Las ondas de Punta – GENTE Online
 

Las ondas de Punta

Actualidad
Actualidad

Al Norte del Ecuador, Saint Tropez es una suerte de Biblia del verano europeo. Al Sur y en enero, Punta del Este “is the place to be”, como bien dicen los extranjeros que aquí recalan. Antes de fin de año, todo aquel –antes eran argentinos en su gran mayoría, hoy vienen de Brasil, México, Italia, Alemania, Estados Unidos…– que quiera vivir la movida del verano, debe llegar al Este. Y debe (valga la insistencia) saber que las ondas hoy por hoy se imponen del otro lado del puente de La Barra. O sea, quien ame ver y ser visto (tanto de día como de noche) tiene que cruzar el arroyo de Maldonado y poner proa a Montoya, Manantiales, Punta Piedras y más allá.

ARENA CALIENTE. Movistar Montoya Beach es el primer stop obligatorio. Un parador construido con total conciencia ecológica y que brinda un sinfín de servicios premium a sus habitués. Si desembarcó y no lo vio a Gaby Alvarez (el anfitrión residente) es porque se equivocó de playa. Podrá ejercitar sus músculos (nada menos que Martín Guido, conocido entrenador del Método Pilates, diseñará su rutina), boxear con Thiany Valencia en un ring montado en la arena, relajarse –se dan masajes a toda hora bajo la sombra de un chiringo– o tan sólo echarse a tomar sol en los camastros con un Apple Martini en mano, dicho sea de paso, la estrella de la barra de tragos. A la hora del postre hay un espacio de Freddo. La música está a cargo del DJ Héctor Suasnabar. Los desfiles prometen ser muy top (tome nota: Miss Sixty y su mejor moda internacional, el 2 de enero, y Class Life el 6) y recitales cuando cae el sol. El encargado del lugar es Hernán Pizarro. ¿Area gourmet? Con la firma de Pablo Sartone. Los vips y las mujeres más lindas están allí; eso sí, siempre pasado el mediodía.
MODA, MODA, MODA. Cuando haga la valija, sepa que el metal (plata, oro, cobre) es una de las claves del verano, y no sólo en las bikinis. Piedras, lentejuelas, strass, tachas, argollas: todo suma glam y vale a cualquier hora. ¿Piezas indispensables? Los shorts (micro y maxi) y las minis (mínimas, balloon, de cuero, de jean, de algodón), que también puede lucirlos sin mirar el reloj. De día, con chatitas o sandalias. De noche, con botas (cortas, largas, media caña). El Indian summer (túnicas, turbantes, accesorios, collares hippones, vinchas bordadas) sigue vigente. Los accesorios –léase anteojos de sol, carteras, aros– pueden ser gigantes. Ellos eligen shorts hasta la rodilla, más vale amplios y con espíritu surfer. Son muy pocos (y muy flacos) los que se atreven a los trunks o apretaditos tipo Versace o Gucci. De noche, los hombres prefieren jeans, camisas lisas –valen de raso y seda–, remeras estampadas, camperas de cuero.

APUNTES. En Punta, los parties son un clásico de todos los tiempos. El Conrad picó en la pole position y presenta su verano a puro lujo el 3 de enero. Las agencias de modelos también reservaron sus noches: Multitalent en la estancia El Mangrullo el 6 de enero, y Pancho Dotto el 8, en el cruce de José Ignacio, celebrando sus veinte años ininterrumpidos en el Este. Para el 7 de enero, Chandon organizó una cabalgata para 60 personas, que saldrán de Narbona –el nuevo development de chacras (con restó, pulpería, ramos generales) que Pacha Cantón tiene en los Altos de la Barra– y culminará con un fogón con vino en la playa. El 12 de enero, en las terrazas y jardines del Conrad, será la tan esperada fiesta de GENTE. Atentos los golfistas: la Copa Aníbal Vigil (del 8 al 13) en el Cantegril, y los amantes del yachting podrán despuntar el vicio de las regatas durante la Copa Rolex, del 14 al 21.

SALE LA LUNA… La ruta 10 y sus alrededores despliegan una oferta casi infinita de restaurantes y boliches para pasarla bien. Novecento –que festeja su décimosexto aniversario y tendrá comidas especiales con Quilmes como anfitrión– ya es un clásico total de La Barra. Dentro de Narbona está instalado Lo de Miguel, restó legendario del Este, con platos que van desde los 8 hasta los 20 dólares. Cactus y Pescados, en Bikini, es un must, sobre todo al mediodía (no deje pasar las rabas ni los chipirones). Para quienes quieren pizza, el lugar es No Me Olvides. Y los fanáticos del asado no podrán dejar de pasar por El Camino, la flamante parrilla de Raúl Fernández, en Manantiales. La Oleada, antes de llegar al cruce de José Ignacio, es otro point para destacar. A la hora de la diversión y el dancing, Tequila nunca falta en la hoja de ruta. Para el pre-dance, Arretxe es imperdible.

NOCHES BUENAS. Así como el camino gourmet es largo de recorrer, el menú de hoteles, posadas y apparts es completísimo. El Conrad –elegido por los extranjeros y amantes del casino– celebra sus diez años y cuenta con 296 habitaciones, 30 suites y 5 restaurantes; la agenda de shows de verano es muy nutrida: Jorge Drexler, Diego Torres, Ricardo Montaner y Sin Bandera, entre otros. El seaside resort Rincón del Este es ideal para descansar en familia. Queda en la parada 22 de La Brava y tiene todo el confort de hoy. El Esturión de Montoya ofrece cómodos departamentos con vista al océano, una pileta climatizada y otra al aire libre, y brinda un completo servicio de playa. Las Olas Resort, en Manantiales, es también codiciado por las familias y este año agregó recreación infantil al aire libre y wireless en todo el hotel. Las Dunas es otro elegido: 73 suites (con living y kitchenette), además de un gimnasio y un spa de mar muy completos, con la mejor vista al mar. De cualquier forma, en Punta, los que quieren estar en la movida y no perderse nada, duermen poco.

Informe: Romina Redl
Productora: Angie Ugarte

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig