“Leo nos da mucha esperanza” – GENTE Online
 

“Leo nos da mucha esperanza”

Actualidad
Actualidad

Hora 13:52. Entretiempo de “Argentina x Irán, Belo Horizonte, 21.06.2014”, como se lee impreso sobre los incontables vasos conmemorativos de gaseosas y cervezas que suben y suben en las manos de otros tantos aficionados, por la escalera del área 334, sector E. En la fila 6 de la tribuna central, a tres butacas del cristal que divide el sector, en medio de 57.698 cabezas (si se mirara el famoso Mineirao desde la camarita flotante que cruza el estadio de manera perpendicular al césped), surgen relajados y expectantes Ella y El, los espectadores más buscados desde el inicio de la XX FIFA World Cup, llegados sólo nueve horas antes, de madrugada, a la capital del estado de Minas Gerais.

–¡Hola! –nos presentamos ante Ella, Antonella Roccuzzo (26), mientras El, Thiago Messi (1), gira su cabecita para mirar quién aborda a su madre.
–¡Hola! –sonríe al escuchar que pertenecemos a GENTE.

–¡Vinieron!
–Seguro. Para este partido y los que sigan. ¡Teníamos tantas ganar de estar con Leo... ¿No, hijo? –nos presenta al pequeño Thiago.

...............................................................................................................

Hija de José, empresario de supermercados, y de Patricia Blanco, ama de casa, y hermana del medio de Paula, abogada, y Carla, alumna de Medicina, Anto o “la Negra” nació el 26 de febrero del ’88, estudió de chica en el Centro Educativo Latinoamericano, y luego Comunicación Social, Nutrición y Odontología en la Universidad Nacional de Rosario, carreras que abandonó para acompañar a Lionel por el mundo. Si bien se descubrieron a los nueve años en el barrio rosarino que los vio nacer, salieron por primera vez en 2005, iniciando la relación tres años después, cuando el crack blanqueó ante las cámaras: “Tengo novia y es argentina”. Inseparables en las buenas (tantas...) y en las malas (entre otras, la despedida temprana del anterior Mundial, el de Sudáfrica en cuartos de final), tras varios trascendidos la pareja anunció la llegada de su primer hijo. Thiago vio la luz a las 17:14 del 2 de noviembre de 2012 en el hospital universitario Quirón Dexeus, de Barcelona. “Yo no lloro nunca, y lloré muchísimo cuando nació. Fue un parto complicado”, admitió suspirando Leo. El mismo Leo al que le ideamos una portada que le entregamos a Antonella en la cancha.

–Preparamos especialmente esta tapa para que se la haga llegar a Lionel, por su cumpleaños número 27.
–¡Uy, qué linda! –la toma y empieza a mirar en detalle–. ¡Guau!

–Parece que le gusta.
–Claro... Mirá, hijo –se la muestra a Thiago–. Papá cuando era chiquitito, ¡como vos! Y acá estamos los tres –continúa entusiasmada–. Mil gracias. Hoy lo veo y se la doy a Lionel. Le va a encantar.

–¿Podemos tomarles una foto con esta tapa?
–Hmmm. No me pidas que posemos. El protagonista es Lionel, no nosotros. Perdón. Sé que me entendés.

...................................................................................................

Cierto. Jamás posó, y hasta la fecha tampoco concedió entrevistas. Apuesta al bajo perfil. Sólo usa la recatada (en cuanto a palabras) red Instagram. Allí acaba de refutar la versión de un nuevo bebé en camino: “Totalmente falso, no tengo Twitter o Facebook ni estoy embarazada!”. El low profile de Anto se extiende a cada paso público que da. De la misma manera que no suele vérsela rodeada de nannys (para el caso, acá apenas la acompaña la agradable y también bella Florencia, una de sus mejores amigas), resulta difícil encontrarla de shopping, e imposible sorprenderla sobre autos de lujo o en eventos alejados de los que asiste el 10. ¿La mejor demostración? Su transitar por la sede del segundo partido de nuestro equipo dentro del grupo F: llegó y partió en el chárter de la Asociación del Fútbol Argentino y se alojó en el hotel Ouro Minas, igual que el resto de las familias de los jugadores. Siempre con Thiago en sus brazos, Antonella Roccuzzo dio testimonio, en Belo Horizonte, de la misma cátedra que su caballero suele dictar también fuera de la cancha: la de humildad. Al final de la conversación, vuelve a demostrarlo.

–¿Van a seguir acompañando a Lionel y al equipo?
–Sí, adonde toque –explica la pisciana–. Volveremos mañana a Buenos Aires, y vamos regresando a Brasil para cada partido que reste.

–¿Con esperanza, con ansiedad, con temor?
–Hay nervios y ansiedad. Sin embargo, Leo y el Seleccionado nos dan mucha esperanza, una gran fe.

–Ultimas, porque arranca el segundo tiempo. ¿Qué imagina para lo que queda del partido?
–¡Que ojalá ganemos!

–¿Ganar con gol de Lionel?
–Jajajá –lanza una carcajada, la santafesina–... Ojalá ganemos.

...................................................................................................

Y a los 91 minutos, un golazo de su marido nos hizo vibrar a todos, en Belo Horizonte y en la Argentina.

Sonrisa encantadora para la diosa morena; perfil del padre para Thiaguito. Juntos, el sábado, alentando a Messi desde la tribuna del Mineirao.

Sonrisa encantadora para la diosa morena; perfil del padre para Thiaguito. Juntos, el sábado, alentando a Messi desde la tribuna del Mineirao.

En pleno encuentro frente a Irán, luciendo sus camisetas albicelestes con las leyendas “Anto” y “Papi”. Thiago además llevaba botines con su nombre. El número en sus espaldas completaba el panorama. Madre e hijo no se separaron un segundo, ni antes, ni durante ni después del partido.

En pleno encuentro frente a Irán, luciendo sus camisetas albicelestes con las leyendas “Anto” y “Papi”. Thiago además llevaba botines con su nombre. El número en sus espaldas completaba el panorama. Madre e hijo no se separaron un segundo, ni antes, ni durante ni después del partido.

Durante el entretiempo, el jefe de Redacción de GENTE –uno de los cuatro enviados de la revista al Mundial– le entregó a Antonella una tapa preparada especialmente por Gustavo Ramírez, jefe de Arte, que recorre, en veintisiete imágenes, cada año de la vida del delantero. La volanta presenta: “Lionel Messi en Brasil ’14”. Y el título sostiene: “Mi gran deseo para este cumpleaños es...”, desembocando la frase en la imagen de Leo con la camiseta –logo de la XX Copa de la FIFA incluido– que viene usando. Al tiempo que Thiago señalaba las fotos de su papá en la portada, la mujer del ídolo prometió entregársela en mano.

Durante el entretiempo, el jefe de Redacción de GENTE –uno de los cuatro enviados de la revista al Mundial– le entregó a Antonella una tapa preparada especialmente por Gustavo Ramírez, jefe de Arte, que recorre, en veintisiete imágenes, cada año de la vida del delantero. La volanta presenta: “Lionel Messi en Brasil ’14”. Y el título sostiene: “Mi gran deseo para este cumpleaños es...”, desembocando la frase en la imagen de Leo con la camiseta –logo de la XX Copa de la FIFA incluido– que viene usando. Al tiempo que Thiago señalaba las fotos de su papá en la portada, la mujer del ídolo prometió entregársela en mano.

Pisó Belo Horizonte a las 4:18 de la madrugada del sábado 21, junto al resto de los familiares de los jugadores –en el mismo vuelo que Isabel Macedo– y a pura expectativa. Y partió el domingo 22 a las 20:27, con el gol de Lionel y el triunfo de Argentina en su corazón. Nunca se separó del grupo, y hasta mantuvo lindas charlas con Jorgelina Cardoso, mujer de Angel Di María.

Pisó Belo Horizonte a las 4:18 de la madrugada del sábado 21, junto al resto de los familiares de los jugadores –en el mismo vuelo que Isabel Macedo– y a pura expectativa. Y partió el domingo 22 a las 20:27, con el gol de Lionel y el triunfo de Argentina en su corazón. Nunca se separó del grupo, y hasta mantuvo lindas charlas con Jorgelina Cardoso, mujer de Angel Di María.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig