Playa Bikini,
Lost Uruguay, Giannas, Charlotte Solnicki, Sebastián Correa (que maquilló con productos de Helena Rubinstein) y al Centro
de Estética Sandra Dillon

Castaña y rubia, dos generaciones, varios gustos en común y una certeza.“<i>¿Competir entre nosotras? Imposible. Lo que queremos las dos es sumar potencial</i>”.

Castaña y rubia, dos generaciones, varios gustos en común y una certeza.“¿Competir entre nosotras? Imposible. Lo que queremos las dos es sumar potencial”.

“Le agradezco al modelaje, que me hizo viajar y ganar dinero, pero mi objetivo siempre apuntó a conducir un ciclo de niños. No quería tiras de catorce horas de grabación, quería contacto directo con ellos”  (Rocío)

“Le agradezco al modelaje, que me hizo viajar y ganar dinero, pero mi objetivo siempre apuntó a conducir un ciclo de niños. No quería tiras de catorce horas de grabación, quería contacto directo con ellos” (Rocío)

Aunque se sabe que La ola... saldrá al aire en el primer semestre de 2008, aún vienen negociándose horario y canal. “<i>¡Queremos arrancar ya!</i>”, coinciden. El público también.

Aunque se sabe que La ola... saldrá al aire en el primer semestre de 2008, aún vienen negociándose horario y canal. “¡Queremos arrancar ya!”, coinciden. El público también.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig