“Las mujeres no hablamos de hombres y sexo tanto como ellos creen” – GENTE Online
 

“Las mujeres no hablamos de hombres y sexo tanto como ellos creen”

Actualidad
Actualidad

-¿Puedo romper el hielo lanzándoles una duda existencial?
Fanny Mandelbaum:
Ya sé. ¿Cuántos años tengo? Poné sin-cuenta.
Laura Oliva: Ya sé. ¿Qué haría si lo tuviera a Joaquín Sabina delante mío? Poné que no respondo de mí.
Karina Mazzocco: Ya sé. ¿Querés que hable de mi vida privada? Poné que paso.

–No. La duda existencial es si podrá terminar alta la autoestima de este humilde periodista después de un reportaje a tres Grandiosas, o acabará por el piso.
Fanny:
Terminará alta. Será maravilloso.
Laura: El mundo entero nos teme. Ocurría en el programa.
Karina: Primero nos temen, y después nos aman.

–Bueno, por lo menos quien las ama es Canal 13. Amén del generoso rating de las temporadas 2002/3, su regreso parece el más comentado desde la vuelta de los Midachi.
Laura:
Cierto. Sucede que hubo acoso individual en la calle. La gente no nos dejaba caminar (risas).
Fanny: Te agrego un dato verificable: las legisladoras de la Cámara elaboraron un petitorio, que escribió la diputada Margarita Stolbizer, pidiendo la reinserción al aire de Grandiosas porque “es un ciclo para la mujer que piensa”. Y le mandaron las firmas a Adrián Suar (director de Programación del canal).
Laura: Que ese día había caído resfriado y lo usó para...
Karina: Menos mal que no estaba descompuesto (risas).
Fanny: Imagináte. Nos paraban acá y en el interior y preguntaban cuándo retornaríamos. Había maridos que venían a retarnos: “Por culpa de ustedes, mi señora no me permite dormir la siesta”.
Karina: Escuchabas que nos seguían chicos, jóvenes, grandes, parejas, distinto público.
Laura: ¡Llegaron a interrogarnos: “¿Cuándo saldrán sus muñequitos?” (risas). Mentira. En verdad, genera un poco de miedo el próximo arranque. El par de años de descanso convirtió a Grandiosas, en boca del público, en un programa sin igual, lo que nos pone algo nerviosas.
Fanny: Me parece que el tiempo premió nuestra gran química y nuestra excelente relación.

–Gran química y excelente relación que seguramente (la historia de la televisión nacional así lo demuestra), quedaron congeladas hasta que comenzó a hablarse del nuevo contrato.
Las tres:
¡Pará! Si antes éramos compañeras, hoy somos amigas.

–Lindo eslogan para el reinicio. ¿Qué experiencia rescatan de esta etapa de transición entre ustedes?
Fanny:
Mejor no divulguemos todo.
Karina: Hay imágenes.
Laura: Bajo llave. Porque transcurrieron dos años en los que, aunque vos te burles, nos vimos, sin temor a exagerar, una vez por semana. Desde tomar un mate a comer.
Fanny: Apuntá que no hubo ningún cumpleaños nuestro que festejáramos separadas. Incluso compartimos alguna Navidad…
Karina: Admitamos que semanas atrás la única que tenía la vela encendida y repetía: “Ya van a venir con el caballo cansado” era Fanny. Claro, al principio Laura y yo admitíamos: “Sí, sería genial una tercera temporada”, pero los últimos tiempos era sólo la Mandelbaum. Ya hablaba sola. Nosotras la observábamos cruzadas de brazos, y pensábamos: “Pobrecita esta mujer”.
Laura: ¡Aaaah! ¡Caigo en la cuenta! ¿No será esto una movida de Fanny, y cuando queramos entrar a Canal 13 lo impedirá la guardia?
Fanny: Calláte, que antes de renunciar a Circo criollo, el programa de Repetto, nos amenazaste: “Si otra ocupa mi silla, me corto las venas”.
Laura: Nico sabe que fue una elección del corazón.
Karina: Celebro la identificación general con Grandiosas. Demostramos que se puede hacer un producto respetuoso y sin golpes bajos, interesante y sin hablar de lolas y colas, informativo y sin ponernos el casete.
Fanny: Divertido y sin desnudos, agregá.
Karina: Perdoná. “Sin desnudos”, antes. ¿No te dijeron que debemos aparecer en moquini, cien por ciento depiladas y mostrando piel?
Fanny: ¿Servirá la foto que guardo de cuando me saqué el corpiño en Valencia?
Laura: Sería grandiosa.

–Cuéntennos en qué se sienten grandiosas fuera de la tele.
Fanny:
Me encantaría que mis dos hijos y mis cuatro nietos me vean genial como madre y abuela. En lo personal, me enorgullezco de continuar proyectando a pesar de mi edad y de haber estado casada cuarenta y cuatro años y haber enviudado.
Laura: ¿Grandiosa? Hay algo de cultivar la amistad y la fidelidad, en donde me siento cada vez mejor conmigo misma.
Karina:
Yo quizá me veo grandiosa en que estaciono apenas con dos maniobras.

–¿Y en qué se sienten pequeñísimas, cero grandiosas?
Karina:
Por momentos me descubro como una nena de once años que necesita protección.
Fanny: Dentro de la cocina.
Laura: En que no sé dominar mi cara si algo me genera bronca o impotencia. Se nota a la legua.

–¿Son feministas las Grandiosas?
Fanny:
El feminismo tiene mala prensa. Yo defiendo a las minorías, y en especial a las mujeres que, aunque somos mayoría, siempre estamos en minoría: ganamos sueldos más bajos, no podemos ocupar cargos directivos, etcétera.
Laura: Pienso que con Grandiosas revertimos el mito de que varias mujeres reunidas somos una caterva de loros armando quilombo, que nunca podemos llevarnos bien y que nos detenemos en nimiedades como “si vos tenés el mejor taco o yo”. Yo anhelaba que la reciente pugna política femenina transitara carriles distintos de los que suelen protagonizar los hombres, que históricamente pretenden demostrar quién la tiene más grande. Lamentablemente me equivoqué. Hubo guerra sucia también.
Karina: ¿Cuándo hubo guerra limpia en política, Lau?
Fanny: Salvo excepciones –tipo Alicia Moreau de Justo, Florentina Gómez Miranda, la médica Mabel Bianco– en pocas oportunidades.
Laura: Lo triste es que pequé de ingenua.

–Entonces, ¿es real el mito de la caterva de loros o el de que cuando se juntan las mujeres sólo hablan de hombres y de sexo?
Las tres:
Hablamos de hombres y de cine, y de teatro, y de libros, y de ropa. En serio, no hablamos de hombres y de sexo tanto como ellos creen.

Laura, Fanny y Karina preparan el retorno. “<i>No es casualidad que las tres elijamos como parte preferida de nuestro cuerpo los ojos. Tenemos miradas parecidas en bastantes aspectos</i>”, afirman.

Laura, Fanny y Karina preparan el retorno. “No es casualidad que las tres elijamos como parte preferida de nuestro cuerpo los ojos. Tenemos miradas parecidas en bastantes aspectos”, afirman.

Volverán al aire, en vivo, de lunes a viernes desde las 14:30. “<i>Somos como ingredientes distintos de un buen tiramisú. Nos complementamos perfecto para gustarle a la gente</i>”, aseguran.

Volverán al aire, en vivo, de lunes a viernes desde las 14:30. “Somos como ingredientes distintos de un buen tiramisú. Nos complementamos perfecto para gustarle a la gente”, aseguran.

“<i>Me encantaría que mis dos hijos y mis cuatro nietos me vean genial como madre y abuela. En lo personal, me enorgullezco de continuar proyectando a pesar de mi edad  y de haber estado casada cuarenta y cuatro años y haber enviudado</i>”

Me encantaría que mis dos hijos y mis cuatro nietos me vean genial como madre y abuela. En lo personal, me enorgullezco de continuar proyectando a pesar de mi edad y de haber estado casada cuarenta y cuatro años y haber enviudado

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig