La superfiesta – GENTE Online
 

La superfiesta

Actualidad
Actualidad

Casarme de blanco, llegar en un auto clásico, recibir a mis amigos en una súper fiesta... Sí, sí, ésta es la noche que soñé durante toda mi vida”, repetía Florencia de la V (32) en medio de su noche, una noche que planificó durante años, porque el sábado 1º de noviembre no sólo se dio el gusto de gritar “¡Soy la novia!” sino que además cumplía una década de amor con su flamante marido, Pablo Goycochea. Motivos varios, en síntesis, para tirar la casa por la ventana.

EL TATTERSALL, EL COCTEL. Tras la ceremonia, un camino de pequeñas velas encendidas conducía hacia el jardín derecho del Tattersall. Sobre un deck alfombrado en color natural, los 350 invitados esperaban la apertura del salón principal al aire libre, mientras disfrutaban de tragos y delicatessen. Seducían las croquetas de jamón crudo, salmón, palta y cebollitas dulces. Aunque el crab cake de centolla con emulsión de mango y albahaca causó sensación. ¿Platos principales? Chupín de cordero con couscous de verduras y batatas crocantes y pollo thai con arroz basmati.

PALERMO ROYAL. En el salón de 900 metros cuadrados del Tattersall, Flor (asesorada por la wedding planner Bárbara Diez) organizó una fiesta a puro glamour, aunque con cierto toque decontracté: los invitados eligieron ubicación según su gusto. ¿Opciones? Livings con cómodos sillones, mesas altas rectangulares y mesas cuadradas de altura normal. La ambientación, a cargo de Martín Roig, fue hecha, a pedido de Florencia, en blanco y negro, y alrededor de una pista en damero.

UNIVERSO DE ESTRELLAS. Las paredes del salón se tapizaron de terciopelo negro. Una columna interna de fibra óptica de leds transformaba el telón en un universo de estrellas. Tres mil rosas blancas se lucían, distribuidas en los centros de mesas. Las bolas espejadas multiplicaban los láser de colores. Los almohadones de los sillones estaban forrados con terciopelo labrado –traído desde Inglaterra– en arabescos en blanco y negro. Con todo listo (la seguridad, impecable, a cargo de la empresa MGF, de Marcelo Fernández, con un team de 40 personas) y los invitados esperando, a las diez de la noche, una sirena y la voz de Madonna, en una versión modernizada de Music, anunciaron la entrada oficial de los novios.

VIVA LA FIESTA. Glamour retro fue el concepto que giró alrededor de la súper fiesta. Y, claro, acostumbrada a romper esquemas, la novia abrió el vals junto a su marido con un tema de Rod Stewart: The way you look tonight. El siguiente, un homenaje a su padrino: My way, en la voz de Frank Sinatra y en los brazos de Gerardo Sofovich. Durante el momento del dance, el DJ Alejandro Massey cumplió el deseo de la novia y se lució con los ataques setentosos y ochentosos. “Quiero que en todos los bloques haya dance, latino y disco”, había pedido Flor. Por eso, además de los clásicos de ABBA, también hubo remixes de Sergio Denis y de Angeles Azules: Cómo me voy a olvidar fue el tema de la noche.

¿SON AMORES? Desde que se largó la fiesta, hubo cruces para todos los gustos. Natalia Fassi llegó decidida a romper corazones. La morocha no paró de hablar por teléfono y de mandar mensajes de texto. ¿Sería con Matías Alé? ¡Ah!... Y fue la única invitada de la fiesta que usó dos vestidos. Con su look desprejuciado de siempre, Diego Díaz entró entre los últimos. De ambo negro y camisa blanca, sin corbata, pero listo para el combate. El ex futbolista coqueteó con un viejo amor, Mariana Antoniale, la chica de El champán las pone mimosas. “Yo no soy muy mediática”, explicó la vedette de piernas largas que dejó la fiesta con un señor de tiradores y moño.

GANADOR, GANADOR... La nueva conquista de Carlos Mentasti se llama Victoria Ferraro. El productor de Flor en Los Súperagentes, la nueva generación, decidió volver a probar suerte en cuestiones del corazón. Tras separarse de su mujer, conoció a la hija de Héctor Larrea, tuvo un touch and go con Reina Reech, regresó con su primera mujer, y ahora oficializó una nueva relación, con la citada Victoria. El recién separado Gabriel Puma Goity, por su parte, que acaba de cerrar su relación de cuatro años con María Marta, la mamá de su hijo de dos años, intentó ahogar las penas poniéndole mucha onda a la fiesta. Quizá por ello se acercó bastante a una bonita rubia, y ex novia suya, llamada Cinthia.

YO SOY TU AMIGO FIEL I. El tema fue debate nacional: ¿Quiénes serían los invitados al casamiento de Flor de la V? ¿Amigos? ¿Intimos? Algunos dieron las explicaciones del caso. Anita Alvarez de Toledo contaba que la conoció a través del PR Wally Diamante: “Es una genia, me hace reír a morir”. La notera Maia Chacra comenzó su relación con Florencia a través del periodismo, y nunca dejaron de hablarse: “Hoy en el facebook puse: ´Chocha con el casorio´”, dijo. Dos que la bancan a muerte a de la V son María Fernanda Callejón y Claudia Fontán que, conscientes del significado que tenía para la actriz su boda, cada vez que pudieron le cantaron: “¡Sos la novia! ¡Sos la novia…!”.

YO SOY TU AMIGO FIEL II. ¿Y qué hacía Horacio Rodríguez Larreta en el casamiento? “Tengo asistencia perfecta en las fiestas que organiza mi mujer (Bárbara Diez). Hace siete años que la acompaño a todas”, explicaba el Jefe de Gabinete porteño mientras, en medio de la fiesta, hablaba con algunos invitados sobre los problemas de la ciudad... Pero el amigo más fiel de la pareja llegó cuando todo ya estaba terminado: a las 6 AM, de saco oscuro, gorra verde de Nueva Chicago y cara de agotado, entraba Juan Acosta. “Me trajo un gran amor”, comentaba Juan. ¿Motivo de la tardanza? la filmación de la segunda parte de Esperando la carroza. “Me tocó grabar una escena en Dolores, y se me complicó...”, agregó.

DE MODA Y ALGO MAS. En uno de los livings, Andrea Burstein, Lara Bernasconi y Analía Maiorana recordaban sus épocas de la pasarela, y lo bien que les va hoy con sus nuevas empresas. Andrea se puso una de asesoramiento de imagen; Lara, una casa de zapatos; y Analía, de trajes de baño. “Florencia es una de mis clientas preferidas y más fieles”, contó esta última. Entretanto, a pocos metros, a Claudia Fontán y a Flor de la V les costó reconocer a Karin Cohen, su ex compañera en el programa Margaritas (1999): Luego de pasar por el quirófano para hacerse un retoque en su nariz, Karin salió un poquito cambiada.

REGALOS Y AUSENCIAS. Marcelo Tinelli y Mirtha Legrand fueron dos ausentes con aviso. El conductor, que cumplía once años de casado con Paula Robles, decidió enviarle a Florencia una mesa de La Corte Vintage, donde hicieron lista. Y la señora, fiel a su tradición, le regaló una bandeja de plata. Sofovich y su mujer, Sofía, eligieron un juego de platos y cubiertos. Analía Maiorana, el ajuar para su noche de bodas y Valeria Archimó, prometió unas velas a la vuelta del viaje de bodas.

TENGO UNA ORQUIDEA. Cortada la torta, llegaba el momento de tirar el ramo. Pablo llamó a todas las mujeres “casadas, solteras, viudas…” Panam, recién separada del italiano Beto Di Carlo prefirió mirar desde lejos: “Por ahora, nada de hombres”, advertía Laura Franco. Flor lanzó su ramo de orquídeas armado por la artesana María Rosa Catini, ¡y fue destrozado por Anamá Ferreira, María Fernanda Callejón y Andrea Cacciola!, quienes se pelearon por quedárselo. Los invitados corearon el nombre de su favorita: “Callejón, Callejón”. Fernanda, aún un poco triste por su reciente separación de Adrián Caetano, agradeció. Y se lo quedó, nomás.

UN ARO EN UN PAJAR. Se los veía felices a Benjamín Vicuña y a Carolina Ardohain. Sucede que el chileno no para de recibir propuestas de trabajo: ahora llegó una desde el otro lado del Atlántico. “Aún no lo sabemos pero quizá el año que viene vivamos en España”, se le escuchó decir a Pampita. Otra de la pareja: A las cuatro de la mañana se despidieron de la fiesta, pero veinte minutos más tarde regresaron. La modelo había perdido un costoso aro de perla y diamantes, herencia de su abuela. “No me importa tanto su costo, sino el valor afectivo”, comentó. Después de buscar de rodillas durante más de una hora entre una alfombra de papel picado, Anita, una de las chicas de limpieza, encontró la perla. Tan felices estaban Pampita y Benjamín que se sacaron una foto con el personal que trabajó en la fiesta.

FINAL FELIZ Y DOBLE LUNA DE MIEL. “Gracias, gracias y gracias”, repitió Florencia durante toda la noche. Pablo la acompañó. “Lo que acabamos de vivir era muy importante para ella. Estoy feliz”, reconocía el flamante marido. “Algún día verás que me voy a morir amándote”, le cantó Pablo desde el escenario junto al grupo cubano LF Salsa. La novia, ya esposa, sonreía desde la pista rogándole que no volviera a intentar con el canto. “¿La luna de miel? –escucharon Flor y Pablo–. En realidad habrá dos, una súpersecreta, ahora, y la otra después de la temporada de verano... Pero no les vamos a contar más”, se despidieron felices.

Flor y Pablo abrieron la fiesta con un vals fuera de lo tradicional: <i>The way you look tonight</i>, de Rod Stewart.

Flor y Pablo abrieron la fiesta con un vals fuera de lo tradicional: The way you look tonight, de Rod Stewart.

<i>”Miren bien la cintura que tengo, porque nunca la van a volver a ver así ¡Hace dos meses que no como nada!”</i>, bromeó frente a Pampita y Benjamín Vicuña.

”Miren bien la cintura que tengo, porque nunca la van a volver a ver así ¡Hace dos meses que no como nada!”, bromeó frente a Pampita y Benjamín Vicuña.

Moria volvió a la fiesta luego del teatro, se ubicó en un living con su pareja, Andrés del Sol, y disfrutó del <i>Dancing</i>.

Moria volvió a la fiesta luego del teatro, se ubicó en un living con su pareja, Andrés del Sol, y disfrutó del Dancing.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig