“Las mujeres me siguen diciendo que soy fachero” – GENTE Online
 

“Las mujeres me siguen diciendo que soy fachero”

Actualidad
Actualidad

No para. Dice que se siente tan bien en este presente que disfruta cada momento del día con intensidad. Ahora está trotando por Puerto Madero, el barrio first class donde alquila un coqueto pero sencillo departamento. Y cuenta que por la tarde hará natación, y mañana step –gimnasia para tonificar piernas y glúteos–, y el fin de semana lo esperan sus clases de yoga, media hora de “fierros” y bicicleta fija. “Denis todo terreno”, bromea Sergio, que a los 59 se muestra más que vital luego de aquel duro episodio que vivió en Paraguay y lo hizo tutearse con la muerte, después de superar dos paros cardíacos y estar 18 minutos sin que le latiera el corazón. “Aquella situación me hizo más sabio. Gracias a Dios, aquel sangrado de la aorta que me acercó mucho a él está totalmente superado y no quedaron rastros. Eso sí, reconozco que me marcó: ahora vivo las cosas de manera totalmente diferente. Te cuento: siempre tuve una excelente relación con mis hijos, pero ahora hablo muchísimo más con los tres –Federico (29), que toca en la banda conmigo, Bárbara (27) y Victoria (25)–. Los disfruto, igual que a Francesca (3), mi nieta. Aprendí a despojarme de las cosas y a darles el verdadero valor que tienen. Logré reencauzar mi vida...”.

–¿Está omitiendo a propósito que también llegó otra mujer a su vida?
–No, para nada. ¿Te referís a Nancy, no?

–Exacto. ¿Su novia, no?
–Sí, es extraordinaria, y me hace matar de risa, es muy divertida. Ya hace un año que estamos juntos...

–Anúncieme el casamiento y me llevo una buena primicia.
–Estamos bien así. No tocamos el tema. Pero hagamos un trato: cuando la vuelvas a ver, preguntále a ella.

–¡Vamos todavía! No cierra las puertas, entonces.
–Nunca digas nunca, ja, ja. De verdad, te digo que es una mujer increíble, sencilla, y que no le interesa la fama, con un hijo bárbaro, Iván (12). Me quiere por lo que soy como persona. Lo divertido es que era fan mía desde que tenía 20 años. Yo conozco desde hace tiempo a integrantes de su familia, pero nunca habíamos sido presentados, lamentablemente, ja.

–¿Ella lo ayudó a serenarse? Porque dicen que usted era muy mujeriego... Además, salió con Melisa de Gran Hermano, treinta años menor que usted. No niegue que es un auténtico latin lover...
–Ja, ja, ja. No creas todo lo que se dice de mí. Además, todo eso es parte del pasado, ya fue, como dicen los chicos. En serio: estoy bárbaro con Nancy, siento que es la mujer de mi vida, aunque también tuve otras muy importantes. Reconozco que las mujeres me siguen diciendo que soy fachero, y me pongo colorado. Pero me estoy portando muy bien en todos los sentidos, te lo aseguro.

–Hace un rato, me hablaba de la gente que siempre estuvo. ¿Daría sus nombres...?
–Mirta Messi, la mamá de mis tres hijos, que me súper acompañó cuando casi me muero. Verónica Guerrero fue otra muy importante, igual que Paula Schmidt. Hay gente anónima que me ayudó mucho: Diego Colombo, Rolando Roca, Florencio Aldrey Iglesias, Quique Mainini, que me prestó un pulóver cuando estaba bien en la mala y se lo quemé. Y de los famosos, quiero agradecer a Nicolás Mancera, Mirtha Legrand, Juan Alberto Badía, el Muñeco Mateyko, Marcelo Tinelli, Gustavo Yankelevich, Cris Morena, Susana Giménez, a la que cada vez que llamé porque necesitaba ayuda siempre me hizo un lugar en su programa. Hasta Diego Maradona vino a saludarme al camarín para mostrarme su afecto. Y no me atreví nunca a pedirle una camiseta, me daba vergüenza. Hoy me arrepiento de no haberlo hecho. Ojalá nos reencontremos. Viví momentos duros, pero ya pasaron...

–¿Hoy los recuerda con angustia?
–Ya no, pero te aseguro que no fue fácil vivir 14 años tratando de pagar deudas. Por haber querido progresar me endeudé y eso pesó mucho en mi vida. Toqué fondo, literalmente. Vivía en Villa Ballester, llevaba a los chicos al colegio y venía hasta Retiro en el tren. Así todos los días. No me voy a olvidar más de una tarde en que subí al vagón repleto y un grupo de vagos empezó a cantar: “Por eso te aconsejo que vayás a misa/ todos los domingos/ todos los domingos”. Había dos policías y los muchachos arengaban: “¡Que cante la cana!”. Y los agentes acompañaron con palmas: “Pedíle a San Antonio que te mande un novio/ todos los domingos/ todos los domingos”. Yo no sabía dónde meterme.

–¿Y ahora cómo se siente?
–Volví a tener armonía y un ánimo parejo. Siento que pude levantarme, como lo hicieron mis padres, Feliciano y María. Ellos me transmitieron su espíritu luchador. Hoy tengo charlas increíbles con mis hijos. Te juro que siento que soy feliz las veinticuatro horas del día. Estoy viviendo un momento bárbaro. Antes estaba en tensión permanente. Eso ya no me sucede: me siento pleno.

–¿En algún momento difícil, cuando tocó fondo, pensó en tomar una decisión drástica?
–No, jamás. Siempre me la banqué con entereza. Aprendí de mi viejo, que me decía en las malas: “Siempre fuiste un­ hombre muy fuerte y vas a volver a serlo”. Tenía razón.

–¿Nunca cayó en drogas o excesos?
–Nunca, ni siquiera tomo alcohol. Pero recibí el latigazo que afecta a muchos famosos. Pasar de los aplausos de una multitud a viajar apretado en el tren, al ocaso.

–¿Me equivoco o está transitando un momento místico?
–Puede ser. Ahora les doy mucho más valor a las pequeñas cosas. Rezo y sé que mi principal capital es mi voz, mi carrera. Antes no me daba cuenta, quizás pensaba que todo era eterno. Ahora estoy en paz, seguro de que me merezco la vida que tengo.

Sergio corre tres veces por semana por Puerto Madero, para mantenerse en forma: “Me cuido; el año que viene cumplo 60 y no puedo dar ventajas”, bromea.

Sergio corre tres veces por semana por Puerto Madero, para mantenerse en forma: “Me cuido; el año que viene cumplo 60 y no puedo dar ventajas”, bromea.

Sergio corre tres veces por semana por Puerto Madero, para mantenerse en forma: “Me cuido; el año que viene cumplo 60 y no puedo dar ventajas”, bromea.

Sergio corre tres veces por semana por Puerto Madero, para mantenerse en forma: “Me cuido; el año que viene cumplo 60 y no puedo dar ventajas”, bromea.

Nancy Gustas y Sergio Denis están de novios desde hace un año. Ella es su fan de toda la vida, trabaja en la Municipalidad de Lanús, vive en dicha ciudad, pero pasa por lo menos un par de noches por semana en el departamento que él alquila en Puerto Madero.

Nancy Gustas y Sergio Denis están de novios desde hace un año. Ella es su fan de toda la vida, trabaja en la Municipalidad de Lanús, vive en dicha ciudad, pero pasa por lo menos un par de noches por semana en el departamento que él alquila en Puerto Madero.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig