La sirena criolla que deslumbra en Cannes – GENTE Online
 

La sirena criolla que deslumbra en Cannes

Actualidad
Actualidad

Fue una de las invitadas especiales al estreno de Malditos bastardos, la última película de Quentin Tarantino, que protagoniza Brad Pitt, y sobre esa red carpet del Festival se animó a rivalizar con la mismísima Angelina Jolie. Luego, en la gala de la Fundación Amfar (que lucha contra el sida y preside Sharon Stone), se robó las miradas masculinas con un ajustadísimo vestido rojo. Es que Lola Ponce (26), la cantante pop rosarina, ya puede decir con orgullo que pertenece a la fauna que año a año integra el planeta Cannes.

A la première de Tarantino llegó no sólo con su novio, Manuele Malenotti (34), sino también con su cuñado, Michelle. Es que en los últimos tiempos los hermanos hicieron muchas amistades entre las estrellas de Hollywood gracias a las camperas Belstaff que fabrica The Clothing Company, la empresa de papá Franco Malenotti. Pitt tiene varias en su vestidor; Ewan McGregor lució una en su viaje en moto alrededor del mundo; George Clooney fue modelo exclusivo de la marca, Will Smith las usó en la película Soy leyenda, así como lo hicieron Johnny Depp en Sweeny Todd, y Cate Blanchett cuando se puso en la piel de Bob Dylan en I’m not there.

Por la noche, la pareja estuvo en la gala benéfica de Amfar en el Hotel du Cap, donde entre otros objetos donados por personalidades fue subastado el saxo Alpine Alto de Bill Clinton, y fue el propio ex presidente norteamericano quien bajó el martillo ante una oferta de 130 mil euros.

Y al día siguiente, para aplacar el calor de la costa mediterránea, se animó –enfundada en una mínima tanga– a un chapuzón que incluyó un perfecto clavado en la pedregosa playa. El resto de los pasajeros del hotel, agradecidos ante tanta belleza. Con su extrema delgadez, Angelina Jolie tiene sus admiradores. Pero nuestra diosa, con sus contundentes medidas, también cuenta con los suyos.

Con su extrema delgadez, Angelina Jolie tiene sus admiradores. Pero nuestra diosa, con sus contundentes medidas, también cuenta con los suyos.

Desde el trampolín de la playa del Hotel du Cap Eden Rock (uno de los clásicos sitios donde se ubican los paparazzi mientras se desarrolla el Festival de Cannes), Lola ensaya un clavado perfecto.

Desde el trampolín de la playa del Hotel du Cap Eden Rock (uno de los clásicos sitios donde se ubican los paparazzi mientras se desarrolla el Festival de Cannes), Lola ensaya un clavado perfecto.

Su novio Manuele –muy cuida él: no la deja ni a sol ni a sombra– le alcanza una toalla para que su chica no tome frío. Después, los mimos en el balcón del hotel.

Su novio Manuele –muy cuida él: no la deja ni a sol ni a sombra– le alcanza una toalla para que su chica no tome frío. Después, los mimos en el balcón del hotel.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig