“Las gorditas tenemos otras armas de seducción” – GENTE Online
 

“Las gorditas tenemos otras armas de seducción”

Actualidad
Actualidad

Si de algo puede presumir hoy –y de aquí en adelante– Vanesa Butera, no es sólo de haber ganado un concurso de televisión que llevará su nombre a las marquesinas de la calle Corrientes. Es que Quiero ser la protagonista de Hairspray –el certamen que finalizó el 10 de mayo por Canal 13– ya definió que ella será la encargada de interpretar el papel de Tracy Turnblad en la obra de Broadway que, en la versión local, encabezará Enrique Pinti en el teatro Astral. Pero Vanesa podrá enorgullecerse de algo reservado para pocos: haber tenido un sueño, hacer un gran esfuerzo y llegar a concretarlo. “¡Uy! Ahora sería demasiado soñar con más, ¿no? Todavía no puedo creer lo que me pasó”, jura. “Cuando vi la película, me morí de amor por el personaje. Admiro sus ideales, su forma de emprender la vida. Tracy es un ejemplo de convicción”, cuenta. En un mundo que rinde culto a las mujeres flacas, el certamen lanzó una consigna diferente: la chica que interpretara a Tracy Turnblad debía saber cantar, bailar, actuar y, fundamentalmente, ser rellenita y portar su misma ilusión. Vanesa (24 años, mide 1.65 y pesa 83 kilos) vio, entonces, su gran oportunidad.

Nació en Adrogué, aunque ahora vive en San Cristóbal, con su mamá y sus dos gatos. Dueña de una voz privilegiada y una mirada pícara, supo desde el principio cuál era su vocación. “No es que me quedé pensando ¿qué hago: me tiro a ser astronauta o soy artista? No. Siempre tuve claro lo que quería hacer”, dice. Empezó a estudiar teatro en la escuela primaria, y después siguió con comedia musical y canto. Cuando terminó el secundario trabajó como mesera (dos años en un bar y otros cuatro en un hotel) para pagar su formación artística. Toca la guitarra y también compone. Armó cooperativas de teatro y autogestionó sus shows. “Mi mamá, que es una laburante, me enseñó con mucho esfuerzo a pagarme yo misma mis clases. Cuando me preguntaban qué era o qué hacía, yo contestaba: ‘Artista’. Y si insistían en saber de qué trabajaba, decía: ‘Bueno, trabajo de moza’”, suelta.

–¿Tenés algo en común con Tracy Turnblad?
–Tracy es un ejemplo de ideales, de luchar por lo que uno quiere. Tiene una seguridad que, para alguien que no tiene un cuerpo de modelo, no es común. No le importa nada… y a mí tampoco.

–¿Vos tenés seguridad?
–La seguridad empecé a tenerla cuando crecí un poco. Siempre fui gordita, y de adolescente lo sufrí mucho. A esa edad no entendés muy bien cómo es el tema… Pero cuando rompés tus propias barreras, el resto te ve de otra manera. Eso lo aprendí con el tiempo.

–¿Te molesta el modelo de mujer flaca impuesto en la sociedad?
–Por supuesto. Aunque creo que ahora se está moviendo un poco, ¿no? Cuando ves que hay cada vez más casos de bulimia y anorexia, te das cuenta de que ningún extremo es bueno. Yo trato de no dejarme influenciar por eso. Si no, no podría vivir. Ojo: soy mujer y no siempre me siento fantástica. Pero tengo amigas flaquísimas que tampoco se sienten bien. Las mujeres nunca estamos conformes con nuestra imagen.

–¿Cómo te llevás con los hombres?
–Cuando era más chica me sentía mal si un chico no se fijaba en mí por lo que yo era físicamente. Ahora no sé si yo me fijaría en un flaco, por su manera de pensar. Aparte, las gorditas tenemos otras armas de seducción… como por ejemplo, la labia (risas). Cuando no hacés nada con la primera impresión, ¡de alguna manera hay que robar!

–¿Y cuál es tu fuerte para seducir?
–Depende a quién. No siempre se usan las mismas armas. Cuando entendí que a muchos hombres les gusta que les canten, ahí empecé con mi guitarrita. Y hay días en que un buen escote mata, ¿no? También puedo matar con la mirada.

–Tal vez ahora la fama te acerque una larga fila de candidatos…
–¿Te parece? Estaría bueno, pero los que ya se fueron... ¡alpiste! ¡Que se vengan los nuevos!

–¿Qué te imaginás después de Hairspray?
–Ay, no sé… Vengo estudiando desde hace mucho: armando cooperativas, cantando en bares, laburando desde abajo. Y ahora lo tengo al lado a Enrique Pinti, que me da consejos. Es como tocar el cielo con la mano. Es un grande: ocurrente, gracioso y tan humilde… Aprender de él y actuar a su lado en el Astral ya es mucho. Veré qué viene después.

Vanesa siempre supo, desde muy chica, cuál era su vocación. Estudió canto, guitarra, teatro y comedia musical.

Vanesa siempre supo, desde muy chica, cuál era su vocación. Estudió canto, guitarra, teatro y comedia musical.

Protagonizará el musical junto a Enrique Pinti, con quien ya está ensayando, en el Astral. “<i>Que Enrique me dé consejos es algo así como tocar el cielo con la mano</i>”, dice. La obra se estrenará en julio. Vanesa interpreta a Tracy Turnblad, una chica gorda que quiere ser artista. “<i>El personaje es un ejemplo de lucha. Tiene una seguridad que, para alguien que no tiene un cuerpo de modelo, no es común. No le importa nada… y a mí tampoco</i>”, asegura.

Protagonizará el musical junto a Enrique Pinti, con quien ya está ensayando, en el Astral. “Que Enrique me dé consejos es algo así como tocar el cielo con la mano”, dice. La obra se estrenará en julio. Vanesa interpreta a Tracy Turnblad, una chica gorda que quiere ser artista. “El personaje es un ejemplo de lucha. Tiene una seguridad que, para alguien que no tiene un cuerpo de modelo, no es común. No le importa nada… y a mí tampoco”, asegura.

 “Cuando era más chica me sentía mal si un chico no se fijaba en mí por lo que yo era físicamente. Ahora no sé si yo me fijaría en un flaco, por su manera de pensar”

“Cuando era más chica me sentía mal si un chico no se fijaba en mí por lo que yo era físicamente. Ahora no sé si yo me fijaría en un flaco, por su manera de pensar”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig