La más sexy del mundo, por donde se la mire – GENTE Online
 

La más sexy del mundo, por donde se la mire

Actualidad
Actualidad

Supongamos que los lectores aún no vieron las imágenes que rodean nuestra presente nota.O que si las vieron, les rogamos que simulen haberlas olvidado, y acepten. Entonces, cierren los ojos y piensen en las siguientes frases de una misma persona, lanzadas durante los últimos tiempos:
Dijo: “De jovencita acostumbraba a lesionarme usando una cuchilla”. Sostuvo: “Disfruto mucho de las actividades masculinas. Adoro los autos, las motos, los deportes, la parranda. Puedo retarlos y vencerlos, periodistas, en una competencia de tequila”. Comentó: “Describiría a Michael Bay, que me dirigió dos veces, como un auténtico Hitler”. Admitió: “Sí, he amenazado de muerte a un antiguo novio”. Señaló: “Jamás tomé una pistola en mis manos. Temo lo que llegaría a ocasionar”. Añadió: “Sufro brotes de esquizofrenia”. Enunció: “Me encantan las escenas de contacto físico, que me pateen el trasero”. Advirtió: “No me defino como lesbiana. Sólo creo que los humanos nacemos con la capacidad de sentirnos atraídos por ambos sexos”. Respondió: “No me interesa convertirme en una Bond girl, en una conejita de Playboy ni en una princesita de Disney”. Manifestó: “Le escapo a los espejos”. Afirmó: “No soy una santa”. Apuntó: “Los tipos les tienen miedo a las vaginas, el gran arma de poder de la historia”. Listo. Nos detendremos ahí. Pregúntese en un suspiro: ¿Quién pudo haber descargado semejante ametralladora de declaraciones? ¿Alguien que busca prensa? ¿Alguien que persigue la notoriedad a cualquier precio? ¿Alguien que sueña llamar la atención masiva?
Error. Respuesta (y una paradoja del mundillo de las celebrities): Alguien que, en realidad, no necesitaría emitir ni media palabra para conseguir un lugar en la boca de todos. Hablamos de Megan Denise Fox, la nueva dama más sexy del mundo. Un volcán por fuera... y por dentro.

SUPER MEGA MEGAN. Okey. Acabado el juego de adivinar, los lectores pueden levantar la mirada y disfrutar. Las lectoras, ídem, o envidiar un poco. La envidia, claro, un pecado capital que esta beldad nacida el 16 de mayo de 1986, en Oak Ridge, Tennessee, EE. UU., hace rato contempla. “De adolescente tomé conciencia de mi belleza –asiente–. También, de la atracción que provocaba en los hombres y la envidia que generaba en mi propio sexo. De allí que me rodea un mayor número de amigos que de amigas”, agrega la hija de Darlene y Franklin, que –divorcio mediante– creció en compañía de su madre, su padrastro, Tony, y su hermana, Vivian, criándose en la ciudad de Rockwood. A los 5 años comenzó a estudiar teatro. Luego participó en el coro y el equipo de natación de la escuela Kingston Elementary, continuando su formación en San Petersburgo, Florida. Cumplidos los 16 debutó en la película Holiday in the sun y, en 2002 encabezó la serie Ocean Ave. Así, directamente, como la bomba que es, explotó en televisión, donde encarnó otros cinco papeles, y en cine, donde lleva seis títulos estrenados, por ejemplo las dos partes de Transformers, su salto directo al mega-estrellato internacional. “Sé que vengo participando en cintas ligeras, pochocleras, que parecen videojuegos. Sin embargo, nunca me referiría a ellas de manera despectiva. Sería una tonta. ¡Lograron que el público me registrara! ¿Acaso Angelina Jolie no arrancó explotando su belleza, hasta llegar a elegir los desafíos interesantes?”, consulta.

–Pegó en la tecla de la computadora. ¿Le molesta que la comparen con su compatriota? Se rumorea, para el caso, que hoy pelean por el legendario rol de Barbarella (actualizando la gloriosa versión de Jane Fonda) y que el enfrentamiento avanza duro, al extremo de que usted rodaría la precuela de Tomb Raider, una creación actoral de Jolie.
–Molestar, nada. Al menos a mí. Habría que inquirirla a ella. Del resto, prefiero no opinar. Angelina construyó una carrera, yo no. A Angelina ya se la considera por sus trabajos, no por su trasero.

–¿Y quizá también por ser la pareja de Brad Pitt?
–¿O al revés? Yo prefiero mirar a Angelina, no a Brad.

CHICA FOX BY FOX. “Tal vez ahora pueda empezar a mostrar un costado distinto”, lanza ilusionada, y pronto enfatiza en forma cruda qué la incentivó a aceptar su primer protagónico (Diabólica tentación; llegará a los cines argentinos el 1º de octubre), a meterse en el incontenible cuerpo de Jennifer Check. “Motivo uno –enumera–: todavía no me considero Meryl Streep. Motivo dos: aún tampoco me convocó Martin Scorsese. Y motivo tres: consciente de que en general los productores me pretenden para interpretar a la linda de la universidad que roba parejas ajenas y camina por los pasillos igual que una modelo, representar a una mujer que destroza señores en un filme realizado y escrito por mujeres (Karyn Kusama y Diablo Cody), me sedujo. Lo disfruté”, emite una carcajada, frotándose el tattoo de Marilyn Monroe que exhibe su antebrazo derecho. Uno de los ocho que la invaden, inspirados en frases de William Shakespeare, símbolos orientales, figuras e incluso el nombre de su ex, Brian (por Brian Austin Green), escondido en el pubis. “Al muchacho que escojo le exijo pertenecer al club de los tatuajes, o asociarse, imprimiéndose mi nombre o mi rostro en el sitio que escoja”, detalla.

–Apueste a que ninguno de los machos terrestres dudaríamos en ceder frente al pedido. No obstante, debe exigir requisitos extra, ¿verdad?
–Verdad. Me atraen los caballeros que me abren la puerta del auto, me acercan la silla a la mesa y me escriben cositas lindas en la servilleta del restaurante. Los que huelen rico. Los que lucen un físico atlético; delgado o robusto, pero fibroso. Los que respetan a la familia. Y los prolijos. Aquellos que desestimen los límites mencionados quedan descartados.

–¿Límites? Pensamos que desconocía el término...
–(Carcajada) Pero los poseo. Lógico. No pienso mostrar mis partes en la pantalla ni filmarme en la intimidad.

–¡Qué confesión!
–Algo necesito guardar para mí. “Adoro a Marilyn Monroe. Por su hermosura, su carisma, su naturalidad”, concede la muchachita que sugestiona los corazones de medio planeta.

“Adoro a Marilyn Monroe. Por su hermosura, su carisma, su naturalidad”, concede la muchachita que sugestiona los corazones de medio planeta.

Edad: 23. Color de ojos: Celeste. Altura: 1,65 metro. Peso: 50 kilos. Medidas: 93-62-93 cm. Ascendencia: Irlandesa, francesa y cherokee. Debut en cine: Holiday in the sun (2001). Número de películas: 6 (y 3 en proceso).

Edad: 23. Color de ojos: Celeste. Altura: 1,65 metro. Peso: 50 kilos. Medidas: 93-62-93 cm. Ascendencia: Irlandesa, francesa y cherokee. Debut en cine: Holiday in the sun (2001). Número de películas: 6 (y 3 en proceso).

Cinco de las portadas que la eligieron últimamente, entre decenas que lo hicieron en los cinco continentes. Amante del largometraje Scream, los animales,  la banda de música Nirvana y los tatuajes, Megan come sano y, enfatiza, “¡busco pareja!”.

Cinco de las portadas que la eligieron últimamente, entre decenas que lo hicieron en los cinco continentes. Amante del largometraje Scream, los animales, la banda de música Nirvana y los tatuajes, Megan come sano y, enfatiza, “¡busco pareja!”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig