Las pasiones de los Cani: fiestas vip, dinero y perros de la calle – GENTE Online
 

Las pasiones de los Cani: fiestas vip, dinero y perros de la calle

Actualidad
Actualidad

Los hermanos Caniggia hacen gala de aquello que Borges definía como “la más sincera de las pasiones argentinas”: el snobismo. Usan Rolex de oro, carteras Hermès de diez mil dólares y se mueven en tres autos importados –tipo grupo comando–, sin despegarse de la tropa de seguridad a cargo de Danny La Muerte y los hermanos Báez. ¿Su discurso? A la hora de declarar, los chicos rinden una especie de culto al “no tengo idea de qué pasa en este país”. Para muestra: “No sé ni quién sos”, le dijo Alexander Dimitri (19) a Tinelli. Así, el hijo de Claudio Paul Caniggia y Mariana Nannis parecía ignorar al hombre que le dio trabajo –cobraría 40 mil pesos, como su melliza–, además de ser el más popular de la Argentina. Ese fue su debut en la tele argentina. La misma táctica usó Charlotte Chantal (19) con Marcelo el primer día que pisó la pista de Bailando 2012. “No puedo tutearlo. Si no lo conozco...”, se despachó. Nadie puede negar que los chicos son auténticos.

Quizá en ese ignorar todo lo que ocurre en estas latitudes se esconden el encanto y la fascinación que producen en tres millones de personas que se agolpan frente a la pantalla para compartir las risas de Marcelo y descubrir a estos jóvenes que parecen de otro planeta. Tinelli, como en una partida de truco, jugó sus mejores cartas y mutó el estudio de Ideas del Sur en una especie club nocturno europeo, al mejor estilo Olivia Valere, la disco preferida de los Caniggia en Marbella.

¿Cómo sigue la mano? “Envido”, dice Marce. Y canta: “¡Treinta y dos de mano!”. Sí: ése fue el rating del primer maratón gay, encabezado por Charlotte. Para la segunda parade sumó a Alexander, recién llegado de Europa. Los mellizos Charlotte –la Paris Hilton criolla– y Alexander Dimitri –especie de Wachiturro chic– se mueven como estrellas de rock esquivando paparazzi y recalan en boliches top. Eso sí, tienen un cachet alto: hace unos días un empresario del Sur del Gran Buenos Aires los quiso contratar. “Me pidieron 50 mil pesos: se creen los Rolling Stones”, se quejó.

TIRATE UN PASO. Dirección: Alicia Moureau de Justo al 300. Lugar: Acqua Lounge. Allí se reunió la troupe de Mariana Nannis para importar la fiesta de las discos de Puerto Banús –el lugar más exclusivo de Marbella– a Puerto Madero. ¿Motivo de la cita? El cumpleaños de DJ Piloto, amigo de Charlotte y de toda la familia, quien tendría un pasado de actor porno.

Apenas empezado el sábado, a las 00.33, la platinada Charlotte apoyó su zapato Christian Louboutin en el asfalto del barrio más caro de Baires. Y en el lapso de cinco minutos llegaron su madre, Mariana, y su hermano, Alexander. Todos en distintos autos con vidrios polarizados y con su seguridad a cuestas. A pedido de Charlotte, los invitados estelares de la noche fueron los Wachiturros. Los chicos que mezclan reggaetón con cumbia le dedicaron un tema, Shampein Shower, a la hija del Cani. Son los primeros amigos que hizo Alexander en nuestro país. La fiesta siguió hasta la madrugada, pero Mariana y sus hijos se fueron a las cuatro menos cuarto, como manda el código de todo vip que se precie de tal.

AMORES PERROS. Sábado, cinco de la tarde. Sorprendimos a Mariana Nannis a los besos con Palermo. Tranquilos, no hablamos del Titán que llevó la 9 de Boca. Este Palermo es uno de los 700 perros de la calle rescatados por el refugio no eutanásico El Campito, Ruta 16 –parcela 501– de Esteban Echeverría . “Yo me refugio en el amor de mis perros; todos son callejeros. En Marbella tengo seis: Nikky, Paris, Ringo, Tyson, Charly y Simón. También adopté treinta gatitos. Todos los días salgo con mis zapatos Gucci a darles de comer”. Por dos horas, Mariana se olvidó de la ostentación, del champagne Cristal (el “yampein”) y de las bolsas de Hermès: la mujer de Caniggia donó mil kilos de alimento para El Campito. Y después se acordó de aquellos que la tildan de frívola: “En vez de criticarme... ¿por qué no vienen a ayudar a los animales? Mi abuela decía: ‘El que no quiere a los animales es mala persona’. Hablen menos y hagan más”.

El sábado a la tarde, Mariana visitó El Campito, un refugio no eutanásico para perros. Nannis se dirigió hasta la parcela 501 de la Ruta 16, en Esteban Echeverría, donde donó mil kilos de comida para animales. “En vez de criticarme, ¿por qué no ayudan a los animales?”, les tiró a sus detractores. (Para colaborar ingresar a elcampitorefugio.org)

El sábado a la tarde, Mariana visitó El Campito, un refugio no eutanásico para perros. Nannis se dirigió hasta la parcela 501 de la Ruta 16, en Esteban Echeverría, donde donó mil kilos de comida para animales. “En vez de criticarme, ¿por qué no ayudan a los animales?”, les tiró a sus detractores. (Para colaborar ingresar a elcampitorefugio.org)

Jueves 12. Alexander llega al ensayo con su bolso deportivo, mientras Charlotte sale del Faena con su cartera Hermès Birkin de diez mil dólares.

Jueves 12. Alexander llega al ensayo con su bolso deportivo, mientras Charlotte sale del Faena con su cartera Hermès Birkin de diez mil dólares.

Mariana baja del auto ayudada por su custodia. A las 00.35 entró a Acqua y se fue a las 3.45 AM.

Mariana baja del auto ayudada por su custodia. A las 00.35 entró a Acqua y se fue a las 3.45 AM.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig