Las diosas más sexys – GENTE Online
 

Las diosas más sexys

Actualidad
Actualidad

Emilia Attias: sos la mujer más deseada por los argentinos, según el voto de 22.266 lectores.
–¿De verdad? ¡Qué buena noticia! Me pone contenta; es un nuevo mimo que recibo. Y más en este año, que está siendo muy bueno para mí. Grabo todos los días Casi ángeles, hice temporada en el teatro, ya firmé contrato para seguir el año que viene con la tira y está también la posibilidad de salir de gira. Es más: uno de los puntos que tocaríamos es Israel. Muy loco, me encantaría.

–No me cambies de tema y volvamos a la encuesta. ¿Vos lo sentís así?
–¿Ser deseada…? La verdad es que me siento muy querida. Hoy, que por la tele me ven los chicos y sus padres, me pasa que recibo el cariño de grandes y chicos, de hombres y mujeres por igual.

–En tu caso, lo del deseo tiene una connotación un poco más sexual, me parece.
–Bueno, puede ser. Pero la verdad es que la gente me transmite mucho respeto. Me llevo muy bien con la gente. Me tiran muy buena onda, me saludan, me piden besos, autógrafos, fotos… Es un mimo del público y yo les dedico tiempo, porque los respeto. Sin ellos no soy nada.

–¡Vamos! ¿Me vas a decir que por la calle nunca te dijeron un piropo impublicable?
–(Carcajada) Me dicen cosas por la calle, por supuesto. Los hombres siempre me han dicho cosas lindas por la calle. Algunas, sí, fueron un poco zarpadas. Pero jamás llegué al punto de tener que llamar a la policía. ¡Por suerte! Mi popularidad –porque hoy soy y me siento popular– no pasa tanto por lo físico, sino por el carisma que transmite mi personaje.

–Será porque últimamente no te separás de tu custodio personal…
–Bueno, sí, pocas veces salgo sola. El Turco (Naim Sibara, 40 años, humorista) es muy compañero. Tenemos una relación muy linda, muy sana. Además, ahora que estamos viviendo juntos, nos dimos cuenta de que también somos los dos re-tolerantes. No hay un solo roce en la convivencia. El es talentoso, súper profesional, buena gente. Todo lo que viene de mi pareja me hace feliz y me potencia. Como verás, ya encontré a mi hombre. El Turco no sólo me desea: es la persona que me elige todos los días, esté hecha una diosa o con cremas en la cara y el look más reo.

–¿No te cela?
–Para nada. Al contrario. Le encanta como soy, y que no pretendan cambiarte es una de las cosas más importantes que podés llegar a lograr en una relación. Con El Turco hablamos de todo: de lo que nos pasa, de lo que nos pasó, de nuestros proyectos, de hijos, de casamiento.

–¿Estamos frente a una mujer comprometida?
–No tengo alianza, pero sí, yo me siento muy comprometida con mi pareja. Si bien no hay nada programado, sabemos que nos vamos a casar y que vamos a tener hijos. Con él no me asusta nada, ni siquiera la maternidad. Quiero ser una mamá joven y lo voy a ser antes de cumplir los 25. No creo que un hijo te corte la carrera; es algo que no me asusta, ni física ni profesionalmente. Yo miro a todas las modelos que fueron mamás y están divinas. Además, la genética me ayuda. Cuando lo tenga, me pondré las pilas para recuperarme en un mes, y me lo voy a llevar al trabajo…

–¿Qué será lo que desean los hombres de vos, Attias?
–¡Qué sé yo! Supongo que en el resultado de la encuesta no sólo importó el aspecto físico, sino también lo que uno transmite. La gente sabe que no me gustan los escándalos, que soy divertida, que me la juego en lo profesional, que amo al hombre que tengo a mi lado, que puedo mostrarme sexy y también ser Susanita… Todo eso influye, ¿o no?

–¿Entonces…?
–Eso gusta. Y por todo eso gusto, supongo. Uno refleja quién es: y yo, hoy, soy una mujer sin límites. Siento que todavía no exploté, que me queda mucho más para dar.

Maquilló: Paola Dessaner. Peinó: Diego para Cool Cuts. Agradecemos a Muy Miuka, Ricky Sarkany
y muy especialmente a Anita Tomaselli.

Luisana Lopilato: ¿sabías que 21.172 personas aseguran que tenés las mejores curvas de la Argentina?
–Hace años ya que, muy a mi pesar, debí asumir el rótulo de chica sexy.

–¿Te molesta?
–¡Pero noooo! Hoy no. Es más: aprendí a sacarle el máximo provecho. Claro que, cuando tenía 16, era diferente: a esa edad no te causa gracia saber que los hombres, sobre todo señores mayores, se ratonean con vos. Hoy lo tengo asumido. De todas formas, no es un mérito mío tener las mejores curvas, sino de mis papás. Porque no me mato en el gimnasio, jamás pisé el quirófano y como todo lo que quiero y, quizás, un poco más… Lo mío es pura genética.

–¿Cuánto trabajo lleva ser sexy?
–En mi caso, cero hora. No es una postura. Yo soy sexy por naturaleza, y no reniego. Lo llevo, esté vestida para una fiesta o de jeans y zapatillas. Supongo que la sensualidad es una forma de ser, de comportarse, de encarar la vida. A la que trabaja para eso, para mí, se le nota.

–¿Y de qué te ocupás vos hoy?
–De mi carrera artística. Busco ser una artista completa: ojalá, algún día, la gente me reconozca sólo por mi trabajo.

–Este fue un año raro: estuviste alejada de la pantalla.
–Hice El capo junto a Miguel Angel Rodríguez... Sólo eso, sí. Mi gran sueño era hacer teatro y lo conseguí: estuve en Arlequín, servidor de dos patrones, en el teatro De la Ribera, donde pude mostrar otra faceta, distinta. Ese trabajo, además, me valió una nominación a los Premios ACE como mejor actriz de reparto, que no es poco. Y, como la idea es perfeccionarme, me tomé este 2007 para estudiar de todo… Desde inglés, porque no descarto trabajar fuera del país algún día, hasta canto y clases de saxo.

–¿Para dónde vas? ¿Lo sabés?
–No me imagino en un futuro. Por eso me preparo para estar lista frente a los grandes desafíos. Hay una posibilidad de volver a la tele, ofertas para el cine, pero no lo sé todavía.

–Pancho Dotto, ahora, es tu manager.
–Sí. Lo elegí por la onda y porque quería hacer otras cosas: campañas, publicidades, trabajos que no te roban demasiado tiempo. Además, está negociando otras cosas para mí. Pero por ahora no puedo contarte más, porque ni yo lo sé.

–¿Te estás dedicando a tu pareja?
–Sí, viajamos bastante con Juan (Mónaco, el tenista de 23 años). Nos llevamos muy bien, estamos muy bien. Pero vos sabés que no me gusta hablar mucho de mi vida privada, porque después salen a decir cualquier cosa. Si contás que estás enamorada, la prensa ya te casa o te embaraza. Si no, hablan de ruptura o crisis. ¡Basta! Conozco bien las reglas de juego, pero hay veces que no tengo ganas de compartirlas. No hace mucho, en la tapa de una revista pusieron que nos habíamos comprometido. ¿Cuál era la noticia? Yo me comprometo con todas mis parejas, no soy mujer de una sola noche. Cuando acepto salir con alguien es porque estoy dispuesta a tener novio. Además, no me gusta estar sola.

–¿Qué fue lo más lindo que te dijeron por la calle?
–“Me tiento con vos todas las noches”.

–¿El hombre no se enteró de que todavía vivís con tus viejos?
–(Carcajadas) No, parece que no lee las revistas. Pero, bueno, dejémoslo. Es su fantasía, no la mía.

–Igual te gustó...
–Sería hipócrita decirte que no.

Maquilló: Mauricio Catarain con productos Guerlain. Peinó: Bebe para Alberto Sanders.
Agradecemos a Natalia Antolín, Muy Miuka, Ricky Sarkany y muy especialmente a Mirtha de Dotto Models.

Dolores Barreiro: para 10.727 personas, sos la dueña del cuerpo perfecto. Y vos, supongo, te encargarás de aclarar que sos mucho más que eso.
–Te equivocás. A mis 32 años y con 13 de carrera, no tengo que aclarar nada. Que cada uno piense lo que quiera. Soy sexy y me encanta serlo. Si no, no andaría por la vida con estas calzas rojas…

–¿Me contás qué fue lo más delicado que te dijeron por la calle?
–“Cómo envidio a tu marido”. Eso fue lindo y suave. Después, todo lo que te imagines.

–¿Y él se la banca?
–Matías (Camisani, modelo y músico) me conoció así. Imagináte que si le hiciera mal no habría durado diez años conmigo.

–Pasaste la comezón del séptimo año. Muy bien.
–Hace tres ya, sí. Las crisis de pareja son inevitables. Pero si hay amor, la llevás muy bien. Rara vez nos peleamos. Para mí Matías es perfecto. Nada de él me molesta.

–¿Nunca lo viste como a un hermano?
–La verdad que no; no me pasa. Tengo una relación muy sensual, o sexual, con él. Es más: este año, para festejar nuestra primera década juntos, nos fuimos un mes solos a la India en plan romántico. Dejamos a los chicos con mi suegra y la pasamos genial. Además, con tres hijos varones (de seis, tres y un año) no tenemos ni tiempo de aburrirnos.

–¿Por qué te elige la gente, Dolores?
–¡Qué pregunta! Se ve que, sin querer, vendí una imagen que cae bien: tengo esa cosa de mamá presente, de mujer fiel, de familia… No sé, creo que con tanto escándalo, con tanta falta de valores que hay, hoy soy un prototipo de mujer distinta.

–¿Inalcanzable, decís?
–No sé si inalcanzable, pero soy consciente de que tengo todo lo que mucha gente desea: hijos divinos, una carrera, un hombre que me ama y amo… Además, pensá que llevo trece años trabajando en la misma agencia. Eso habla muy bien de Pancho (Dotto, su manager y su ex novio) y de mí. Además, en la época que conduje tele, estaba muy presente en la casa de la gente. Estoy en las pasarelas, en las campañas gráficas. Ayer terminé de hacer otra publicidad para Carrefour, una empresa que siempre me contrata, y seguramente haré otra vez Dulce Carola. Yo voy al supermercado y las señoras se acercan a saludarme. Todas saben de mi vida y me preguntan cuándo vuelvo a la pantalla.

–Yo sólo quiero saber qué hacés para estar así. ¿Vas a revelar alguna de tus claves?
–No hay mucho para contar. Hago yoga en casa con Marcela, gimnasia aeróbica y localizada con Pablo Benadiba, mi personal trainer. Nada más. Como sano, siempre fui vegetariana… La clave en mí es la genética. Quizá por eso hoy me importa mucho más trabajar el espíritu que el cuerpo.

–Mirá qué interesante…
–Ah, sí. Fui muchas veces a la India y volvería cien más. Ahora estoy leyendo Autobiografía de un yogui, un libro que tiene 80 años y que hace un paralelismo entre todas las religiones del mundo…

–Cultivás una vida poco fashion.
–Ah, sí. Pero mezclo muy bien los dos universos. Si me preguntás a qué hombre y a qué mujer admiro, la respuesta es: Yogananda y Susana Giménez. Todos tenemos algo que aprender y algo que enseñar…

–¿Y de Susana qué ejemplo tomás?
–Ella me copa, me gusta cómo se toma la vida, cómo es... Me resulta muy divertida.

–Volviendo al cuerpo perfecto, ¿tengo que terminar la nota pensando que lo tuyo es todo natural?
–A pesar de lo que dicen, no tengo una sola cirugía, ni botox, ni nada. Igual, que piensen lo que quieran; me tiene sin cuidado.

Maquilló: Paola para Sebastián Correa con productos HR. Arte digital: Gustavo Ramírez. Peinó: Margarita Porto para Estudio Lamensa. Agradecemos a Mariano Toledo, Benito Fernández, Claude Bernard y Ricky Sarkany.

Emilia Attias Tiene 20 años y una carrera meteórica: impactó como modelo, se animó al teatro de revistas y ahora protagoniza Casi ángeles, la tira éxito para teenagers que produce Cris Morena. Con 1,70 de altura y  92-60-92 de curvas, demostró que es capaz de seducir a grandes y chicos.

Emilia Attias Tiene 20 años y una carrera meteórica: impactó como modelo, se animó al teatro de revistas y ahora protagoniza Casi ángeles, la tira éxito para teenagers que produce Cris Morena. Con 1,70 de altura y 92-60-92 de curvas, demostró que es capaz de seducir a grandes y chicos.

Luisana Lopilato Toca el saxo, baila, actúa, canta, hace comerciales y no para. Este año, por primera vez, se alejó de la tele para perfeccionarse como artista. Tiene 20 años y las curvas más ratoneras del país: 95-59-90. Ella, cero drama: asume el rótulo de chica sexy y lo explota al máximo.

Luisana Lopilato Toca el saxo, baila, actúa, canta, hace comerciales y no para. Este año, por primera vez, se alejó de la tele para perfeccionarse como artista. Tiene 20 años y las curvas más ratoneras del país: 95-59-90. Ella, cero drama: asume el rótulo de chica sexy y lo explota al máximo.

Dolores Barreiro. Es la dueña de “las mejores piernas de la Argentina”, y lo dicen todos. Además, con 32 años y tres hijos, conserva (como pocas) su cuerpo privilegiado: tiene 1,78 de altura y mantiene sus medidas perfectas (90-60-90). Es la gran top nacional, el modelo  de mujer inalcanzable.

Dolores Barreiro. Es la dueña de “las mejores piernas de la Argentina”, y lo dicen todos. Además, con 32 años y tres hijos, conserva (como pocas) su cuerpo privilegiado: tiene 1,78 de altura y mantiene sus medidas perfectas (90-60-90). Es la gran top nacional, el modelo de mujer inalcanzable.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig