Las desapariciones de Guadalupe Lucero y Sofía Herrera: la misma vidente, los niños testigo y las pistas falsas – GENTE Online
 

Las desapariciones de Guadalupe Lucero y Sofía Herrera: la misma vidente, los niños testigo y las pistas falsas

Los casos de las nenas conmovieron al país entero. Guadalupe fue vista por última vez hace casi 40 días en San Luis y en septiembre se cumplen 13 años de la desaparición de Sofía, en Río Grande.
Actualidad
Actualidad

Las dos desaparecieron en un instante, enfrente de sus familia. Guadalupe Lucero lleva casi 40 días desaparecida. Sofía Herrera, 13 años. Mientras la familia de la nena de cinco años desaparecida en San Luis el 14 de junio intenta presionar para que el caso sea elevado a la justicia federal, la sombra de la niña que inspiró el Alerta Sofía, estremece por las similitudes.

El miércoles, bajo el lema "seguimos en la calle reclamando su aparición", la familia de Guadalupe realizó una panfleteada, en la que pidieron la intervención de la justicia federal "en simultáneo con el fuero provincial".

Entre los puntos del reclamo se exigió que "reaparezca la búsqueda en las páginas, redes y propagandas oficiales del Gobierno de la provincia", que continúen las alertas en los lectores de patentes y la "intervención del Juzgado Federal en simultáneo con el fuero provincial".

Mientras continúa la búsqueda a partir de rastrillajes, excavaciones y con trabajos de buceo en diques, los investigadores no tienen ninguna hipótesis firme de lo que sucedió aquel día de mediados de junio, en el barrio 554 Viviendas de San Luis, donde Guadalupe desapareció mientras jugaba con sus primos en la puerta de la casa de una tía.

Similitudes con el caso Sofía Herrera

El momento de la desaparición. Las dos niñas desaparecieron en cuestión de minutos, casi enfrente de su familia. Sofía fue vista por última vez el 28 de septiembre de 2008 en Río Grande, a los 3 años. La menor salió con sus padres y amigos a pasar un domingo de esparcimiento en el camping John Goodall, ubicado 59 kilómetros al sur de la ciudad.

El 14 de junio, Guadalupe jugaba con sus primos en la vereda, frente a la casa de una tía en el Barrio 544 Viviendas de San Luis.

Los niños testigo. En el caso de Sofía, la Justicia pasó por alto durante más de diez años el testimonio de nene llamado Néstor, que estuvo ese día en el camping. El menor, que en ese entonces tenía seis años, fue el último que vio a Sofía, junto a un perro y a un auto, cuando era llevada de la mano por el sujeto. Su testimonio nunca fue tomado en cuenta, porque para la justicia “no era sólido”.

Sin embargo, años después volvió a contar lo mismo, y el recuerdo de su relato hizo que el año pasado difundieran la cara del sospechoso, identificado como José Dagoberto Díaz Aguila. La Justicia pidió la captura nacional e internacional del ciudadano chileno pero hasta el momento no dieron con el rastro del hombre.

En el caso Guadalupe, una prima de 3 años dijo como vio a una mujer que se llevaba a la nena de la mano. Dijo que tenía la estatura de una de sus tías. Luego los otros niños manifestaron que "a Guadalupe le taparon la boca". No se sabe cómo sigue la búsqueda de la mujer misteriosa; por el momento no hay ningún tipo de retrato de la mujer.

La vidente. La misma vidente se comunicó con las familias de las don nenas. Se trata de Véronica Contreras de los Santos. En su momento, según contó la madre de Sofía, la mujer acusó a ella y a su marido de haber asesinado a su hija.

Algo similar a lo ocurrido en el caso Guadalupe, donde la mujer sembró las dudas sobre la familia y dijo que mataron a la niña y que enterraron su cuerpo cerca de la casa de la tía, lugar en el que desapareció.

Las pistas falsas. María Elena Delgado, la madre de Sofía se mantiene alerta ante cada nueva pista que aparece. Los llamados nunca cesaron. Algunos con una falsedad premeditada, mientras que otras personas se comunican con ella porque están seguras que conocen el paradero de la niña que hoy tendría 16 años. Recibió llamados desde México, en los que le dijeron que la nena vivía ahi, hasta de jóvenes que se hacían pasar por su hija.

Los papás de Guadalupe recibieron llamados extorsivos desde México, que marcó la hipótesis de un ajuste narco, hoy descartada. Siguió la pista de un playero, que dijo ver una nena "igual" a Guadalupe, junto a un hombre "muy nervioso", pero nada más surgió de ese dato. Vecinos cuentan que escucharon "llorar una nena" en el barrio donde desapareció, pero los allanamientos y rastrillajes en la "zona cero" concluyeron sin éxito.

Conmocionada por el caso, María Elena Delgado habló con Yamila Cialone, la mamá de Guadalupe y también con la abuela de la menor. A Ambas les transmitió el mismo mensaje: que lo más importante es no detener la búsqueda, y que aprovechen el acompañamiento de la gente.

"Todo lo que nosotros vivimos, ellos también lo vivieron. Desde llamados falsos o extorsivos, hasta la aparición de una vidente. Por ejemplo, como le pasó a ellos, a nosotros en un llamado también nos pidieron dinero a cambio para ver a Sofía, y en otro caso nos hicieron lo mismo, pero se supo que era un productor radial de San Luis que hasta hizo hablar a su hijito de dos años y mi marido estaba seguro que era Sofi", contó.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig