Lejos del mundanal ruido, cerca de la familia – GENTE Online
 

Lejos del mundanal ruido, cerca de la familia

Actualidad
Actualidad

Sólo un hombre consigue, sin mediar esfuerzo, todo lo que quiere de Marcelo Tinelli... Y no es Ricardo Fort, ¡avisamos de entrada! En realidad es un hombrecito: Francisco Tinelli, el hijo del conductor, único varón de la nueva generación del clan, alguien que ya cumplió los doce años y tiene una relación maravillosa con su papá. Por eso, después de los días de esquí compartidos hace dos semanas en Bariloche, Tiki –así lo llaman en la intimidad– le sugirió a Marce pasar la última semana, antes de la vuelta a clases, en las playas de Miami.

Si a ello le sumamos la aprobación de las verdaderas Tinelli Girls –es decir sus tres hijas: Micaela, Candelaria y la pequeña Juana–, al rey del prime time con Bailando por un sueño no le quedó otra que embarcarse en un trip ATP con diversión garantizada. También los acompañó Joaquín Rozas, el novio de Mica, otro inseparable de la familia. Miami, entonces, allá vamos...

Llegaron el miércoles 28 al mediodía, y rápidamente se instalaron en el W South Beach Hotel, un oasis frente al mar ubicado en la Collins Avenue y la 23. Después de unos días convulsionados con la novela Fort –que tuvo un auspicioso final que detallaremos en capítulo aparte–, Tinelli intentó desconectarse todo lo posible del trabajo (de hecho, en algunas salidas a la playa evitó llevar su celular) y gozar full time de su rol de padre, algo que disfruta muchísimo.

“Se dijeron muchas cosas de este viaje, pero la única verdad es que Marcelo es un enloquecido de su familia. El paseo por Miami era una promesa pendiente, y él nunca les falla a sus chicos”, comentó un amigo del círculo del conductor. Y a las pruebas nos remitimos: durante la estadía en la península de Florida no se despegó un minuto de ellos.

Apenas hicieron el check-in (ocuparon las cabañas luxury, de 130 metros, con piscina privada), desempacaron ropa de playa y bajaron a pisar la arena en el balneario del resort. En ese momento, el termómetro de la ciudad del sol apuntaba unos 33 grados... a la sombra. “¡Al mar!”, pensó Marcelo, que es todo un fanático de esa vida, y con el bajo perfil que lo caracteriza, sobre todo cuando viaja con sus hijos, se comportó como un turista más.

¿Qué hizo? Lo que cualquier hijo de vecino: tomó sol con sus nenas, se refrescó mar adentro y, con Francisquito, improvisó un picadito futbolero a media tarde. Rodeado siempre de adolescentes y niños, las charlas adultas las reservó para Andrea Bursten y su marido, Federico Rivero, amigos de Marcelo desde hace años, que coincidieron con él en su estadía en Miami.

¿Otro detalle? Cada día almorzó y cenó en familia, y sin objeciones. Así, compartieron mesa en el restó Santa Fe News, en Ragazzi –propiedad de Ricardo Montaner– y en Carpaccio, un clásico del centro comercial Bal Harbour. Además de disfrutar de la playa y el mar, y para descansar del intenso sol, Tinelli y troupe aprovecharon e hicieron Shopping en el famoso mall de exclusivas marcas. Pasaron por las tiendas de D&G, Dior, Carolina Herrera, entre otras, pero sólo hicieron compras en Marc Jacobs. Eso sí: para Francisco aún aguardaba una sorpresa muy especial...

Consciente de que Tiki es un verdadero enamorado de los coches deportivos, con un grado de fanatismo aún mayor que el que le despierta su querido San Lorenzo, Tinelli lo sorprendió con un mimo especial: alquiló un espectacular Lamborghini color crema. Como regalo anticipado para el próximo Día del Niño, padre e hijo pronto se desplazaron en el deportivo por los alrededores de Ocean Drive. Y aunque aún no tiene edad ni permiso para manejar, Francisco se interiorizó de todos los detalles técnicos del bólido.

El relax familiar finalizó el domingo 1º, cuando el grupo completo se subió al último vuelo de la noche de American Airlines, de vuelta a Buenos Aires y las obligaciones. Con las pilas recargadas, Marcelo regresó al raid mediático de ShowMatch, el programa de mayor éxito en 2010. Misión cumplida, entonces.

Mientras en la semana toda la televisión nacional habló sobre <i>Bailando por un sueño</i>, Marcelo acudió al sol, la arena y el mar de la Florida: el mejor combo contra el frío polar y la polémica.

Mientras en la semana toda la televisión nacional habló sobre Bailando por un sueño, Marcelo acudió al sol, la arena y el mar de la Florida: el mejor combo contra el frío polar y la polémica.

Junto a Micaela, Candelaria y una amiga, en un <i>mall</i>.

Junto a Micaela, Candelaria y una amiga, en un mall.

El jueves 29, Marcelo recibió en la piscina de su hotel la visita de Ricardo Fort. La charla duró cerca de una hora y media, y finalizó ante el reclamo de sus cuatro hijos:<i>“Dale, pá... Prometiste no hablar de trabajo”</i>.

El jueves 29, Marcelo recibió en la piscina de su hotel la visita de Ricardo Fort. La charla duró cerca de una hora y media, y finalizó ante el reclamo de sus cuatro hijos:“Dale, pá... Prometiste no hablar de trabajo”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig