«La televisión es mágica… ¡Si hasta hay chicas que me ven rubio y de ojos celestes!» – GENTE Online
 

"La televisión es mágica… ¡Si hasta hay chicas que me ven rubio y de ojos celestes!"

Actualidad
Actualidad

-Miguel Angel, ¿usted es un autodidacto de la actuación?
-Sí. Yo hice mi
escuela detrás de cámaras, adonde llegué de la mano de mi suegro, Juan Carlos Altavista. Desde ahí vi trabajar a grandes de la talla del Mingo, el Negro
Olmedo y Jorge Porcel.

-¿Quién fue la primera persona que lo alentó a pararse frente a cámaras?
-Riverito (N. de la R.: por el locutor Roberto González Rivero), en el año 84.
Yo le producía su micro del escolazo, que para mí era un buen currito y sólo me
llevaba un par de horas por semana. Una tarde, en el viejo cafecito de Canal 11,
me dijo: "Tenés que estar en pantalla. A vos te pongo en el noticiero para que
cuentes chistes entre las noticias
". Después también me insistieron Alejandro Dolina, Jorge Guinzburg y Marcelo Tinelli.

-Evidentemente, Rodríguez, consiguió vencer sus pudores…
-Mi negación no tenía que ver con la vergüenza, sino que yo privilegiaba mi
seguridad laboral. Ya tenía mi laburo seguro detrás de cámaras y con eso me
alcanzaba para morfar y pagar los impuestos. ¿Iba a largar todo para hacerme el
gracioso en la tele? Pero bueno, primero me mandé de a poquito en La barra de
Dolina, y después me largué de lleno en VideoMatch.

-Y hoy cuenta con tres premios Martín Fierro, protagoniza la tira de mayor éxito
de la televisión argentina, encabeza una compañía de teatro… ¿Alguna vez se
detuvo a hacer su memoria y balance?
-Por supuesto. Cada tanto me tiro en el sofá y meto un REW. No me vuelvo loco
por entender cómo fue, porque nada de esto ocurrió de golpe, pero siempre me
pregunto qué estaría haciendo hoy si nunca hubiese llegado a la televisión.

-¿Y qué concluye? ¿Aún estaría trabajando en el taller mecánico?
-No, ahí solo trabajé un tiempo, cuando dejé el colegio. Desde que entré en el
espectáculo supe que mi futuro estaba cerca de las cámaras. Pero también podría
ser productor o asistente de dirección…

-Finalmente, ¿se convenció de que es un buen actor?
-Yo me siento muy cómodo dentro del humor, y es por eso que me costó
acostumbrarme a Son amores. Pero hoy ya creo que me manejo bien, más suelto.
Además, este año tuve la suerte de debutar en teatro con Taxi 2, una obra
espectacular con un elenco bárbaro. Es un desafío muy importante en mi carrera y
hasta ahora tuvimos una respuesta extraordinaria. Sí, creo que ya me hice un
buen actor.

-Usted goza también de un prestigio prácticamente único en el medio: tiene fama
de ser buen tipo.
-Eso dicen las malas lenguas. Pero no es un gran mérito: yo vivo y dejo vivir. Y
si puedo dar una mano, le meto nomás. No me siento nada especial por eso…

-¿Todavía sigue haciendo las compras con dos changuitos?
-Sí, es algo que hago hace bastante, cuando la gente empezó a tocar el timbre en
casa para pedir. Es más, con mi mujer siempre fantaseamos con poner un comedor,
pero el problema es burocrático. Una vez me gané un auto en Sábado Bus
-justamente, competí en el corchito con Mario Pasik- y cuando lo quise donar me
pusieron mil trabas. Al final, cobré la plata y compré algunas sillas de ruedas
que entregué a través de un familiar. Pero esto lo hago como un placer mío, no
porque me pretenda un santo.

-¿Su imagen lo obsesiona?
-No. A mi edad sólo pretendo estar bien físicamente para cumplir con mis
obligaciones. Pero esto de ser galán implica una producción importante: tengo
que estar bien afeitado, tomar cama solar o pintarme la piel, cuidarme el pelo…

-Imagino que ya tiene su propio personal trainer…
-Contraté a un profesor de Educación Física. Pero en este medio, tener personal
trainer y haber sido tapa de GENTE son sinónimos de consagración.

-¿Es cierto que Adrián Suar en persona le controla el peso?
-Es un mito que me divierte. Cuando me propuso Son amores, ya tiró el primer "…y
nos bajamos unos kilitos"
. Pero este verano me vio en malla en unas fotos que me
hicieron para GENTE y me volvió loco. Me llamó por teléfono a Cariló y me dijo:
"Me encanta como te queda la barba, el problema son esos quince kilos de más…".
Pero yo ya le propuse jubilar a Sánchez del referato y hacer que ponga una casa
de comidas. Así morfo tranquilo y a la m…

-¿Cuál es su mejor perfil?
-Ninguno. Mis cameraman saben que pueden tirar el plano que quieran, total nunca
me van a sacar lindo.

-Pero usted es un galán…
-Que yo sea un galán es un milagro de la televisión. El otro día me felicitaron
porque creyeron que me había operado la nariz… ¡Si yo sólo me operé las
amígdalas cuando tenía siete años! Incluso hay chicas que me ven rubio y de ojos
celestes.

-Muy a pesar de sus canas, ¿nunca pensó en teñirlas?
-Jamás. Cada vez que voy a la peluquería, Huguito me quiere meter color. "De a
poquito, nadie se va a dar cuenta
", me dice.

-¿Lo han hecho sentir un sex symbol?
-(Irónico). No. Yo soy un ex symbol.

-Deje los sarcasmos de lado. ¿Ni siquiera durante la temporada de teatro de Son
amores?
-Tuve mi público, pero tampoco es cierto que yo caminaba por el barrio y las
chicas se me tiraban encima. Las chicas de entre 18 y 20 años hoy corren atrás
de Mariano (Martínez) y Nicolás (Cabré). Y después, ya agotadas, me encaran a mí
para pedirme "un autógrafo para mamá".

-¿Y cómo se dividen las preferencias del público femenino en el hall de Taxi 2,
donde compite con un galán de la talla de Osvaldo Laport?
-Eso lo tenemos arreglado por contrato: Osvaldo sabe que todas las chicas sin
dientes son mías.

-También le han hecho fama de superdotado. Físicamente hablando, ¿me entiende?
-Yo no sé de dónde salen esas cosas. Es bueno que lo digan, por eso es que
prefiero no revelar detalles y mantener la fantasía…

A mí la fama me agarró de grande, cuando ya tengo más ganas de quedarme en casa con los chicos que de andar haciéndome el galán por ahí", confiesa Miguel Angel.">

"A mí la fama me agarró de grande, cuando ya tengo más ganas de quedarme en casa con los chicos que de andar haciéndome el galán por ahí", confiesa Miguel Angel.

En la última entrega de los premios Martín Fierro, el creador del implacable Sánchez sumó su tercera estatuilla como mejor Actor de comedia.

En la última entrega de los premios Martín Fierro, el creador del implacable Sánchez sumó su tercera estatuilla como mejor Actor de comedia.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig