La noche más top del verano – GENTE Online
 

La noche más top del verano

Actualidad
Actualidad

Hubo gran fiesta, como sólo GENTE acostumbra hacer en Punta cada enero desde hace 40 años. Los mil invitados adhirieron a la consigna “de rosa, al menos en un detalle”, que sugería el dress code. El lugar: los jardines del Conrad, con una de las mejores vistas del Este. El miércoles 18 fue el gran día y las nueve de la noche, la hora que marcaba la tarjeta (rosada, claro).

PINK, PINK. Todo, hasta el detalle más pequeño, estuvo planeado con un mes de anticipación. El estudio de arquitectura Gentile-Ricci ambientaron el party, con la puesta en escena del grupo Vida y Milagros. Usaron los tonos rosas en lunares y estampados de flores y arabescos, y los combinaron con beige, chocolate y celeste aéreo que se impuso en Europa la última temporada. “El trabajo de montaje llevó alrededor de una semana”, dijo Juan Ricci.

LA VIE EN ROSE I. Las hermanas italianas Patricia y Rossella della Giovanpaola coincidieron en el diseñador –Oscar de la Renta, uno de los preferidos de ellas– y ambas llevaron vestidos de gasa, ultravaporosos, de alta costura. “Siempre son las más elegantes. Parecen salidas de la revista ¡HOLA!”, suspiró una de las invitadas. “Nos encanta la ropa buena y si algo nos gusta mucho, a veces lo compramos las dos… Coincidir en el couturier esta vez fue casualidad”, dijo Patricia. Araceli González mandó pedir su vestuario a Buenos Aires y fue una reina con un strapless tubo, de raso de seda natural, íntegramente forrado en animal print, con el sello de Dolce & Gabbana. Fuera de la pasarela, las modelos optaron por las microminis y las transparencias. Muchas, entre ellas Rocío Guirao Díaz y Karina Jelinek, emplearon el color en su ropa interior… sí, hasta la bombacha rosa.

LA VIE EN ROSE II. Los hombres no sólo se animaron al color de la noche sino a los toques audaces: pashminas, chales usados como cinturón, sombreros cowboy, boinas y flores en las solapas, entre otras cosas. Nick Martin, el novio de Claudia Cordero Biedma, llevó camisa rosa y botas de reptil. Guillermo Cóppola viajó especialmente a Buenos Aires para hacerse chemise a medida con puños y cuello rosa en George, de Avenida Alvear. El public relations Gaby Alvarez lució un sombrero cowboy rosa, que compró en Nueva York. Martín Barrantes dio que hablar con miniponcho calado que rescató en Maldonado.

VIP INTERNACIONAL. La fiesta estuvo prestigiada por la presencia de Charles Joe Lewis, inglés, developer inmobiliario e inversionista en distintos y variados negocios internacionales. Cuando está en Punta del Este, Joe rara vez baja de su yacht Aviva, de 70 metros de eslora, quizá el crucero privado más grande que haya anclado en el puerto esteño. La misma tarde del 18 de enero, Lewis había llegado de Hidden Lake (Lago Escondido), su estancia patagónica en El Bolsón, lugar que considera como el más lindo de la Tierra. Fue un honor que Lewis haya disfrutado de la gran noche de GENTE, un clásico de Punta desde hace más de 40 años.

DELICATESSEN. Los 20 chefs del hotel comenzaron a cocinar un día antes para que nada faltara. Como entrada se sirvieron 5 mil canapés fríos y calientes, 1.200 de atún rojo del Pacífico con queso Philadelphia y mostaza rústica, y 1.200 egg rolls de salmón y algas con queso de cabra. También hubo 1.500 patas de cangrejo importadas de Maine, Estados Unidos, y 1.500 costillas de cordero en crouté de hierbas. Pero no todo quedó allí, porque se armaron carpas para todos los paladares, con las comidas típicas de cada lugar del mundo: piezas de sushi en todas sus variedades como en Japón; burritos y fajitas rellenas de pollo y lomo, México style; los won ton –ravioles de vegetales, pollo y carne– que se sirvieron en vaporeras de bambú importadas de China; 500 kilos de ojos de bife Angus bien argentinos; y 300 kilos de salmón y 50 de caviar que llegaron del Pacífico.

A LOS POSTRES. Los dulces fueron la gran tentación. Hasta las modelos top se olvidaron de la dieta y probaron algunos de los 3 mil shots de chocolate y naranja, lima y frambuesa, o mango con mora. Para los fanáticos del helado, no faltaron los sabores clásicos de Freddo. Y para la gente de buen beber, veinticinco barmen se encargaron de ofrecer mil botellas de champagne Chandon, 150 de whisky Chivas y 1.200 latas de cerveza Quilmes.

QUIEN CON QUIEN. La fiesta fue el lugar perfecto para encontrar nuevas amistades… o reencontrar amores perdidos. El modelo internacional Maxi Patané primero estuvo cerca de Concepción Cochrane –hija de Dolores Blaquier–, después se lo vio con Alexia Mallmann, hija del chef Francis, y para terminar conversó cuerpo a cuerpo con María Campos. El entrepreneur del fútbol Pablo Cosentino se consolida día a día como latin lover, y no paró de mimar a Paula, su nueva amigovia (¿la tercera de lo que va de enero?). Hassen Balut, hijo de Teresa Calandra, y su novia, Ciara, esperan una bebita: “Tenemos una lista de nombres, Fiona entre ellos, pero todavía no nos decidimos por ninguno. Con mi apellido podemos hacernos los exóticos”, dijo. El tenista Lucas Arnold se reconcilió con su mujer, Yanina, después de varias idas y vueltas. Josefina Molinari fue sin su novio, el tenista Mariano Zabaleta, pero no dejó de hablar por celular con él.

ENCUENTROS CERCANOS. Rocío Guirao Díaz y Luli Fernández, dos chicas de tapa, antes de despedirse intercambiaron e-mails y teléfonos para seguir la fiesta en Buenos Aires. “Este pink party de GENTE está re-divertido. Lástima que estamos solitas…”, dijeron entre risas. Teresa Calandra y Evelyn Scheidl recordaron viejos tiempos antes de desfilar. “Siento como un nudo en el estómago, como si fuera la primera vez”, confesó Calandra, abuela en ciernes, antes de salir a la pasarela. Gloria Cesar, sobrina de Amalita Fortabat, tuvo su momento de fama durante el desfile: desplegó su charme, sin inhibiciones. La Hiena Barrios –en pleno training para la pelea por el título mundial de marzo– se encontró con Gerard Confalonieri (public relations, instalado en París hace dos años) en el VIP, y juntos recordaron la época en que iban a bailar a Pacha. Luli Fernández no paró en toda la noche. Después de compartir la tapa junto a Martín Barrantes, buscaron un lugar tranquilo para secretear.

PRIMICIAS. Araceli González comentó que será una de las protagonistas de la versión local de Desperate housewives. “Voy a ser la Eva Longoria argentina. ¡Ojalá que me pongan un jardinero apetecible!”, dijo entre risas. Dady Brieva adelantó que está por estrenar en cine Putos eran los de antes, una comedia dramática… con título fuerte. Y Miguel del Sel, por su parte, aseguró que con Dady y el Chino están planeando la vuelta de Midachi, pero por tres: en teatro, televisión y, la gran novedad, el productor Carlos Mentasti les ofreció hacer una película al mejor estilo La pistola desnuda.

SHOWS EN VIVO. Además del megadesfile, en el que participaron 86 modelos y 14 celebrities, hubo un mini-concert de Déborah de Corral junto a su nuevo novio, el rockero Ezequiel Araujo, de Imperfectos. Ella también respetó el código de vestimenta, con sus zapatillas rosas, All Star. Cantó tres canciones de su CD, auspiciado por Converse, y contó que su gran sueño es sacar su primer disco solista. Wally y Tole, los cowboys rosas, causaron sensación. Los muchachos no tardaron en convertirse en los reyes de la fiesta: desfilaron y arengaron al público, bailaron como locos, besaron chicas sin parar, y ¡hasta firmaron autógrafos!

LA NOCHE SE HIZO DIA... El éxtasis, el sello de la fiesta de GENTE, el momento de alto impacto comienza con los primeros destellos de fuegos artificiales. Poco antes de la una de la mañana, cuando recién había terminado el desfile, Enrique Gallo –gerente general de Júpiter– accionó en forma digital los fuegos. Pero los preparativos habían empezado el miércoles a las 5 de la mañana, y hasta las 4 de la tarde, con 10 operarios que trabajaron sin cesar. Colocaron en la playa 1.800 disparadores y 3.000 efectos de mediana y baja altura. El gran show duró 12 minutos, con un silencio solamente interrumpido por las exclamaciones de la gente. Nadie se los perdió, ni siquiera las modelos, quienes salieron con rapidez del back del desfile para poder mirar desde el escenario. Y para terminar, sobre la arena de la playa frente al Conrad, se pudo ver escrito GEN 40 a puro fuego. Un show que sorprendió y se llevó los aplausos de todos. Como también se los ganó la mejor fiesta del verano.

Belén Rodríguez, La Hiena Barrios, Rocío Guirao Díaz, Dady Brieva, Araceli González, Martín Barrantes, Sofía Zámolo, Miguel del Sel y Luli Fernández bailaron sin parar, divertidísimos, con la mejor vista de playa Mansa.

Belén Rodríguez, La Hiena Barrios, Rocío Guirao Díaz, Dady Brieva, Araceli González, Martín Barrantes, Sofía Zámolo, Miguel del Sel y Luli Fernández bailaron sin parar, divertidísimos, con la mejor vista de playa Mansa.

La risa de Ara, que lo dice todo: el ex de Pampita y Dady quedaron enloquecidos.

La risa de Ara, que lo dice todo: el ex de Pampita y Dady quedaron enloquecidos.

De golpe, la noche se iluminó. Durante doce minutos, el cielo se cubrió de estrellas. El show de fuegos artificiales de Júpiter fue tan impecable que lograron silenciar a los más de mil invitados para convertirse en los grandes protagonistas del evento. Entonces, todas las miradas se centraron en el espectáculo hasta que cayó la últyima chispa.

De golpe, la noche se iluminó. Durante doce minutos, el cielo se cubrió de estrellas. El show de fuegos artificiales de Júpiter fue tan impecable que lograron silenciar a los más de mil invitados para convertirse en los grandes protagonistas del evento. Entonces, todas las miradas se centraron en el espectáculo hasta que cayó la últyima chispa.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig