Las arenas top – GENTE Online
 

Las arenas top

Actualidad
Actualidad

Esta nota tiene una pregunta y dos explicaciones. La pregunta es: ¿Por qué
todos (entiéndase por todos, justamente a todos los personajes ultra top:
Marcelo Tinelli, Valeria Mazza, Adrián Suar, Nicolás Repetto, Florencia Raggi,
Charly García, Leticia Brédice y Alan Faena)… Por qué todos -decíamos- buscan
este lugar para pasar el verano lejos del ruido pero cerca de todos?

Y las explicaciones, también decíamos, son dos. Una, puede encontrarla
observando y dejándose asombrar por las fotos que acompañan el presente texto:
playas desiertas, vista privilegiada al mar y a esos atardeceres únicos de
cuando el sol se pone sobre las aguas del Atlántico. La otra, merece un análisis
profundo, quizá del especialista en la materia de la zona. "¿Por qué? -arriesga
la segunda explicación Juan Carlos Sorhobigarad (45, director de Terramar
Servicios Inmobiliarios)-. Porque resulta inigualable en cuanto a privacidad y
belleza. Porque se surge equidistante entre la vorágine de La Barra y la paz de
José Ignacio. Porque se encuentra enfrente del legendario Medellín Polo Club.
Porque si existe un sitio premium de Punta con vista al mar, bosque y arena
clara, el mismo, sin dudas, se llama La boya".


¿POR QUE LE HABRAN PUESTO LA BOYA?
Ruta 10, kilómetro 173 a 175. Aquí, donde el
cielo se une al mar, y donde distintos número uno argentinos comparten el día,
las charlas y los atardeceres, surgen las diez chacras marítimas que conforman
la zona más vip del Uruguay. Los entendidos recordarán que dos siglos atrás las
tierras ubicadas entre La Fontana (recordar que es la casa que alquiló durante
diez años Pancho Dotto y sus diosas) y Villa Cacia pertenecían a los Stajano
Fontana. La familia fue vendiendo terrenos de 50 mil metros cuadrados,
quedándose sólo con La Fontana. "El sector quedó dividido cuando el gobierno
decidió colocar La boya petrolera, que le diera nombre. También quedó dividido
en lo deportivo, ya que de un lado se encontraba el Punta del Este Polo Club, y
del lado opuesto, el Medellín. Allí, la competencia por los sponsors extranjeros
generó inversiones iniciales, promoviendo un desarrollo de la zona a fines de
los 80 que nunca se detuvo"
, explica un lugareño, orgulloso de conocer los
detalles de la historia de una zona que hoy es exclusiva de los super star.

LOS PIONEROS
. El impulso conoció -y conoce- un aliado incondicional en el
diseñador y empresario Alan Faena. No bien establecido a principios de los 90,
diseñó Tierra Santa en 1993 junto con su hermana Claudia -arquitecta-: una vieja
casa de estilo isleño, habitaciones amplias, cocina y living y decoración
oriental, a la que le sumó luego otra sobre el acantilado, en madera y piedra,
con banco sobre el precipicio para gozar los insuperables atardeceres. A Faena,
le siguió el empresario Patricio Tobal y su La teta y la luna, que posee una
chimenea con boca de cinco metros, televisión gigante de pantalla plana,
canchita de fútbol, una casa tailandesa para húespedes y laguna propia.

DIOSES A LOS MIMOS
. En 1998, el mismísimo Nicolás Repetto -con su mujer
Florencia Raggi- levantó un refugio rústico y sofisticado que prefirió no
bautizar, con techo de zinc y arquitectura similar a la de Faena y del que se
tejen leyendas opuestas: algunos sostienen que Alan lo asesoró en su
construcción, pero al mismo tiempo otros aseguran que Alan se enojó bastante al
descubrir la similitud entre ambas casas. Cierto o no, queriéndolo o no, el trío
sentó las bases de un lugar en el mundo que atraería a multitudes. Bueno, a
multitud de famosos. Más allá de la fama de sus amigos, Nico es un hombre de
perfil bajísimo. Le gusta descansar en familia, pasar las tardes tomando mate
con Florencia, su hija Juanita (con Reina Reecha) y sus chicos Francisco y
Renata. Ellos mismos bajan a la playa con los bolsos, el agua mineral y las
galletitas como cualquier familia tipo.

Hoy Repetto está mejor que nunca. Tiene un cuerpo envidiable, que logra con
buena y sana alimentación, nada de dietas, y mucha gimnasia (admiradísimo cuando
bajó a la playa con una zunga brasileña mínima). Su mujer, Florencia, está más
diosa que nunca: cintura perfecta y piernas fantásticas. La vida es España
-donde estuvieron durante dos años y antes de recalar en el Este- les ha hecho
"bárbaro", según le han comentado a sus íntimos. Unió a la familia, los ayudó a
crear planes y a disfrutarse a pleno. Nico ha confesado más de una vez que le
prometió a Florencia "amor por 20 años", ya que no cree en eso de jurarse amor
para toda la vida. Eso sí, aclara que está seguro que va a "renovar esa promesa
cuando este tiempo se cumpla".
Con los mimos que ellos se hacen frente al mar,
nadie se atrevería a desmentirlo.

CELEBRITIES, PLAYAS Y ROCK & ROLL
. Los últimos en enamorarse de estas arenas
fueron (son) Charly García y Adrián Suar. Con la excusa de recibir el Año Nuevo
2004 entre amigos, Faena (desde siempre el gran anfitrión de la zona, tanto para
extranjeros como para porteños) y Leticia Brédice los invitaron a alojarse en
Tierra Santa unos días. Al parecer, los desayunos al mediodía junto al deck de
la piscina, las largas charlas sobre la arena, las canciones a capella entre
Leticia y Charly (en Baires grabaron juntos Woman on the train para el CD
Actriz, primera experiencia musical de Brédice, pero que con buenísima
repercusión ya suena con todo en el Este) y las anécdotas y bromas de Suar,
entre un trago y otro, ya de madrugada, resultaron lo suficientemente atractivas
para los cuatro. Lo cierto es que hoy, lunes 5, los invitados no se han ido. Es
más, la partida todavía no está en sus planes.

FITNESS, CUATRICICLO Y FAMILIA. Marcelo Tinelli, Paula Robles, Micaela,
Candelaria, Francisco y Juana, que se quedarán hasta el 7 de febrero, siguiendo
una rutina que combina horas de descanso, trabajo y actividad física. Tinelli
-que modificó la estructura y el nombre de su casa que se llamaba La boyita, y
la bautizó Guanahani- acostumbra a correr todas las mañanas (cambió su físico de
una manera impresionante y "está increíble", según el comentario general de las
mujeres), lee los diarios Clarín, La Nación y Olé, toma mate, escucha bossa nova
y le cumple el deseo a la pequeña Juanita, sacándola cada tarde a andar en
cuatriciclo. Este año, Marcelo, todavía conmovido por el fatal accidente del
verano pasado (en el que murió el fotógrafo Gabriel De Felice), colocó una
hilera de flotadores en la playa como precaución para todos aquellos que entren
al mar frente a su chacra.

SIESTA, FUTBOL Y GENERALA.
Valeria Mazza y Alejandro Gravier alquilaban La
boyita hasta hace tres temporadas. Pero, desde que Marcelo Tinelli se la compró
a Guillermo Willy López, la top y su marido encontraron refugio en Barrancas de
José Ignacio, propiedad de un médico uruguayo (que prefiere obviar su nombre
pero acepta de buen grado, lógico, el cheque de 35.000 dólares que les cobra por
el mes). Claro, la propiedad que ocupan es una de las más valiosas de La boya.
Debido a sus mil metros cuadrados levantados, trepa a los 2,8 millones de
dólares. Una cifra bastante adecuada para los números que se manejan alrededor.

Valeria y Alejandro tienen su rutina, junto a sus hijos Balthazar y Tiziano. Les
gusta levantarse tarde, sin horarios, jugar a generala con Papo Rocca y Vicky
Fariña (Vale es campeona total), dormir siesta, acariciar los siempre inquietos
labradores de Faena, jugar con Balthazar y Tiziano en la arena, preparar tortas
(especialidad de la modelo-conductora), jugar partidos de fútbol con sus
personajes del otro lado de la medianera (especialidad del marido) y salir a
comer sólo algunas noches.

LOS PICADITOS. Los picaditos merecerían un capítulo aparte. Juegan por las
tardes, mientras las mujeres hablan y miran: Nico, Marcelo, Suar, Federico
Ribero, Mariano Cúneo Libarona, Guillermo Cóppola, el Zorrito Quintiero, Pappo
Roca, Ale Gravier…y Charly dice Say no more y se aleja. Alan Faena ni se
interesa en participar, él prefiere meditar frente a una estatua de Buda. Los
demás, llevan los botines a la playa esperando el atardecer. Como todo partido
amistoso, es a matar o morir. Ponen pierna, transpiran como locos, corren hasta
quedarse sin aire y nadie da ni un tranco de ventaja. Cóppola le pone mucho
humor. Suar logra que hasta el más enojado de sus adversarios se caiga de risa.
Pero a la hora de las definiciones no hay amistad que valga. El atardecer
encontrará un equipo ganador y todos quieren que sea el suyo. Si no fuera en
vacaciones y entre amigos, cualquiera diría que es una final del mundo. Y para
los número uno, seguramente lo es. Si no, no estarían donde están. Y ahora están
en La boya, el lugar más vip del Este.

por Leonardo Ibáñez
foto de tapa: Fabián Uset
fotos: Fabián Uset, Leandro Montini y Alejandro Carra
(enviados especiales a Punta del Este, Uruguay)

En los médanos de la zona de La boya, Adrián Suar divierte con sus cuentos a Charly García, Nicolás Repetto, Alan Faena, Gustavo Cerati, Déborah De Corral, Florencia Raggi y Leticia Brédice. Un grupo de stars que, además de amigos, en verano son buenos vecinos en sus chacras marítimas. Casas cancheras y confortables con salida a playas desiertas y la mejor vista al Atlántico. Organizan comidas, fiestas, picaditos de fútbol, asados y mateadas.

En los médanos de la zona de La boya, Adrián Suar divierte con sus cuentos a Charly García, Nicolás Repetto, Alan Faena, Gustavo Cerati, Déborah De Corral, Florencia Raggi y Leticia Brédice. Un grupo de stars que, además de amigos, en verano son buenos vecinos en sus chacras marítimas. Casas cancheras y confortables con salida a playas desiertas y la mejor vista al Atlántico. Organizan comidas, fiestas, picaditos de fútbol, asados y mateadas.

Marcelo y Paula Robles le compraron La Boyita al ex financista Willy López hace dos años y la rebautizaron como Guanahani. Tienen una pileta espectacular, huerta, cancha de fútbol y un par de hoyos de golf. Y para ellos, pasar enero todos juntos (con Micaela, Candelaria, Francisco y la pequeña Juanita) frente al mar, es lo más.

Marcelo y Paula Robles le compraron La Boyita al ex financista Willy López hace dos años y la rebautizaron como Guanahani. Tienen una pileta espectacular, huerta, cancha de fútbol y un par de hoyos de golf. Y para ellos, pasar enero todos juntos (con Micaela, Candelaria, Francisco y la pequeña Juanita) frente al mar, es lo más.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig