«¡Lástima que el Carlos Pellegrini no coincida con la Feria del Libro!» – GENTE Online
 

"¡Lástima que el Carlos Pellegrini no coincida con la Feria del Libro!"

Actualidad
Actualidad

A Fernando Savater (57) le encanta Argentina. Pero tiene un problema. Un inconveniente con el calendario. El filósofo y escritor español atiende una cita casi anual con nuestro país sobre el mes de abril, fecha habitual de la Feria del Libro. Sólo que a este vasco de San Sebastián que uno asocia al pensamiento a partir de libros como
Etica para Amador o Las preguntas de la vida, tiene otra pasión: los caballos. Sí, Savater es un burrero empedernido. Lejos de ocultar su amor por las carreras, lo ha dejado por escrito en El juego de los caballos, publicado el año pasado. La cosa viene de familia: "Mi abuelo materno cumplió la hazaña de morir de un infarto en la puerta de un hipódromo", explica. De nuevo entre nosotros para presentar en la Feria Los Diez Mandamientos en el Siglo XXI -recientemente lanzado por Editorial Sudamericana-, sólo lamentará un detalle relacionado al calendario: "Hombre, lástima que la Feria del Libro no coincida con el Carlos Pellegrini".

-Esta vez reflexionó acerca de los diez mandamientos. ¿Cuál diría que tiene más vigencia?
-Hombre, yo creo que hay algunos que tienen toda la vigencia del mundo, ¿no? Los que se refieren al "no matarás" o la mentira. El hecho de que no se instaure el crimen o la falsedad entre nosotros, son elementos fundamentales para la convivencia.
En cambio otros, por ejemplo el que dice "no desearás a la mujer del prójimo"… digamos que mucha gente lo interpreta de una manera más generosa.

-A propósito del "no matarás", el accionar terrorista va exactamente en sentido contrario. Y España, a partir del 11M, ha sido la última gran víctima.
-Sí, y al coincidir con la elecciones que ganó Zapatero, se intentó presentar como algo lógico entre la guerra de Irak y los atentados, pero no comparto esa tesis. El accionar terrorista es anterior a la guerra. Y aún cuando termine la guerra, seguirán
con los atentados.

-Bueno, según la administración Bush, la guerra terminó.
Estamos en pos guerra…

-Otra falacia. Tampoco creo que se pueda resolver el problema
terrorista por el mecanismo simplista de bombardear un país. En ese sentido, la guerra de Irak descubre una novedad respecto a los comportamientos del poder.

-¿Cuál?
-Sabíamos que el poder siempre fue capaz de mentir. Lo que ahora sabemos, en este mundo digital hiper mediatizado, es que es muy difícil sostener esas mentiras sobre la base de manipulación informativa. Siempre fue muy burda la excusa de Bush respecto a las armas de destrucción masiva. Se nos dijo que derrocando a Sadam Hussein acabaría con el terrorismo. Y ahora vemos a diario cómo la posguerra está arrojando más muertos que la guerra en sí.

-A propósito, ¿qué pesó más en el reciente acceso de Zapatero al Gobierno español: el atentado en sí, o la manipulación informativa de Aznar al insistir con ETA aún cuando todo apuntaba más hacia Al Qaeda?
-Yo creo que más que mentir, Aznar manejó con torpeza esas horas de desconcierto. Y claro, el atentado reactivó un tema que se había ido esfumando: la decisión de Aznar de involucrar a España en una guerra que no era la suya.

-¿Qué espera de Aznar…
-¿De Aznar? Que no vuelva…

-… perdón, quise decir de Zapatero.
-Hombre, yo pienso que Zapatero es un hombre inteligente, honrado. Las veces que he estado con él, la verdad es que me ha dado muy buena impresión. Es un dirigente que huye de los estilos agresivos y crispados a los que nos tenía acostumbrado Aznar.
Sin que esto quiera decir que sea una persona blanda o sin ideas. Digamos que tengo una confianza razonable. Veremos...

-Bueno, le iba a pedir un balance de la gestión de Aznar, pero
ya me lo dijo todo, ¿no?

-No, ojo, creo que Aznar ha tenido muchas cosas positivas. Es verdad que entiende la política más desde la imposición que desde el consenso -algo que para mí es malo-, pero también es verdad que ha manejado bien el temas contra ETA. Y económicamente,
es evidente que España no está mal. Creo que su gestión fue buena. Evidentemente, su gran error fue embarcarnos en la guerra de Irak. En ese sentido, hasta hay un punto de injusticia en esta especie de aznarofobia con que dejó el gobierno.

-Una constante en su obra es la educación. Aquí se reabrió
el debate con la cantidad de reprobados para ingresar a la
universidad. Debate que también se dio en España…

-Esas son quejas eternas. Como la gente que dice: "nuestra época es la más económicamente corrupta que haya existido". Basta recordar que Juvenal ya escribía sus sátiras al respecto sobre el Imperio Romano. No veo que esto sea nuevo. Por lo que se ve en España a nivel universitario, sí noto que hay un empobrecimiento
del lenguaje. Fruto, creo yo, de que se lee menos.

-¿El libro perdió la batalla contra la que podríamos llamar
generación Playstation?

-El gran cambio es que ahora la lectura tiene una competencia
que antes no existía. Cuando irrumpió la televisión ya se hablaba
de esto, y está visto que el libro no perdió poder. Sólo que hoy, ahí
está Internet, la cultura de los vídeojuegos y, claro, los chavales se
interesan por cosas que años atrás, sencillamente, no existían. En
mi época, ir al cine una vez al mes era un premio. Ahora, si uno
quiere, la televisión por cable te puede hacer adicto a las películas.
Hombre, si hoy yo fuera chico, no digo que no leyese, pero
seguramente también me engancharía a las nuevas tecnologías.
Lo que sería bueno es que dentro del amplio abanico de videojuegos,
aparecieran algunos pensados con fines didácticos.

-¿Cómo está viviendo su país el clima previo a la boda real
entre el Príncipe Felipe y Letizia Ortiz?

-Bueno, ahí se mezcla lo mediático y una especie de atracción
por las figuras de la realeza. Yo nunca lo he entendido mucho. Pero
es evidente que en España, Inglaterra y otros países de Europa,
la monarquía sigue despertando fascinación popular.

-¿Por qué?
-Por lo mucho que tiene ese mundo de cuentos de hadas.

-¿Eso explica también el gran boom que tiene en España la
llamada prensa del corazón?<

-Es un país muy cotilla, chismoso, como dirían ustedes. La gente
cada vez vive menos su vida y se dedica más a mirar por la cerradura
de los demás. De ahí, también, el fenómeno de los reality
shows con Gran Hermano a la cabeza. Es como si mucha gente
hubiera dicho: "La vida no puede ser esto que me pasa a mí; tiene
que ser algo mejor
". Claro, cuando uno ve esas criaturas por
televisión, dice: "Qué equivocado estaba. Me quedo con lo mío".

-No podemos terminar sin hablar de su pasión burrera…
-Hombre, en ese sentido, para mí Buenos Aires es la perdición.
Imagínese. En Madrid hace años que cerraron el hipódromo. Y
cuando estaba, sólo había carreras los fines de semana. En cambio
acá, todos los días se puede ir a Palermo. Y también está San
Isidro, claro.

-¿Es de jugar mucho?
-¡Qué va, muy poco! Le aclaro, a los que nos gustan los caballos,
muchas veces no jugamos. Si juegas mucho, no disfrutas de la
carrera. Hombre, unos boletos siempre te tiras, pero más por el
rito que por adicción. Sobre todo en un derby como el Carlos Pellegrini,
los grandes premios.

-¿Sigue algún derby en especial?
-Este año será la 29 vez consecutiva, si Al Qaeda no lo impide,
que vea el derby de Epson, en Inglaterra. Luego voy siempre el
Arco del Triunfo, en Longchamps, Francia. Claro, aquello está a
un par de horas de avión. Pero Buenos Aires me queda a 12 horas
de vuelo, y encima el Carlos Pellegrini cae sobre fin de año.
¡Hombre, lástima que no coincida con la Feria del Libro! Por cierto,
¿ahora puedo preguntar yo?

-Claro…
-El fin de semana voy a Palermo. ¿Tiene alguna fija?

-…

Savater, cumpliendo con un rito imperdible para él, cada vez que pasa por Buenos Aires: el sábado, antes de su presentación en la Feria del Libro, estuvo en Palermo. Al otro día, doblete: pasó por San Isidro.

Savater, cumpliendo con un rito imperdible para él, cada vez que pasa por Buenos Aires: el sábado, antes de su presentación en la Feria del Libro, estuvo en Palermo. Al otro día, doblete: pasó por San Isidro.

Si hoy yo fuera chico, no digo que no leyese, pero seguramente también me engancharía a las nuevas tecnologías. Pero sería bueno que entre tanto
videojuego, hubiera más con fines didácticos". Savater dixit.
">

"Si hoy yo fuera chico, no digo que no leyese, pero seguramente también me engancharía a las nuevas tecnologías. Pero sería bueno que entre tanto
videojuego, hubiera más con fines didácticos
". Savater dixit.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig